Loader
Prevención

Ya estamos en la temporada alta de influenza

Los médicos recomiendan que te vacunes contra esta enfermedad

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 15 OCT. 2017 - 09:00 AM
Photo
En estos momentos hay mucho hacinamiento y, con este, aumenta la probabilidad de que las personas se contagien. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Aunque la época y la duración exacta de las temporadas de influenza pueden variar, en Puerto Rico la temporada de influenza 2017-2018 comenzó a principios de julio. Se dice que en octubre comienza la temporada alta, pero al ser nuestro clima tropical el nivel de contagio de esta enfermedad respiratoria, que es altamente contagiosa y puede producir complicaciones serias, sigue siendo alto prácticamente todo el año.

Tanto el catarro como la influenza se originan por infecciones en las vías respiratorias, nariz, senos nasales y garganta. Sin embargo, se diferencian, ya que son síndromes o cuadros clínicos en los que no todos los síntomas o signos están cien por ciento presentes. El catarro común también lo puede causar un virus, pero no es tan virulento como el de la influenza.

La gravedad de los síntomas depende del estado inmunológico de la persona. En el caso de la influenza, puede ocasionar fiebre 38.5°C / 100°F (por lo general alta y sostenida), dolor de cabeza, cansancio (puede llegar a ser extremo), dolor de garganta, tos, congestión nasal, dolor en todo el cuerpo, diarrea y vómitos (más frecuente en los niños que en los adultos). Estos aparecen de manera repentina (especialmente la fiebre y escalofríos), aunque algunas personas no desarrollan fiebre. Pueden durar de siete a 14 días.

El periodo de incubación es de 1 a 4 días, con un promedio de 2 días. En el caso de los niños, pueden transmitirlo durante un periodo de hasta 14 días, posterior al inicio de los síntomas. En los adultos que desconocen estar enfermos pueden infectar a otras personas desde un día antes de que se presenten los síntomas hasta 7 días después de contraer la enfermedad.

Grupos en riesgo

  • Menores de 5 años
  • Menores de 19 años que estén en tratamiento de aspirina
  • Enfermedades pulmonares (asma)
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Condiciones autoinmunes (HIV)
  • Diabetes
  • Mujeres embarazadas
  • Personas obesas
  • Mayores de 65 años
  • Residentes de asilos
  • Profesionales de salud
  • Transmisión

Cuando la persona infectada tose, estornuda o habla, las partículas líquidas infecciosas se dispersan en el aire y se transmiten a las personas cercanas que las inhalan. El virus también puede propagarse a través de las manos infectadas y luego tocarse su boca o nariz.

Medidas de prevención

  • Evita acercarte a personas que están enfermas. Mantén una distancia de unos seis pies.
  • Cuando estés enfermo, evita exponerte a otras personas para protegerlas y evitar que se enfermen también.
  • Quédate en casa si es posible. Evita que los niños enfermos asistan a la escuela o a lugares públicos.
  • Cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo cuando tosas o estornudes.
  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón.

Alerta por paso de María

"En estos momentos en donde hay tantas personas en los refugios y hasta dos y tres familias viviendo en una misma casa, hay mucho hacinamiento y, con este, aumenta la probabilidad de que las personas se contagien con influenza más fácilmente”, destaca el doctor Jorge Beltrán Pasarell, jefe de la División de Infectología del Hospital Auxilio Mutuo, en Hato Rey y jefe del Programa de Infectología en la Escuela de Medicina de Puerto Rico, por lo que recomendó la vacunación como medida preventiva  y consultarlo antes con tu médico. 

Fuentes: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Organización Mundial de la Salud y Departamento de Salud

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba