Loader
Desórdenes neurológicos

¿Cómo se identifican y tratan los trastornos vinculados con temblores?

Hay diferentes tipos de trastornos del movimiento y los tratamientos varían, pero hay formas efectivas de lograr mejoría

Photo
Entre los trastornos se destacan síntomas como el temblor, rigidez, lentitud en los movimientos, alteraciones posturales y de la marcha, agarrotamiento de las extremidades y el tronco o deterioro del equilibrio. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La mayor parte de los trastornos de movimiento se diagnostican con el examen físico y la historia clínica del paciente, señala el neurólogo Ángel Viñuelas, aunque dice que hay algunos exámenes de imágenes y de laboratorios que también se utilizan. “Si son enfermedades muy raras o genéticas, se usan exámenes genéticos o de imagen para diagnosticarlos, pero la mayoría se identifica primero de forma clínica”, enfatiza el especialista en Parkinson y trastornos del movimiento.

Cabe resaltar que entre estos trastornos se destacan síntomas como el temblor, rigidez, lentitud en los movimientos, alteraciones posturales y de la marcha, agarrotamiento de las extremidades y el tronco o deterioro del equilibrio.

Por eso, Viñuelas resalta que el tratamiento y la forma de diagnosticar depende del tipo de enfermedad. Para el Parkinson, por ejemplo, indica que hay una prueba de imagen, DaTscan, que puede ayudar a distinguir esta enfermedad de otros trastornos del movimiento. Y, aunque hay medicamentos muy efectivos para su tratamiento, señala que hay un porcentaje de pacientes que no mejora significativamente con ellos. De la misma forma, el médico indica que hay ciertos fármacos que, a su vez, pueden causar temblores involuntarios y anormales cuando se toman por un tiempo prolongado, lo que en términos médicos se conoce como discinesias.

“La medicina más útil para el Parkinson, lo que cambió la historia de la enfermedad —y que este año se cumplen 50 años de que se usara por primera vez en una dosis que mejoró los síntomas— es la levodopa. La verdad es que para el Parkinson y muchas de estas enfermedades hay mucha investigación y cada vez hay más y mejores tratamientos”, puntualiza Viñuelas.

Sin embargo, también resalta que tanto para este mal como en otros similares, los pacientes tienen muchas otras dolencias de salud. Entre ellas: problemas de sueño, de tragado, estreñimiento, problemas de memoria y de ánimo.

“Pero existen los medicamentos para tratar todos esos efectos secundarios, al igual que las discinesias”, agrega el neurólogo.

Otra opción de tratamiento es la cirugía de estimulación profunda en el cerebro (DBS). Consiste en la implantación de un electrodo para controlar el movimiento, explica el doctor Viñuelas. Según dice, dentro de los movimientos involuntarios, la cirugía está aprobada para las distonías, el temblor esencial y Parkinson.

“La cirugía se basa en poner un pequeño electrodo en el cerebro que manda un impulso eléctrico, como un marcapasos, que cambia los circuitos del cerebro y hace que ese movimiento involuntario mejore. Es efectivo cuando se usa en el paciente correcto”, explica el médico.

Otro tratamiento nuevo que menciona es el gel intestinal de levodopa-carbidopa (dos medicamentos que se usan en el tratamiento de Parkinson), así como otra alternativa terapéutica en forma de parcho de dopamina que puede mejorar los síntomas, tanto del temblor y la rigidez como de la lentitud de los movimientos.

Mientras que los tics y otros temblores, dice Viñuelas, son más sencillos de tratar. Por ejemplo, comenta que la toxina botulínica o Botox se usa para muchos de ellos, como en las distonías, donde es el medicamento de elección. “Se inyecta en los músculos afectados y estos se relajan. Aunque no es la mejor opción para otros temblores”, advierte el neurólogo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba