Loader
Alta prevalencia

Diabetes: la enfermedad no contagiosa de mayor impacto

Las cifras señalan que 23 de cada 100 personas en la isla padecen diabetes

Photo
La diabetes ha tenido una incidencia particularmente alta en la isla durante las pasadas décadas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Según el doctor Luis A. Pérez, presidente de la Junta de Directores de la Asociación Puertorriqueña de Diabetes (APD), la diabetes ha tenido una incidencia particularmente alta en la isla durante las pasadas décadas y, según datos del Departamento de Salud, los individuos más afectados son aquellos de baja escolaridad. Las cifras señalan que 23 de cada 100 personas cae en este segmento de la población. De acuerdo con el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (BRFSS, en inglés), la prevalencia autorreportada de diabetes en la isla para el 2014 fue de 15.7 %. Se estima que más de 500,000 personas en la isla sufren de esta enfermedad crónica, que representa un alto costo para los pacientes y para el sistema de salud. 

Sin embargo, el modelo actual de atención de salud representa, a su vez, un reto, de acuerdo con el  doctor Pérez, quien explica que  “está basado en interacciones esporádicas cara a cara entre el proveedor de servicios de salud y el paciente, lo que no considera las necesidades de las personas crónicamente enfermas. Por ello, aunque en Puerto Rico tenemos disponibles los tratamientos más innovadores, los pacientes no están alcanzando el control de su condición y sufren las consecuencias”, explica el también presidente de la firma de consultoría en salud FARO LLC, al indicar que la diabetes se ha convertido en la enfermedad no contagiosa de mayor impacto en la isla.

Una de las estrategias más importantes para mejorar el cuidado de la salud de los diabéticos y evitar las complicaciones de la enfermedad es colocar a los pacientes en el centro del sistema de cuidado primario, lo cual facilitaría que sus necesidades sean cubiertas, a la vez que se logra mantener su condición bajo control, expresa el doctor Pérez.

En opinión del doctor Pérez, se debe trabajar en conjunto con la comunidad, los proveedores de servicios de salud y las entidades sin fines de lucro para crear una red de apoyo para la población afectada.

En este aspecto, “durante los pasados 30 años, la APD se ha mantenido a la vanguardia de los esfuerzos educativos sobre la diabetes a través de eventos y programas de alcance comunitario”, recalca el doctor Pérez, para añadir que la misión de la organización es enfocarse en el desarrollo de actividades educativas de alto nivel centradas en la diabetes y en lo que implica esta condición y su tratamiento para los pacientes.

“La meta debe ser que tantos pacientes como sean posibles alcancen el control. Esto solo puede lograrse si tenemos unas guías claras en términos del progreso de los objetivos clínicos que los proveedores de salud deben medir consistentemente y continuar mejorando la información a los pacientes y a los proveedores de salud para alcanzar la meta común del control de la enfermedad”, concluye el doctor Pérez.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba