Loader
Una realidad que crece

El duro rechazo al enfermo mental

Gran parte de su sufrimiento viene de la marginación y el desprecio social que tiene que soportar

  • Por María de L. Martínez Taboas, MD/ Especial para Por Dentro
  • 13 AGO. 2017 - 07:00 AM
Photo
Se han identificado que los estigmas sociales que sufren estos pacientes son un problema adicional para los individuos con condiciones mentales y que afecta su recuperación. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Una de cada cuatro personas padece una enfermedad mental a lo largo de su vida. Usualmente, los trastornos mentales van asociados a un estrés significativo o a una discapacidad social, laboral o de otras actividades importantes en su vida. Según el Departamento de Salud de Puerto Rico, aproximadamente el 16% de los puertorriqueños entre los 18 a los 64 años cumplen criterios de algún trastorno mental leve, moderado o severo.

Es curioso que muchas personas no visiten de primera instancia a un profesional de salud mental sino al médico primario. Los trastornos mentales que se presentan mayormente a estas consultas tienden a ser trastornos de ansiedad y depresión. Estos diagnósticos son la tercera causa más común de visita ambulatoria al médico primario. Estas condiciones representan un serio problema de salud pública ante el alto grado de sufrimiento y ante la gran discapacidad funcional que llevan asociados.

En muchas ocasiones, la sociedad posee una imagen negativa de las personas con enfermedad mental. Gran parte del sufrimiento de estas personas viene del rechazo, la marginación y el desprecio social que tienen que soportar. La percepción social de la enfermedad mental está asociada al desconocimiento y a la falta de información de la condición, sustentada en prejuicios y discrimen social.

Estigmatizar es un trato injusto donde no se reconoce su igualdad en la sociedad y donde se restringen sus derechos. El estigma social tiene tres componentes. El primer estigma se relaciona con las creencias o estereotipos. Comentarios como “son personas violentas”, “no valen para trabajar” o “no puedes confiar en ellos”. Hay otro estigma que se relaciona con los sentimientos o prejuicios. “Me dan miedo”. “Me da aversión estar cerca de una persona que padece de salud mental”. El último estigma está relacionado a las acciones o discrimen. “No le daré trabajo”, “no quiero que se acerque a mi familia” o “no le dirigiré la palabra”.

Estos estigmas implican, entre otros, tener menos oportunidades laborales y deterioro de las relaciones personales, provocando en el individuo un aislamiento social que va en detrimento de su condición emocional.

También existe el autoestigma. El paciente interioriza el rechazo y decide no seguir luchando por sus metas u objetivos. Esto crea que se aísle aún más de la sociedad causando mayor deterioro de su condición. En el caso de pacientes con depresión, pueden interiorizar el rechazo a tal grado de no consultar con el médico sus síntomas porque sienten vergüenza de sentirse mal y de no poder afrontar su vida. Se discriminan a sí mismos y prefieren no hacer las cosas por temor al rechazo.

Se han identificado que los estigmas sociales que sufren estos pacientes son un problema adicional para los individuos con condiciones mentales y que afecta su recuperación. Por tal razón, hay que buscar alternativas para romper con estos. Es muy importante la educación a la comunidad de las condiciones mentales. De esta manera, podemos crear consciencia a la población de cómo ayudarlos y cómo integrarlos a la sociedad.

Tenemos que ser sensibles y entender que en cualquier momento alguna condición mental pude tocar a nuestros padres, hermanos, hijos, amigos e inclusive a nosotros mismos. Una manera de educar puede ser brindar charlas educativas en escuelas, trabajos y otros centros de comunidad para lograr un mayor conocimiento público sobre lo antes mencionado.

Al educar podemos ir rompiendo con estos estigmas sociales que tanto afectan la recuperación de los pacientes con alguna condición mental.

La autora es psiquiatra de adultos. Para información, llama a Hospitalización Parcial Sistema San Juan Capestrano Caguas al 787-745-0190, y 787-745-5131; Humacao al 787-285-7409, 787-850-838, con oficina privada en el edificio Gatsby oficina 200 Caguas, 787-407-1100.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba