Loader
Alerta

Cómo la luz visible daña la piel

La fotoprotección disponible hasta ahora no es suficiente

  • Por El Mercurio / GDA
  • 02 NOV. 2017 - 12:31 PM
Photo
la luz azul que emana de computadores, teléfonos celulares, ampolletas y televisores puede ser dañina. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Todo indica que la fotoprotección disponible hasta ahora, que filtra la radiación UVA y UVB, no es suficiente. Por eso, se ha empezado a estudiar la luz visible, artificial o del sol. En particular la luz azul o HEVI (High Energy Visible Light), que emana de computadores, teléfonos celulares, ampolletas y televisores.

El doctor Harvey Lui, presidente de la Liga Mundial de Sociedades de Dermatología, confirma que "en el pasado, pensábamos que la luz visible era totalmente sana, pero hoy muchos trabajos prueban que en algunas personas puede tener efectos en la piel. Las más oscuras son las que pueden tener más problemas. (...) Las que tienen enfermedades fotosensibles deben tener cuidado con ella, también las que sufren de melasmas".

Según explica la dermatóloga de Clínica Santa María Carla Muñoz, los estudios muestran que el daño se produce porque "la luz visible actúa sobre las estructuras celulares, causando estrés oxidativo. La inflamación daña las células e inhibe los procesos de reparación con los que la piel se defiende del sol".

Como respuesta, los laboratorios trabajan en la inclusión, en sus productos solares, de antioxidantes. "Los antioxidantes como las vitaminas C y E; el extracto de senna lata, el complejo S3 o el Fernblock revierten este daño. Los que tienen color son los que más protegen en el caso de manchas", acota la dermatóloga de Clínica Alemana Tatiana Riveros.

En Hamburgo, el doctor Dennis Roggenkamp ha realizado una serie de investigaciones sobre el impacto de la luz visible en la piel para el laboratorio Beiersdorf, basándose en publicaciones del Journal of Investigative Dermatology. Sus estudios giran en torno al rol preventivo de la molécula Licochalcona A, o LicoA, extracto patentado por el laboratorio alemán. Se obtiene de la raíz de la planta glycyrrhiza inflata, variante del regaliz, que ha sido utilizada desde hace siglos en la medicina tradicional china y en Europa por su acción antiinflamatoria. Se ha incluido desde hace años en productos de la marca Eucerin debido a esta cualidad, pero hoy los estudios de Roggenkamp confirman que además es efectiva para contrarrestar el efecto de la luz visible.

"Siempre es útil recurrir a concentrados obtenidos de la naturaleza, como la licochalcona, con beneficios optimizados con técnicas modernas", acota la doctora Muñoz. Con todo, precisa, solo se ha podido demostrar una relación entre luz visible, arrugas y manchas; no hay evidencia sobre el efecto que este tipo de luz pudiera tener en la formación de cáncer a la piel, como sí ocurre con la radiación ultravioleta.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba