Loader
Prevención

Advierten sobre el riesgo de enfermedades gastrointestinales y del hígado

La Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología hace un llamado para evitar posibles brotes relacionados a la contaminación de agua y alimentos

Photo
Los riesgos de enfermedades gastrointestinales y del hígado son reales y todos en la isla estamos expuestos, advirtió el doctor Iván Antúnez, presidente de la Asociación.
  • Compartir esta nota:

A casi un mes del paso del huracán María, todavía no nos recuperamos de los estragos que causó en la infraestructura del país y en el diario vivir de todos los puertorriqueños. Sus efectos también han comenzado a impactar la salud de muchos. 

Por ejemplo, los riesgos de enfermedades gastrointestinales y del hígado son reales y todos en la isla estamos expuestos. Desde gastroenteritis, diarreas infecciosas y hepatitis A, hasta leptospirosis y reflujo gastroesofágico, advierte el doctor Iván Antúnez, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología.

Por eso, el gastroenterólogo hace un llamado a la población para tomar medidas que ayuden a prevenir o evitar los posibles brotes de estas enfermedades.

“Los principales riesgos, los que tocan a todo el mundo ahora mismo están relacionados con la contaminación de agua y alimentos”, indica el doctor Antúnez, quien destaca que aunque el agua sea potable, se recomienda hervirla “y dejar todo el contenido en ebullición (cuando está hirviendo) por varios minutos”.

“Asumiendo que se tenga donde hervirla, (hacerlo) es lo más recomendable y sensato. Inclusive, más que echarle gotas de cloro porque no todo el mundo tiene un gotero y se puede prestar a error”, agrega el médico. La otra opción es tomar agua embotellada.

Esto es así debido a que en estos momentos a los profesionales de la salud les preocupa la calidad del agua que suministra la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), según publicó este medio el miércoles. Sobre todo, porque como consecuencia del huracán quedaron inoperantes varias plantas de tratamiento de agua potable y sanitaria, además de algunos laboratorios que certifican su calidad.

De hecho, la directora de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA en inglés), Carmen Guerrero, también ha recomendado hervir el agua, tanto la que se utiliza para beber, como para lavarse los dientes, preparar la comida y hasta para lavar los platos. El doctor Antúnez también advierte sobre tomar bebidas con hielo en lugares en los que no se está seguro si la han hervido. “Hay que tener cuidado en los negocios que sirven bebidas  con hielo porque no hay garantías”.

A esto se suma, según el gastroenterólogo, que muchos pacientes no están llegando a las oficinas médicas debido a los problemas en la comunicación, lo que, a su vez, puede agravar las complicaciones de estas enfermedades gastrointestinales que, en circunstancias normales, se pueden tratar de forma ambulatoria.

“Por eso, parte del mensaje que queremos llevar es que la mayoría de los gastroenterólogos están atendiendo pacientes, pero muchos tienen problemas con sus cuadros telefónicos. Por eso, si la persona tiene un gastroenterólogo de confianza, que trate de llegar a su oficina aunque no tenga cita. Además de eso, hay hospitales confirmados que están dando servicios de gastroenterólogos y unidades de endoscopía”, asegura el doctor Antúnez. Para conocer cuáles son accede a www.gastropr.org

Atentos a los síntomas

Aquí algunas de las enfermedades más comunes a las que puedes estar expuesto en estos días:

Gastroenteritis (o infección gastrointestinal)

Es una inflamación del tracto intestinal (estómago e intestino), provocada por una infección o la ingesta de un alimento en mal estado. “Puede haber náuseas, vómitos, diarrea, fiebre y en algunos casos sangrado rectal”, explica el doctor Antúnez, tras destacar que el tratamiento principal es una buena  hidratación.

“Generalmente, esta infección mejora por sí sola, pero si pasan 24 horas, no mejora la diarrea, y si además hay vómitos –lo que no permite la hidratación-, es importante visitar un hospital”, recomienda el gastroenterólogo, mientras indica que en una sala de emergencia pueden hidratar efectivamente por la vía intravenosa.  En algunos casos, también se requieren antibióticos y debe ser un médico el que lo decida.

Además, Antúnez aclara que en estos casos está contraindicado el uso de antidiarreicos porque la “diarrea y los vómitos son una respuesta natural del cuerpo para expulsar las toxinas y si lo paralizamos, nos vamos a quedar con ella”.  Esta situación puede afectar a cualquier persona, no importa la edad, que se exponga a agua o alimentos contaminados.

Salmonela

“Lo otro que se le debe dar mucha importancia es la preparación de alimentos como el pollo para evitar, por ejemplo, la contaminación con salmonela. En estas circunstancias, que quizás no tenemos la higiene o refigeración normal, hay el riesgo de consumir alimentos que estén dañados, lo que nos puede enfermar”, explica Antúnez.

La salmonela es el nombre de un grupo de bacterias y es la causa más común de  enfermedades transmitidas por alimentos. Los síntomas incluyen fiebre, diarrea, dolor abdominal y de cabeza. También puede haber náuseas, vómitos y pérdida de apetito. Y aunque la mayoría de las personas mejora sin tratamiento, puede ser más grave entre los ancianos, niños y personas con enfermedades crónicas.  

Hepatitis A

Es un virus que usualmente se contagia por la ruta fecal-oral, indica el doctor Antúnez. “Eso, normalmente, se da por contagio con agua. Ocurren brotes cuando hay desastres naturales y las personas toman agua contaminada. Usualmente, los niños menores de cinco años no presentan síntomas y pasa desapercibida. Pero los adultos y adolescentes pueden presentar síntomas, usualmente un mes después de la exposición. Por eso es que en las próximas semanas tenemos que estar pendientes a síntomas como malestar general, fiebre, dolor del cuerpo, esclera de los ojos y piel amarilla”, explica el gastroenterólogo, quien dice que generalmente las personas mayores de 50 años están inmunes.

“Pero hay una generación que se supone que esté vacunada  y no lo está, ni están inmunes”, advierte, mientras recomienda visitar un hospital porque los síntomas son muy parecidos a los leptospirosis.

La hepatitis A generalmente mejora en unas semanas sin tratamiento. Sin embargo, algunas personas pueden tener síntomas por más tiempo, para lo que el médico puede sugerir medicamentos para aliviarlos. 

Leptospirosis

Es una enfermedad producida por una bacteria que puede estar presente en la orina de ciertos animales, como los ratones y que se trasmite a los humanos en condiciones de insalubridad. “Determinar la diferencia es esencial porque para la hepatitis A no hay tratamiento, pero la leptospirosis si no se trata temprano con antibióticos podría ser letal”, advierte Antúnez.

Se trata, de hecho, de una bacteria que puede entrar en el organismo humano si los ojos, nariz, boca o una cortadura en la piel entran en contacto con agua, lodo o vegetación contaminados por la orina de ratas u otros animales portadores. También puede ser a través de  bebidas o comida infectada. En Puerto Rico ya se han reportado varios casos de esta enfermedad.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba