Loader
Cambia tus hábitos

Trabajadores en riesgo

Las malas posturas y hábitos poco saludables promueven el síndrome de la oficina

Photo
Los dolores de cuello y de espalda, así como en las muñecas y los hombros, son algunas de las principales quejas entre los usuarios de computadoras. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Malas posturas sostenidas por mucho tiempo en el área de trabajo y  hábitos poco saludables, como mantenerse sentado frente a la computadora por mucho tiempo, pueden conducir a lo que se conoce como  el síndrome de la oficina, un conjunto de síntomas y dolencias causadas por un ambiente laboral inadecuado.

Afecciones que se agudizan cuando, por ejemplo, trabajas frente a una computadora con la pantalla a una altura inadecuada, lo que se traduce en una posición que promueve la constante contracción de los músculos. O cualquier otra situación laboral que desencadene  dolores crónicos de cabeza, dolor en los hombros y espalda, calambres, tortícolis, dedos y brazos entumecidos, fatiga visual, agotamiento y estrés.

Precisamente, se estima que muchas lesiones se desarrollan por el sobreúso, ya sea de las manos, dedos, hombros y rodilla. Se trata de las llamadas enfermedades laborales o profesionales, tan comunes entre la clase trabajadora de hoy. Especialmente entre los empleos donde el mayor trabajo se realiza de forma sedentaria. Aunque tampoco se escapan los que trabajan en la construcción, mecánicos, dentistas, deportistas, músicos y hasta bailarines, entre otros. Una situación que, además, afecta la productividad y el rendimiento laboral de muchos trabajadores. 

“Muchos oficinistas sufren de lesiones asociadas a movimientos repetitivos con las manos, como la tendinitis de Quervain, una condición que se genera por irritación e inflamación de los tendones que se encuentran en el borde del pulgar de la muñeca. Y esa irritación causa inflamación en los tendones y provoca dolor”, explica el doctor César G. Gómez, fisiatra del  San Francisco Sports Medicine & Rehabilitation, en San Juan.

En ese sentido, destaca que los dolores de cuello y de espalda, así como en las muñecas y los hombros, son algunas de las principales quejas entre los usuarios de computadoras. De hecho, algunos estudios han encontrado que el riesgo de lesión comienza cuando una persona utiliza el teclado por más de 20 horas por semana.

Por eso se cree que las generaciones más jóvenes que han crecido en la era digital, tienen más posibilidades de lesionarse debido al uso constante de la computadora y de otras tecnologías.

“Muchos sufren de lesiones asociadas a movimientos repetitivos con las manos, como la tendinitis, una condición que se genera por irritación e inflamación de los tendones que se encuentran en el borde del pulgar de la muñeca”, agrega el doctor Gómez, quien enfatiza en  crear un ambiente de trabajo adecuado.

El especialista también resalta la importancia de cambiar de posturas regularmente y no mantenerse sentado por más de media hora. “Estirar los músculos es necesario durante el día para mantener la flexibilidad muscular, así como evitar las tareas que requieren una contracción muscular durante un período prolongado”, indica.

Los tratamientos para el síndrome de oficina pueden incluir medicamento en caso de que haya mucha inflamación. Pero también es importante la  rehabilitación, la terapia física y,  en algunos casos, es muy efectiva la acupuntura. Los masajes y controlar la ansiedad y el estrés también es muy recomendable.

Pero el doctor Gómez enfatiza  que lo más importante es encontrar la causa y prevenirla, creando un ambiente de trabajo amistoso, cambiando hábitos y postura con frecuencia, además de ejercitarse regularmente para prevenir los síntomas indeseables.

Según la Organización Internacional del Trabajo, en términos económicos, muchas de esas dolencias provocan que el 4% del Producto Interno Bruto  mundial ($1.25 billones) se pierda a causa  de los costos directos e indirectos relacionados con estas enfermedades.

Afecciones comunes

Síndrome del túnel carpiano: Se produce cuando el nervio mediano de la muñeca no funciona correctamente, por causa de la presión producida por movimientos repentinos de los dedos o por la flexión reiterada de la muñeca. Los síntomas son: entumecimiento y dolor o escozor en el pulgar y otros dedos, pérdida de fuerza en las manos y molestias en brazos, cuello y hombros.

Tendinitis: Es una inflamación de la zona en que se unen el músculo y el tendón. Algunos de los síntomas incluyen dolor, inflamación y enrojecimiento de la mano, la muñeca y el antebrazo. Produce dificultad para utilizar la mano y realizar movimientos repetitivos.

Dolor de espalda baja: Una de las causas más comunes es el estrés, sobreesfuerzo físico y las malas posturas.

Dolor de hombro y de cuello: Generalmente causado por malas posturas.

Bursitis: Es una inflamación de la cavidad que existe entre la piel y el hueso o el hueso y el tendón. Se puede producir en la rodilla, el codo o el hombro. Surge al hacer presión sobre el codo o movimientos repetitivos de los hombros.

Fatiga visual: Aparece con la continua lectura de documentos o trabajar frente a una computadora por muchas horas o con bajos niveles de iluminación. Produce ojos rojos, ardor y cansancio, además de dolor de cabeza y malestar.

Recopilado por El Nuevo Día

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba