Loader
Elementos radiactivos

Medicina nuclear: una nueva ventana para una mejor respuesta en diagnóstico y terapia oncológica

La medicina nuclear tiene su principal campo de acción en las imágenes mediante el uso de elementos radiactivos que permiten evaluar diversas funciones del cuerpo y reconocer con ventajas algunas enfermedades

  • Por El Mercurio / GDA
  • 12 ENE. 2018 - 10:33 AM
Photo
las imágenes moleculares entregan información de todo el cuerpo inicial, en el análisis de la respuesta al tratamiento y controlar la evolución de la enfermedad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La medicina nuclear tiene su principal campo de acción en las imágenes mediante el uso de elementos radiactivos que nos permiten evaluar diversas funciones del cuerpo y reconocer con ventajas, algunas enfermedades si las comparamos con los exámenes radiológicos, tales como radiografías escáner, ecotomografía o resonancia magnética. Las técnicas de medicina nuclear son "no invasivas" y seguras.

En el último tiempo, esta especialidad ha experimentado un importante salto para la medicina, especialmente en la oncología moderna, al introducir en la práctica clínica nuevas moléculas radiactivas de gran utilidad en diversos tumores -tanto para el diagnóstico como el tratamiento de pacientes oncológicos que no responden a los tratamientos habituales.

Por una parte, las imágenes moleculares obtenidas mediante el examen PET/CT entregan información de todo el cuerpo inicial, en el análisis de la respuesta al tratamiento y controlar la evolución de la enfermedad. Una de las grandes ventajas de esta técnica es que tras su resultado, en uno de cada tres pacientes cambia el enfrentamiento terapéutico, por ejemplo decidir por cirugía, quimioterapia, radioterapia o tratamiento combinados. Esto tiene grandes implicancias económicas y de optimización personalizada de las terapias.

Las imágenes moleculares (PET/CT) se basan en la administración endovenosa no invasiva de un radiofármaco, esto es una molécula radiactiva que se concentra en forma selectiva en las células tumorales de algunos tipos de cáncer entregando, con una muy baja  dosis de radiación, una fotografía de la distribución de las células malignas.

Utilizando este mismo principio, actualmente se pueden llegar a los mismos focos tumorales, pero administrando una molécula idéntica a la cual se le ha introducido ahora una carga nuclear de mayor intensidad, para atacar los blancos seleccionados. En otras palabras, las imágenes moleculares nos permiten predecir exactamente a qué blancos debemos dirigir nuestra terapia radiactiva para atacar las células cancerosas. 

Este nuevo concepto de tener una imagen que permite identificar los focos tumorales y tratarlos dirigidamente, se conoce como un  procedimiento "teranóstico" ,esto porque combina diagnóstico y terapia con la misma molécula.

Por ahora, los principales campos de aplicación son los tumores neuroendocrinos y el cáncer de próstata avanzado. En ambos casos las células tumorales presentan en su superficie un tipo de "receptores" que atraen de modo selectivo las moléculas radiactivas inyectadas por vía venosa. Con ello se logra una alta afinidad sobre los tumores con muy pocos efectos secundarios sobre los tejidos sanos.

Habitualmente, los pacientes que presentan cáncer de próstata avanzado, esto es con enfermedad que ya afecta ganglios linfáticos, huesos u otros órganos y que ya no responden a las terapias hasta ahora conocidas, son enviados a tratamientos paliativos. Hoy en día cuentan con una nueva opción altamente eficaz con el uso de radiofármacos. Existen varias moléculas radiactivas indicadas, a la medida de cada paciente, con fines terapéuticos.

La terapia o radiofármaco a utilizar será diferente dependiendo de las condiciones clínicas de cada paciente, por ejemplo si sólo hay compromiso de los huesos o si el tumor también afecta otros órganos.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba