Loader
Adicción al tabaco

Buscan alternativas para dejar el cigarro tradicional

En medio de la Cumbre de Cigarros Electrónicos en Londres hablan sobre la seguridad de los cigarros tecnológicos en el mundo y la necesidad de seguir con la investigación para detallar las implicaciones de las nuevas alternativas de riesgo

  • Por El Universal / GDA
  • 18 ENE. 2018 - 09:59 AM
Photo
Del fabricante de cigarros Philip Morris International, muestra resultados alentadores del cigarrillo electrónico sobre una reducción de elementos dañinos comparados con un cigarro tradicional. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Londres - A unos metros del Palacio de Buckingham, dentro del edificio de la Real Sociedad (Royal Society) de Londres, se realizó la Cumbre de Cigarros Electrónicos. De esta sociedad científica han sido miembros Charles Darwin, Michael Faraday, Albert Einstein, Adam Smith y Stephen Hawking, entre otros.

Con proyecciones y datos, los investigadores, funcionarios y expertos hablan sobre la seguridad de los cigarros tecnológicos en el mundo y entre las principales conclusiones está la necesidad de seguir con la investigación para detallar los riesgos e implicaciones de las nuevas alternativas de riesgo reducido como IQOS.

Los científicos reconocen que el dispositivo Heat no Burn (Calienta no Quema), del fabricante de cigarros Philip Morris International (PMI), muestra resultados alentadores sobre una reducción de elementos dañinos comparados con un cigarro tradicional, aunque reconocen la necesidad de seguir en busca de mayor sustento.

Por ahora, Reino Unido ha permitido el uso de IQOS y el mismo gobierno ha buscado promover alternativas de riesgo reducido diferentes a los cigarros tradicionales.

Tim Baxter, director de Comportamientos Saludables del Departamento de Salud de Londres, destacó la necesidad de seguir con la evaluación de las alternativas de riesgo reducido, donde están los cigarros electrónicos y los Heat no Burn.

"Nuestro objetivo a largo plazo es tener una generación libre de humo. Los cigarros electrónicos se han convertido, por mucho, en la ayuda para dejar de fumar más popular en el Reino Unido, y la evidencia muestra que no son una puerta de entrada para fumar", dijo el funcionario.

Baxter dice que la evidencia muestra que los cigarros electrónicos pueden ayudar a eliminar el consumo de cigarros tradicionales. Además, afirma que junto con asociaciones de Reino Unido han creado un foro para discutir nuevas evidencias, identificar prioridades de investigación y generación de ideas sobre este tema.

Necesario, abrir debate. Otros expertos como Robert West, profesor de la University College London; Linda Bauld, profesora de la Universidad de Stirling, y Jean Francois Etter, catedrático de la Universidad de Geneva (Suiza), explicaron que la investigación sobre las nuevas alternativas aún es pobre, por lo que es necesario el debate y la discusión para abundar el conocimiento sobre la reducción de riesgos.

Más de una docena de expertos hablan sobre la importancia de conocer los elementos relacionados con el cáncer, porque "nada en este mundo es seguro", y una de las principales preocupaciones se basa en los efectos de largo plazo, principalmente en los pulmones y en el comportamiento de las personas.

Konstantinos Farsalinos, investigador de la Universidad de Patras, comentó que los hallazgos en dispositivos como IQOS son prometedores por sus niveles de reducción de sustancias tóxicas, aunque hace falta aplicar todavía más estudios.

"Cuando la gente se expone a IQOS, se expone a una baja exposición de agentes dañinos; al menos los estudios iniciales muestran una reducción de estos componentes dañinos", destacó el investigador.

Los expertos coinciden en que las innovaciones Heat no Burn representan una opción, pero es necesario la investigación.
Los directivos de PMI se apoyan en la visión y experiencia del mercado inglés, que permite distintas alternativas de riesgo reducido como el cigarro electrónico, para sustentar la hipótesis de que un país desarrollado avanza en el debate sobre el tema y la evidencia es cada vez más prometedora.

En 1847, Philip Morris, dueña de la marca Marlboro, abrió su primera tienda de tabaco en Londres. Hoy la multinacional contempla la posibilidad de dejar de vender cigarrillos en esas mismas tierras londinenses.

La discusión a escala mundial sobre la seguridad de las nuevas alternativas seguirá y el futuro de la industria depende de la comunicación entre los diferentes actores.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba