Loader
Alerta prevenyiva

Lo que debes conocer sobre el cáncer de esófago

La oncóloga Anna Di Marco explica en detalle cómo se desarrolla este cáncer y qué puedes hacer para disminuir tu riesgo de padecerlo

Photo
Aunque no todos los cánceres del esófago pueden ser prevenidos, el riesgo de desarrollarlo puede reducirse, teniendo en cuenta lo que ya conocemos de la enfermedad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El reciente fallecimiento del exlegislador y presidente del Partido Popular Democrático Héctor Ferrer a causa de cáncer del esófago a los 48 años pone de manifiesto, una vez más, la necesidad de continuar enfatizando en la educación y los esfuerzos de prevención de este y otros tipos de cáncer.

Sin embargo, aunque aún queda mucho por conocer sobre los elementos que inciden en el desarrollo del cáncer del esófago y sabemos que no siempre puede ser prevenible, sí sabemos que hay ciertos factores de riesgo que incrementan la posibilidad de tenerlo.

¿Qué es el cáncer de esófago?

Según el Instituto Nacional del Cáncer, adscrito a los Institutos Nacionales de la Salud, (NCI, en inglés), el esófago es el tubo hueco, muscular que transporta los alimentos y los líquidos desde la garganta hasta el  estómago y su pared está conformada por varias capas de tejido, incluso membrana mucosa, músculo y tejido conjuntivo.

De acuerdo con la entidad, el cáncer del esófago es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en el revestimiento interior del esófago.

Por su parte, la doctora Anna Di Marco, oncóloga y directora del Centro de Cáncer de la Mujer, en Ponce, explica que existen dos tipos de cáncer del esófago: el escamoso, que surge usualmente en la parte superior del esófago; y el adenocarcinoma, que surge en la parte distal o de abajo de esófago. 

“Cada uno tiene factores de riesgo diferentes y es importante conocerlos”, destaca la oncóloga, quien añade que el cáncer escamoso del esófago se ve más comúnmente en personas fumadoras y que consumen alcohol. “Esto es importante, pues ambos son factores de riesgo modificables”

Además, la oncóloga revela que “el diagnóstico del adenocarcinoma ha aumentado drásticamente en la isla posiblemente debido al reflujo gástrico o la acidez severa y al pobre consumo de frutas y vegetales”, dice, al agregar que la obesidad, la cual es más frecuente debido al alto consumo de "fast foods" y comida frita, también es un causante del esófago de Barrett, una condición que, de no ser tratada a tiempo, puede desarrollarse en cáncer. 

Las estadísticas son consistentes

El cáncer del esófago suele afectar mayormente a hombres. Sobre este particular, la doctora Di Marco destaca que “los hombres tienen tres veces más probabilidades de tener cáncer de esófago que las mujeres y esta probabilidad aumenta con la edad”. Las estadísticas son contundentes.

A nivel mundial, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, adscrita a la Organización Mundial de la Salud (IARC, en inglés), estima que, para el 2018, el cáncer del esófago será el séptimo en incidencia y el quinto en mortalidad entre los hombres.

Mientras, la Sociedad Americana contra el Cáncer señala que cada minuto, en Estados Unidos, se diagnostican tres nuevos casos y hay una muerte relacionada a este tipo de cáncer, que se coloca, en ese país, como la novena causa de muerte entre los hombres de todas las edades.

La doctora Di Marco menciona que, en Puerto Rico, las estadísticas del Registro Central de Cáncer ubican al cáncer del esófago como la octava causa de muerte entre los hombres de todas las edades, cónsono con las estadísticas mundiales, y que la edad promedio para ser diagnosticado en la isla sobrepasa los 60 años. La sobrevida es de solo 17% a los cinco años del diagnóstico.  

La doncóloga alerta que los signos a los que se debe prestar atención incluyen:

  •  Dolor al tragar que es persistente
  •  Ronquera
  •  Pérdida de peso inexplicada
  •  Problemas al tragar (se siente dolor en el pecho, como algo encajado).

Es importante notar que los problemas del tragado primero ocurren con comidas sólidas y después con líquidos.

Factores de riesgo

Como menciona la oncóloga, cada uno de los dos tipos de cáncer del esófago presenta unos factores de riesgo particulares.

Los factores de riesgo del cáncer de esófago de células escamosas son:

  • Consumir tabaco.
  • Consumir muchas bebidas alcohólicas.
  • Estar desnutrido(falta de nutrientes o calorías).
  • Estarinfectado por el virus de papiloma humano i(VPH).
  • Tener queratosis.
  • Tener acalasia (un trastorno que dificulta al esófago mover la comida hacia el estómago).
  • Haber ingerido lejía (una sustancia química que se encuentra en algunos productos de limpieza).
  • Tomar líquidos muy calientes con regularidad.

Los factores de riesgo del adenocarcinoma de esófago son:

  • Tener la enfermedad de reflujo gastresofágico (ERGE).
  • Tener esófago de Barrett.
  • Tener antecedentes de uso de medicamentos que relajan el esfínter esofágico inferior (el anillo de músculo que abre y cierra la abertura entre el esófago y el estómago).
  • Tener sobrepeso.

La doctora Di Marco enfatiza que, en Puerto Rico, entre los factores de riesgo conocidos que inciden en el desarrollo del cáncer del esófago se encuentra la acidez descontrolada y sin tratar. “También el alto consumo de alcohol predispone al tipo escamoso de este cáncer, más aún si está combinado con el uso del tabaco”, recalca la especialista.

La oncóloga menciona que existen factores hereditarios menos comunes asociados al cáncer del esófago como la enfermedad de Cowden y el síndrome de Peutz-Jeghers. Este último está asociado al desarrollo de pólipos intestinales, pigmentación mucocutánea y cáncer del sistema gastrointestinal. 

Diagnóstico

El NCI expone que los exámenes de deteccióm verifican la presencia del  cáncer antes de que la persona tenga síntomas. La entidad recalca que si el tejido anormal o el cáncer se descubren en una etapa temprana, es más fácil tratarlos. Cuando aparecen los síntomas, quizás el cáncer se haya empezado a diseminar.

“Aunque no hay una prueba de detección estándar para detectar el cáncer de esófago, la endoscopia (esofagoscopia) es un procedimiento mediante el cual un gastroenterólogo inserta un tubo delgado por la boca y con una cámara logra visualizar e identificar áreas anormales”, explica la doctora Di Marco, quien agrega que, también, con este procedimiento se pueden tomar biopsias para detectar el cáncer.

“Actualmente, el mayor reto para el diagnóstico del cáncer del esófago radica en lograr hacer una detección temprana”, señala la directora del Centro de Cáncer de la Mujer, mientras agrega que es necesario crear conciencia sobre los síntomas que pueden presentarse en esta enfermedad y que deben llevar con prontitud al paciente a la consulta con el gastroenterólogo. 

¿Qué podemos hacer para prevenir el cáncer del esófago?

Aunque no todos los cánceres del esófago pueden ser prevenidos, el riesgo de desarrollarlo puede reducirse, teniendo en cuenta lo que ya conocemos de la enfermedad.

“La prevención del cáncer consiste en las medidas que se toman para reducir la probabilidad de ser afectado por esta enfermedad”, explica la doctora Di Marco, quien brinda algunos consejos que pueden ayudar a prevenirlo.

Limita tu consumo de tabaco y alcohol: Los estudios han demostrado que el riesgo de desarrollar cáncer de esófago es menor en las personas que no consumen alcohol ni productos de tabaco. Estas sustancias irritan el esófago y, con el tiempo, pudieran causar cambios en las células de esófago y cáncer. Dejar de fumar y de beber alcohol puede ayudar a disminuir tu riesgo de este cáncer.

Evita el reflujo gástrico: El reflujo gástrico (GERD, en inglés) o acidez crónica, sucede cuando el contenido acido del estómago llega hasta el esófago y lo irrita. Con el tiempo, puede ocasionar tanta irritación que cambia las células, causando esófago de Barrett. Esta condición lleva al cáncer de esófago si no es tratada a tiempo. Si tienes acidez constante, visita tu médico para que te ordene medicamentos que ayuden a evitar el reflujo.

Mejora tu alimentación: Una dieta con alto contenido de frutas y vegetales verdes puede disminuir el riesgo de desarrollar cáncer escamoso del esófago. Además, mantén un peso adecuado. Estar sobrepeso causa reflujo gástrico y aumenta tu riesgo de desarrollar cáncer.

Evita tomar líquidos calientes con regularidad: Los estudios han observado que beber líquidos como té o café demasiados calientes regularmente puede irritar la pared del esófago y, eventualmente, causar cambios en el tejido y cáncer. Si acostumbras a tomar líquidos demasiados calientes, cambia poco a poco a líquidos más templados para evitar el desarrollo del cáncer de esófago.

El futuro

Cada vez más, los adelantos en la investigación científica continúan dando esperanza en el tratamiento contra el cáncer y abriendo nuevas avenidas para los médicos y los pacientes.

“La oncología está en desarrollo y, cada día más, la inmunoterapia está remplazando la quimioterapia para combatir la mayor parte de los cánceres”, subraya la doctora Di Marco, al revelar que actualmente hay ensayos clínicos en desarrollo para el uso de la inmunoterapia en combinación con quimioterapia contra el cáncer de esófago. “Esperemos ver pronto resultados positivos para así disminuir la mortalidad de este mal”, dice finalmente la oncóloga.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba