Loader
Conciencia médica

Lo que debes saber para decirle adiós a los dolores de espalda

Estudios sugieren que los acercamientos de salud complementarios pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda para lograr bienestar y salud

Photo
Aunque se han identificado varios factores de riesgo, el origen de esta dolencia, que más que una enfermedad es un conjunto de síntomas, en muchos casos, es desconocido. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel internacional, el dolor de espalda es un problema de salud común y una de las principales causas de incapacidad que afecta no solo la ejecución en diversas áreas de la vida, además de la profesional, sino también el bienestar integral del individuo. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), en Estados Unidos, unas 24 millones de personas visitan cada año a un médico para tratar el dolor de espalda. La falta de estadísticas sobre este tema es evidente en la isla, pero cifras del Departamento de Trabajo de Estados Unidos para el año 2003 señalan que, en Puerto Rico, el empleado promedio pierde alrededor de 15 días de trabajo por el dolor de espalda.

El dolor de espalda es tan prevalente que, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, en inglés), la mayoría de las personas lo han experimentado en algún momento de sus vidas, incluso en la niñez. No obstante, aunque se han identificado varios factores de riesgo, el origen de esta dolencia, que más que una enfermedad es un conjunto de síntomas, en muchos casos, es desconocido.

Esta molestia, que puede llegar a ser crónica, es tan común, que el estudio Global Burden of Disease, realizado por el Instituto de Evaluación y Métricas de Salud de la Universidad de Washington, destaca que la segunda causa de incapacidad en países industrializados la componen, precisamente, el dolor de espalda y de cuello. Este estudio, publicado en el 2016, y que monitorea la prevalencia de muertes y enfermedades a nivel mundial, destaca que las personas están viviendo más, pero esto también implica que en algún momento desarrollarán dolor de espalda. Otros factores, como la obesidad y la falta de actividad física, empeoran la situación.

El doctor André Colón Pérez, quiropráctico de Balanced Chiropractic Center, en Hato Rey, y presidente de la Asociación de Quiroprácticos de Puerto Rico, menciona otros factores de riesgo como: la mala postura en el trabajo, estar demasiado tiempo sentados o parados, la realización de movimientos repetitivos constantes y corridos, y la mala postura al usar dispositivos móviles.

“En la actualidad, el uso de la tecnología ayuda para muchas cosas, pero, si no la usamos de la forma correcta afecta a nivel de ligamento, de músculo, de hueso y de nervios porque todo está conectado”, apunta el quiropráctico, al indicar que también pueden causar dolor de espalda los golpes directos, como en el caso de los accidentes, o problemas con órganos internos, como ocurre en el caso de las piedras en los riñones, por problemas en la vesícula o, incluso, en el páncreas, los cuales se reflejan a nivel físico como dolor de espalda.

“Por ello, no se puede decir que el dolor de espalda ocurre por una causa específica”, recalca el presidente de la Asociación de Quiroprácticos de Puerto Rico, quien añade que el trabajo de los profesionales de la salud es identificar los posibles problemas o causas del dolor de espalda, y tratar de que el paciente se recupere.

De lo convencional a lo integral

Según los NIH, como regla general, los tratamientos para manejar el dolor de espalda van desde medicamentos sin receta y recetados más potentes, hasta el uso de compresas frías o calientes, modalidades de ejercicios y, en casos mucho más severos, la cirugía. No obstante, se ha llegado a la conclusión de que prácticas complementarias de salud, como la manipulación espinal, la acupuntura, el masaje y el yoga, entre otras, pueden ser sumamente útiles al momento de tratar el dolor de espalda.

La primera línea de defensa

Las más recientes recomendaciones del Colegio Médico Americano, publicadas en febrero de este año, destacan que la primera línea de tratamiento debe estar basada en estrategias que no incluyan medicamentos.

Sin embargo, en el sistema de salud prevaleciente en la isla y en Estados Unidos, a diferencia de otros países, se promueven aquellos tratamientos establecidos que tienen una cubierta y que lucran al sistema, explica el doctor Iván Figueroa Otero cirujano pediátrico y especialista en acupuntura tradicional china.

La maravilla de la acupuntura

“Estamos adiestrados a tratar enfermedades y no a los pacientes, y no se nos educa a prevenir o a disminuir la enfermedad en los pacientes antes de que ocurra. Pero, los médicos como yo, que practicamos la medicina integral y otras filosofías como la acupuntura tradicional china, tenemos una visión muy preventiva, además de terapéutica, así que nuestro énfasis es evitar la enfermedad”, resalta el galeno, al mencionar que en estudios realizados en Europa se demostró que la acupuntura era el mejor tratamiento para usar de primera instancia en los casos de dolor de espalda, inflamaciones en las rodillas y migrañas.

De hecho, el médico especialista en acupuntura tradicional china explica que, en su caso, muchos pacientes llegan cuando ya han pasado por toda una serie terapias, bloqueos y otras modalidades sin sentir mejora, porque nadie los refiere al acupuntor, aun cuando los beneficios de esta terapia han sido comprobados como efectivos, con resultados a corta duración y poco costosos (incluso algunos planes la cubren), en comparación con las terapias tradicionales y los tratamientos más invasivos.

La ventaja de la acupuntura es que la terapia se va acumulando tratamiento tras tratamiento y no se pierde. “Cada terapia va mejorando y estabilizando, a diferencia de otros tratamientos, como por ejemplo, el bloqueo”, explica el doctor Figueroa Otero, al indicar que la acupuntura reequilibra el sistema energético, disminuye la inflamación y controla el dolor, mediante el uso de agujas o láseres. Esta también se puede combinar con otras estrategias, como la terapia física o los ajustes quiroprácticos.

Incluso en las personas que puedan continuar sufriendo dolores de espalda, los episodios de recurrencia se resuelven más rápido que en una persona que recibe medicamentos. Sin embargo, señala el doctor Figueroa Otero, hay casos en los que la cirugía tiene indicaciones absolutas, según establezcan un cirujano ortopédico o neurocirujano, pero cada caso es individual.

“Para la espalda, hay sitio para el quiropráctico, para la terapia de láser, para el ejercicio acuático, la acupuntura y otras modalidades, y muchas veces se pueden hacer combinaciones de terapia” para aliviar el dolor, recalca el médico.

Ajustes de salud

Por su parte, según comenta el doctor Colón Pérez, aunque la quiropráctica no es nueva, pues es una práctica con más de 120 años de existencia, muchas personas aún tienen sus reservas sobre esta, por lo que es importante conocer de qué se trata y sus beneficios, “ya que su función es encontrar la causa real por la que se manifiesta el dolor mediante ajustes (manipulaciones) de la columna vertebral u otras partes del cuerpo”, con el objetivo de corregir problemas de postura del cuerpo, aliviar el dolor y asistir en la capacidad natural del cuerpo de curarse a sí mismo, resalta el doctor en quiropráctica.

“Los quiroprácticos entramos un poco más profundo a buscar la causa del dolor y la mayoría de las veces lo podemos manejar a través de los ajustes porque muchos de los problemas vienen del sistema nervioso”, explica, al recalcar que, aunque el problema puede ser muscular, “su origen es nervioso porque los músculos no se contraen ni relajan, si no reciben esa información del sistema nervioso” y se va creando una cadena de fallas que terminan en el dolor de espalda.

Según la experiencia del quiropráctico, después de los ajustes o las técnicas utilizadas, muchas personas no solo se sienten mejor, sino que experimentan otros beneficios de salud que incluyen desde dormir mejor, hasta sentir menos estrés.

“Sabemos que la quiropráctica funciona y que científicamente se ha probado que una presión en un nervio o un mal alineamiento de una o varias vértebras es causa suficiente para que el cuerpo no funcione al 100% y las enfermedades y condiciones de salud empiecen a salir poco a poco”, recalca Colón Pérez, al mencionar que las técnicas de manejo quiropráctico pueden complementarse con otras modalidades de tratamientos naturales y homeopáticas para manejar la condición sin medicamentos ni efectos secundarios mayores.

Otras modalidades de tratamiento

Meditación

Terapia de conducta cognitiva

Mindfulness

Masaje terapéutico

Yoga

Vendaje deportivo

Terapia de láser frío

Terapia acuática

Aplicación de calor

Ultrasonido

Fuentes: Dr. Figueroa Otero, Dr. André Colón Pérez, NIH

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba