Loader
Daño respiratorio

Aprueban nuevo tratamiento para rara enfermedad

La granulomatosis eosinofílica con poliangitis en adultos en los EE. UU., conocida anteriormente como síndrome de Churg Strauss, tiene una incidencia global en la gama de 1 a 4 por millón.

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 12 ENE. 2018 - 10:14 AM
Photo
Por primera vez, los médicos tienen una opción de tratamiento dirigido para esta enfermedad debilitante. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) aprobó a Nucala (mepolizumab) como el primer tratamiento dirigido contra la granulomatosis eosinofílica con poliangitis (EGPA, por sus siglas en inglés), conocida antes como síndrome de Churg‑Strauss.

Esta es una rara enfermedad crónica causada por la inflamación en las paredes de las venas pequeñas y medianas (vasculitis). Generalmente, se ha informado una incidencia global en la gama de 1 a 4 por millón, con una prevalencia calculada de alrededor de 14 a 45 por millón. Esto se traduce a cerca de 5,000 pacientes con EGPA en los Estados Unidos. La edad promedio de diagnóstico es de 48 años y, para algunos pacientes, la enfermedad puede poner la vida en peligro.  

Con la EGPA, los pacientes tienden a desarrollar asma de inicio en la adultez y, a menudo, rinitis y sinusitis alérgicas. La EGPA puede causar daño a los pulmones, los senos paranasales, la piel, el corazón, el tracto gastrointestinal, los nervios y otros órganos. Los síntomas más comunes incluyen: fatiga extrema, dolor muscular y articular, pérdida de peso, síntomas sinonasales y falta de aliento.

El método actual para manejar la enfermedad se basa, principalmente, en reducir la inflamación activa y suprimir la respuesta inmunitaria usando corticoesteroides y terapia inmunosupresora concomitante (p. ej. metotrexato, azatioprina, mofetilo de micofenolato) y/o agentes citotóxicos (p. ej. ciclofosfamida). Aunque el uso de estos tratamientos puede resultar efectivo para lograr la remisión, los pacientes quedan vulnerables a complicaciones por el uso prolongado de estas terapias y al riesgo de recaída, particularmente si se reduce la dosis de corticoesteroides.

Por su parte, Eric Dube, vicepresidente senior y jefe de la División Global de Enfermedades Respiratorias de GSK, señaló que “a base de la experiencia de médicos y pacientes con Nucala en el tratamiento del asma eosinofílica severa, nos complace que la FDA haya expandido el uso de este medicamento para pacientes de EGPA -otra enfermedad causada por los eosinófilos- pues nos permite tenerlo disponible para los pacientes. La aprobación se dio tras obtener resultados positivos en nuestro mayor estudio, hasta la fecha, de un tratamiento prospectivo contra la EGPA, y ahora, por primera vez, los médicos tienen una opción de tratamiento dirigido para esta enfermedad debilitante”. El mepolizumab no está aprobado para el tratamiento de otras enfermedades eosinofílicas ni para aliviar el broncoespasmo agudo ni el estado asmático.

La aprobación para el tratamiento de la EGPA se basa en los resultados del estudio trascendental MIRRA, un estudio fase III de 52 semanas realizado como una colaboración entre GSK y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, adscrito a los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

El doctor Peter A. Merkel, director de la División de Reumatología de la Escuela de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania e investigador del centro del estudio MIRRA dijo que “muy a menudo, los pacientes que sufren de EGPA enfrentan una travesía frustrante, desde demoras para recibir un diagnóstico correcto hasta tener pocas opciones de tratamiento con un perfil de seguridad aceptable. Los reumatólogos, inmunólogos y neumólogos tienen una función importante en el diagnóstico y el tratamiento adecuados de los pacientes con EGPA. La aprobación reciente del mepolizumab ofrece a los especialistas la capacidad de brindar un tratamiento dirigido a pacientes adecuados con esta compleja enfermedad”.

“A menudo, los pacientes de EGPA sufren recaídas recurrentes que los hace correr un riesgo mayor de daño permanente a tejidos y órganos. En comparación con un placebo, los datos clínicos demostraron que el mepolizumab aumentó el tiempo de remisión acumulado, redujo la frecuencia de recaídas y exacerbaciones, y permitió que se pudiera disminuir la dosis de corticoesteroides en pacientes que ya recibían el tratamiento convencional. Estas son metas clave del tratamiento y esta aprobación constituye un hito importante para los médicos que administran el tratamiento y para los pacientes”, dijo el doctor Michael E. Wechsler, profesor de medicina en el National Jewish Health de Denver, Colorado, e investigador principal del estudio MIRRA.

Nucala ya está disponible para el tratamiento de la EGPA y GSK tiene varios programas de asistencia al paciente disponibles para quienes cualifiquen.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba