Loader
Importante la vacunación

Juntas contra el VPH

VOCES y la iniciativa las Voces de Rhaiza Vélez Plumey realizaron un foro-almuerzo de mujeres líderes donde se compartieron datos relevantes sobre el cáncer cervical en la isla

Photo
Hace tres años, su historia conmovió a Puerto Rico. Hoy continúa su legado a través de la iniciativa Las Voces de Rhaiza Vélez Plumey. (Vanessa Serra / GFR Media)
  • Compartir esta nota:

Hace tres años años, la joven madre Rhaiza Vélez Plumey compartió la historia de su diagnóstico de cáncer cervical en un conmovedor vídeo en elnuevodia.com. En esa ocasión, hizo un llamado a las mujeres a que se hicieran las pruebas de rigor para detectar el virus del papiloma humano (VPH) y prevenir el cáncer cervical. Y, aunque Rhaiza falleció, no perdió la batalla, pues su legado continúa vivo y fortaleciéndose gracias a la iniciativa Las Voces de Rhaiza Vélez Plumey, la cual, en conjunto con VOCES, Coalición de Vacunación y Prevención de Puerto Rico, ha logrado llevar un mensaje de prevención que ha calado hondo en las mujeres puertorriqueñas.

Hoy, con motivo de "Enero: Mes de Concienciación sobre el Cáncer Cervical", que es séptimo cáncer más común en la isla, el Centro Comprensivo de Cáncer de Puerto Rico se convirtió en un punto de encuentro donde mujeres de diferentes áreas del quehacer del país asistieron al foro Teal Women Leaders Lunch. Allí, algunas de las principales investigadoras del tema en la isla compartieron los más recientes datos sobre el diagnóstico, la prevalencia y la política pública sobre este cáncer en Puerto Rico, además de hacer un llamado muy enfático sobre la vacunación contra el cáncer cervical como una de las estrategias de salud pública más importantes para evitar su desarrollo tanto en hombres como en mujeres.

Con más de 200 participantes, un claro deseo de conocer más sobre el cáncer cervical en Puerto Rico y unirse a un movimiento en crecimiento para concienciar sobre la prevención de este cáncer fue orquestrado por VOCES, Colación de Vacunación de Puerto Rico, y la iniciativa colaborativa con la familia de Rhaiza Vélez Plumey, Las Voces de Rhaiza Vélez Plumey. También se dieron cita en la actividad, el doctor Rafael Rodríguez Mercado, secretario de Salud y quien entregó la proclama oficial del Mes de Concienciación sobre el Cáncer Cervical; Julia Keleher, secretaria de Educación; el director ejecutivo interino del Centro Comprensivo de Cáncer, doctor Luis Clavell; Lilliam Rodríguez, directora ejecutiva de VOCES; la licenciada Wanda Rodríguez, embajadora de VOCES y esposa del Secretario de Salud; Myra Plumey, la mamá de Rhaiza y su hermana mayor, Myra Vélez Plumey y Myra Plumey; y la doctora Antonia Coello de Novello.

Es necesario conocer

“El cáncer cervical es un cáncer que se origina en el cuello de la matriz o el cérvix. Este cáncer ha estado con nosotros hace mucho tiempo, pero no fue hasta hace un par de décadas que se encontró su causa primordial, que es el VPH”, puntualizó la doctora Sharee Umpierre, ginecóloga oncóloga y directora de del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico. Esta añadió que, por mucho tiempo, este cáncer fue la causa principal de muerte en las mujeres a nivel mundial y, en una época, también lo fue en la isla.

Sin embargo, con el advenimiento de la prueba de cernimiento conocida como Papanicolaou (Pap) para encontrar las lesiones preinvasivas en el cuello uterino, siguieron los estudios y se identificaron el VPH y sus subtipos, sobre todo aquellos de alto riesgo que están asociados al cáncer cervical, de los cuales los más comunes son el 16 y el 18.

“Los hombres sí tienen consecuencia de la infección por VPH y la más dramática es el cáncer de pene y en Puerto Rico  tenemos una alta incidencia de cáncer de pene y aunque no es tan alta como la incidencia de cáncer cervical en las mujeres por múltiples factores, sí pueden tener consecuencias de salud por esta infección”, enfatizó la doctora Umpierre, quien destacó que la infección se da mayormente por transmisión sexual, sexo oral, sexo anal y sexo intravaginal.

Debido a que el cáncer cervical muestra síntomas usualmente en etapas más avanzadas es importante realizarse las pruebas para detectar lesiones premalignas en el cuello del útero (citología cervical o Pap), a partir de los 21 años y, según las guías más recientes, cada tres años, así como la prueba del VPH a partir de los 30 años de edad, cada cinco años. No obstante, el seguimiento de estas guías puede variar según las necesidades de salud de las mujeres.

También es importante estar atentas a los síntomas de alerta que pudieran presentarse, de los cuales el más clásico es el sangrado vaginal después de las relaciones sexuales, “aunque cualquier tipo de sangrado anormal, desde manchado hasta hemorragia fuera de nuestra regla, puede ser un síntoma de esta enfermedad”, recalcó la doctora Umpierre. Otros síntomas son: dolores, flujos vaginales anormales, e hinchazón en las piernas y, en casos extremos, masas pélvicas, pérdida de peso, fatiga y otros, que pueden ser evidencia de una enfermedad más avanzada. La edad promedio de las mujeres que sufren cáncer cervical en la isla es de 48 años, mientras que en Estados Unidos ronda los 60.

La vacuna es el método de prevención más eficaz

La especialista argumentó que la vacuna contra el VPH es efectiva y ha sido probada en millones de dosis con unos efectos secundarios mínimos asociados a ella. Además, sostuvo que tiene una prevención casi completa, por lo que lo primero que deben hacer las madres y los padres es vacunar a sus hijos antes de que estén sexualmente activos.

Por su parte, la doctora Josefina Romaguera, catedrática del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, enfatizó la importancia de realizar la prueba del virus de papiloma humano de alto riesgo en conjunto con el Pap, ya que se ha visto que esa prueba puede ser positiva antes de que podamos ver cambios  en el cuello de la matriz. Aunque “lo que queremos es, antes que nada, vacunar para prevenir, si vamos a tener el virus y vamos a tener la lesión, queremos poderla identificar temprano, antes de que se convierta en cáncer”, señaló la doctora Romaguera. Si la prueba de citología sale anormal, las prueba del VPH se podría hacer más temprano y realizar otras pruebas más específicas.

Aunque el uso de condones pudiera ayudar prevenir el riesgo de poder transmitir el virus, es importante recordar que el VPH es un virus de contacto.

“Se puede transmitir de boca a boca, de piel a piel en el área de la genitalia, así que, aparte de la vacuna, los otros métodos de prevención no son tan efectivos”, recalcó la catedrática.

“La vacuna es efectiva y la protección es real. Yo vacuné a mis hijas y se la recomiendo a todo el mundo”, dijo Romaguera, quien añadió que la edad recomendada para vacunar es entre los 11 y los 12 años, debido a que la respuesta inmunológica a esas edades es mejor y hay oportunidad de que esa protección dure más tiempo. A las niñas y a los niños menores de 15 años se les recomiendan dos dosis porque la respuesta es mucho mejor. Tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos la vacuna está recomendada hasta los 26 años de edad y los planes médicos la cubren hasta los 18 años.

Los números no mienten

Según explicó la doctora Ana Patricia Ortiz, “la tasa de incidencia ajustada por edad de cáncer cervical en Puerto Rico es de 12.7 casos de cada 100,000 habitantes. Se estima que 1 de cada 89 mujeres que nazcan hoy en Puerto Rico puede ser diagnosticada durante su vida”, destacó la epidemióloga e investigadora del Centro Comprensivo de Cáncer.

Además de estas estadísticas, “es importante resaltar que esta infección está asociada a cáncer cervical, cáncer de vagina, cáncer de vulva, cáncer de pene, cáncer de ano y cáncer de orofaringe, así que tenemos que tenemos que entender que este es un problema mucho más grande, que trasciende el cáncer cervical y está asociado a otros tipos de cáncer”, enfatizó la epidemióloga, al indicar que se estima que 1 de cada 41 mujeres que nazca hoy en Puerto Rico va a ser diagnosticada durante su vida con un cáncer asociado al VPH, mientras que 1 de cada 50 varones que nazcan hoy en la isla va a ser diagnosticado.

“Se estima que al llegar a los 45 años de edad, ya el 80% de las personas sexualmente activas van a haberse infectado con el VPH”, dijo la doctora Ortiz, al explicar que aunque la mayoría de las personas se infecta, el virus se elimina naturalmente de nuestro cuerpo. Aquellas personas que tienen infecciones persistentes son las que están a mayor riesgo de desarrollar este cáncer.

Según detalló, un estudio poblacional realizado en mujeres del área metropolitana de San Juan para el período del 2010 al 2013 en el que evaluaron la prevalencia de infección, o cuantas mujeres estaban infectadas por ese virus a nivel cervical y en el ano al momento del estudio evidenció la prevalencia de infección, mostrando que el 29% de las mujeres estaban infectadas en ese momento, el 40% tenía infección anal y el 17% tenía coinfección en cérvix y en el ano. El 9% de las mujeres con infección en cérvix tenían una infección de un tipo oncogénico del VPH.

Otro estudio realizado en la Escuela de Salud Pública con una estudiante graduada evidenció que una mujer que tiene un diagnóstico de cáncer cervical tiene un riesgo mayor que una mujer de la población general de desarrollar un cáncer anal subsiguientemente. Otro estudio, realizado en colaboración con la doctora Carmen Zorrilla en las clínicas de CEMI, específicamente en mujeres con VIH, encontró una prevalencia del 50% de las mujeres tenía infección con VPH a nivel cervical en ese momento, del cual el 30% estaban infectadas con tipos oncogénicos.

En cuanto a los hombres, la epidemióloga resaltó que, en la isla, el cáncer oral entre los varones es uno de los más comunes y también se han visto tasas más altas de incidencia no solo de este tipo de cáncer, sino también un riesgo tres veces mayor de cáncer de pene en comparación con los hombres en Estados Unidos.

“También, los estudios que hemos hecho, aunque no han sido a nivel poblacional, sino en clínicas de alto riesgo, hemos visto una prevalencia bien alta de infección en varones no solamente en pene, sino también en ano y en boca”, añadió la doctora Ortiz.

Un impacto económico notable

Además de las estadísticas relacionadas a la infección por el VPH, la doctora Ortiz mencionó que recientemente publicaron un estudio en el cual se analizaba específicamente el impacto económico y en morbilidad que podría tener la vacuna tetravalente contra el VPH en Puerto Rico, mediante unos modelajes matemáticos para diferentes escenarios de vacunación.

“Asumiendo que el 80% de las niñas entre los 11 y los 12 años de edad y el 64% de los varones no fueran vacunados, estimamos que el impacto económico en términos del sistema de salud iba a ser aproximadamente $800 millones en un período de 100 años. Asumiendo que el 80% de las chicas y el 54% de los varones fueran vacunados, estimamos que en ese mismo período de 100 años podríamos reducir a la mitad los costos asociados a estas morbilidades”, sostuvo Ortiz.

En un ejemplo más específico, la doctora Ortiz mencionó que en cáncer cervical pudieron proyectar que en un período de 25 años ya iban a poder reducir el gasto a aproximadamente $20 millones.

La epidemióloga resaltó que la vacunación no solamente es una estrategia importante de prevención sino que también es lo más costoefectivo para nuestro sistema de salud.

Una meta para alcanzar

Por su parte, aunque la doctora Concepción Sánchez de Longo informó que en Puerto Rico se ha avanzado bastante en cuanto a la vacunación en los pasados tres a cuatro años, la meta a alcanzar es el 80% de la vacunación en el año 2020, ya que se ha declarado como el método preventivo más importante. En la actualidad, las niñas están en poco más de un 60% de vacunación y los varones en un 38%.

“El Secretario de Salud este año hizo mandatoria la vacuna del VPH dentro de la Ley de Vacunación Estudiantil para los jovencitos, niños y niñas, de 11 y 12 años”, explicó la subsecretaria del Departamento de Salud, al indicar que la vacuna está incluida en la Reforma de Salud y que los planes privados están obligados a incluirla también. Sin embargo, se debe trabajar más en la educación de la población.

“De ahí viene la alianza del Departamento de Salud con grupos, especialmente VOCES, para llevar a cabo campañas de orientación a la comunidad general y estas campañas se han hecho en distintos niveles para llevar información de la importancia de las vacunas, los resultados y tratar de aclarar los mitos en torno a esta”, destacó Sánchez de Longo.

“El Departamento de Salud sigue con una campaña bien agresiva junto con VOCES y otros grupos, como la Academia Americana de pediatría, la Sociedad de Pediatría y otros para llevar el mensaje. Las vacunas son eficaces, son seguras y son una herramienta costoefectiva para mantener la salud de los niños”, añadió, finalmente, Sánchez de Longo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba