Loader
Condiciones cardiovasculares

Factores de riesgo y terapia para el síndrome coronario agudo

La rápida acción terapéutica incluyendo la intervención percutánea, ayudan a limitar el daño que puede sufrir el corazón

  • Por Héctor J. Martínez González, MD FACC, Especialista en cardiología intervencional
  • 14 JUL. 2017
Photo
El evento, conocido como infarto cardiaco, puede provocar isquemia y posible pérdida de contracción del músculo cardiaco. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El síndrome coronario agudo (SCA) es la expresión mayor de la enfermedad vascular aterosclerótica, en donde ocurre una obstrucción total o parcial de las arterias coronarias que suplen oxígeno al músculo cardiaco. Este evento conocido como infarto cardiaco, puede provocar isquemia y posible pérdida de contracción del músculo cardiaco. La rápida acción terapéutica incluyendo la intervención percutánea, ayudan a limitar el daño que puede sufrir el corazón.

Un estilo de vida limitado por el bajo ejercicio y actividad física al igual que una alimentación no balanceada, pueden ser factores comunes asociados a eventos cardiacos pero más importante son las enfermedades sistémicas como la alta presión, diabetes mellitus y el descontrol de los lípidos. Un historial familiar de enfermedad cardiaca y ser fumador, son los dos factores más peligrosos.

Terapia novel antiplaquetaria

El enfoque temprano de terapia novel antiplaquetaria es primordial para inhibir el proceso primario que ocurre en un infarto cardiaco. El estándar de cuidado de terapia médica se ha enfocado en el trasfondo de uso de medicamentos como la aspirina en combinación con Clopidogrel, que disminuyen en un 20 % la probabilidad de que se repita un evento cardiaco durante el primer año de tratamiento. Nuevas terapias como el Prasugrel y el Ticagrelor han probado ser superiores al Clopidogrel.

Intervención percutánea

La intervención percutánea consiste en el uso de catéteres intravasculares por los cuales equipo médico sofisticado, incluyendo balones, “stents” o utilizados de forma invasiva para reestablecer el flujo directo a las arterias del corazón y así limitar el daño al músculo. La mayoría de estos procedimientos se hacen a través de una arteria, donde se prefiere en casos asociados a infarto cardiaco, el acceso radial (la arteria cerca de la mano) ya que existe menos riesgo de sangrado y la recuperación del paciente es mas rápida. Aunque existen múltiples usos de esta estrategia, es mayormente utilizada en infartos cardiacos y por cardiólogos intervencionales especializados en estos manejos.

Directrices basadas en evidencia

El manejo óptimo del SCA es basado en evidencia y utilizado por profesionales de la salud guiados por directrices del Colegio Americano de Cardiología y la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología, entre otros, los cuales apoyan con el máximo nivel de evidencia el uso de terapia médica óptima y el uso de la intervención percutánea temprana, cuando sea indicado.

El rol de la terapia médica y la intervención percutánea temprana han demostrado disminuir la muerte cardiovascular, ser más eficiente en su rol de limitar el daño al músculo del corazón y una pronta recuperación. A pesar de su conocida eficiencia, su acogida entre los pacientes ha sido limitada. Es por esto que es de mayor importancia conocer los hospitales cercanos al paciente, que ofrecen la intervención percutánea ya que con mayor rapidez de la intervención, más vidas podemos salvar.

El autor es profesor asociado de Medicina en la Universidad Central del Caribe y director del Departamento Cardiología del Mayagüez Medical Center.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba