Loader
En aumento

Complicaciones de la diabetes

La enfermedad cardiovascular es uno de los problemas más comunes, pero muchos pacientes no asocian azúcar alto en la sangre con infarto

Photo
Actualmente hay medicamentos en pastilla e inyectables, con estudios en los que se ha documentado que reducen la mortalidad cardiovascular. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La diabetes tipo 2 sigue en aumento entre la población mayor de 18 años en Puerto Rico. De hecho, la isla sigue siendo el territorio de Estados Unidos con la prevalencia más alta, con un 17% de la población adulta con la enfermedad, la más alta en toda la nación.  

Es, además, una enfermedad que afecta a cuatro de cada diez personas mayores de 65 años y es más común entre la población más desventajada económicamente.

Son solo algunos de los datos del perfil de las personas con diabetes en Puerto Rico, según los describe la doctora Myriam Allende, catedrática y directora de la sección de Endocrinología y Diabetes de la Escuela de Medicina, Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Precisamente, en estos días, cuando se celebra el mes de concienciación y prevención de la diabetes, los profesionales de la salud enfatizan en la importancia de la prevención y el manejo óptimo de la enfermedad para evitar mayores complicaciones.

“La complicación mayor que tienen las personas con diabetes y que muchos ignoran, es la enfermedad del corazón porque muchos no asocian el azúcar alto en la sangre con infarto. Sin embargo, esa es la más frecuente”, advierte la doctora Allende, quien resalta que las condiciones cardiovasculares son la principal causa de muerte en la isla.

Según explica la endocrinóloga, esto se debe a que la diabetes afecta los vasos sanguíneos y los va ocluyendo y cuando eso pasa, hay  falta de oxigenación a los tejidos y surge el daño.

“Si es en el corazón, es un infarto cardiaco, en el sistema nervioso central es un infarto cerebral, que es lo que conocemos como derrame; y si obstruye las arterias que van a las piernas, hay problemas de circulación, lo que puede llevar a amputaciones”, advierte la especialista, quien destaca que son complicaciones macro vasculares, de vasos grandes, y es muy frecuente en los pacientes con diabetes.

 “No es solo que es la más frecuente, sino que puede ocurrir inclusive previo al diagnóstico o cerca del diagnóstico de diabetes. Por eso no está relacionada con la duración de la enfermedad si no con el azúcar alto en la sangre y los cambios que esto causa en la circulación”, indica Allende.

Se trata de una enfermedad crónica y multifactorial que, si no está controlada, va a tener unas repercusiones serias en la calidad de vida y, en últimas instancias, hasta causar la muerte, señala la endocrinóloga Horidel Febo, pasada presidenta  de la Sociedad Puertorriqueña de Endocrinología y Diabetología (SPED)

“Las complicaciones de la diabetes, prácticamente, van desde la cabeza a los pies. Desde infarto cardiaco y derrame cerebral, que te pueden causar la muerte o dejarte incapacitado, hasta retinopatía diabética y glaucoma, que puede causar ceguera, además de serios  problemas de riñón y amputaciones. Así que la diabetes no es solo azúcar alto en la sangre”, recalca Febo, mientras advierte que el destino final de un paciente diabético que no controla adecuadamente la enfermedad, es la  diálisis.

Prevención y control

Lo primero es estar  debidamente educado y que el paciente entienda la importancia de hacer modificaciones en el estilo de vida. Significa que debe haber moderación en la ingesta de alimentos, hacer actividad física regularmente y tener un peso saludable.

“Para alcanzar un peso saludable la recomendación es que hagan ejercicios moderados, como caminar 30 minutos, cinco veces a la semana”, recomienda Allende, mientras resalta que el tratamiento del paciente con diabetes debe ser individualizado.

A esto se suma que actualmente hay medicamentos, relativamente nuevos, en pastilla e inyectables, con estudios en los que se ha documentado que reducen la mortalidad cardiovascular, menciona la doctora Allende. “O sea que tiene un beneficio adicional, no solamente reducir el azúcar, sino que reduce la enfermedad cardiovascular”.

Entre ellos menciona  empagliflozin, un medicamento que cuenta con el primero estudio donde se documenta que hay una reducción de riesgo de mortalidad de enfermedad cardiovascular. Además de canaglifozin, que también cuenta con un estudio donde se documentó una reducción de enfermedad cardiovascular.

“Estos son medicamentos de una clase conocidos como inhibidores de sodio y glucosa en el riñón. De la forma que trabajan es que hacen que se excrete azúcar por la orina y es un mecanismo relativamente nuevo para tratar a los pacientes con diabetes tipo 2”, explica la doctora Allende, tras indicar que también ayudan a reducir la presión arterial, perder peso (aunque ese no está en las indicaciones) y no causan hipoglucemia.

Sin embargo, el medicamento metformina, sigue siendo la base del tratamiento. “Partes de ahí, es un medicamento al que ahora también se le atribuyen mejoras en los niveles cognoscitivos. También puede producir baja de peso y ayuda en la resistencia a la insulina”, afirma la doctora Febo, quien también enfatiza en la importancia de hacer cambios saludables en el estilo de vida para prevenir la enfermedad. 

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba