Loader
Científicos señalan que esto podría revertirse

Habrá 4 veces más demencia en América Latina

Factores como el envejecimiento de la población, la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, una mala nutrición, el consumo de cigarrillos, el estrés y el sedentarismo serán algunos de los culpables de un pronóstico

  • Por El País / GDA
  • 09 JUL. 2018 - 10:41 AM
Photo
El control de la presión arterial podría ayudar a prevenir el desarrollo del alzhéimer. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

De aquí a mitad del siglo XXI, los casos de demencia en el planeta, con el alzhéimer en primer lugar, afectarán a 115 millones de personas, mientras que en América Latina el número de afectados se incrementará en cuatro veces.

Factores como el envejecimiento de la población, la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, una mala nutrición, el consumo de cigarrillos, el estrés y el sedentarismo serán algunos de los culpables de un pronóstico que, pese a todo, aún puede revertirse.

Así lo enfatiza un grupo de investigadores de la región, quienes se han enfocado en identificar factores de riesgo locales y medidas preventivas para reducir su impacto en la población latinoamericana. Sobre todo considerando que las cifras ya la desfavorecen: mientras la prevalencia mundial de demencia en mayores de 60 años es de 5,2%, en esta parte del continente llega a 6,5%.

"En estos países hay un aumento de la expectativa de vida y del número de personas de mayor edad, y es conocido que el principal factor de riesgo de las demencias es la edad", precisa la neuróloga chilena Andrea Slachevsky, subdirectora del Centro de Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo (GERO).

Ella es una de las investigadoras que integran un grupo de neurocientíficos de Argentina, Brasil, Colombia y Perú, además de Australia y Escocia, que participaron en un estudio sobre demencias en América Latina, publicado en la revista Neurology. El trabajo fue liderado por el científico argentino Agustín Ibáñez, director del Instituto de Neurociencia Cognitiva y Traslacional de Argentina, e investigador de la Universidad Adolfo Ibáñez.

A la mayor edad se suman otros factores de riesgo que hacen más vulnerables a los latinoamericanos, como "la persistencia de enfermedades infecciosas, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes. En similar medida, el alcoholismo, el consumo de cigarrillos, la dieta inadecuada, el estrés, las condiciones socioeconómicas desfavorables y el bajo nivel de actividad física", precisa Ibáñez.

Otro factor relevante en la región son los bajos niveles educativos y el analfabetismo.

"Una de las cosas que protege de tener una enfermedad neurodegenerativa es un buen nivel educacional. A igual daño, una persona con más años de estudio va a estar en mejores condiciones", explica el doctor Homero Gac, presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile.

Chile, Argentina y Costa Rica son los únicos países que cuentan con un plan nacional de demencia. Pese a ello, aún es necesario implementar mejoras, dice Slachevsky. Eso hace que, como en el resto de Latinoamérica, haya demoras en el diagnóstico y en el acceso al tratamiento.

Junto con el diagnóstico del problema, los expertos identificaron una serie de medidas que se pueden adoptar para prevenir o reducir el impacto de estas patologías, como el control de la hipertensión, mayor actividad física, mejoras en educación y nutrición.

"Resulta ineludible anticiparnos, desarrollando estrategias locales y regionales para abordar el desafío que nos impone la demencia", dice Ibáñez. Para ello, ya comenzaron un trabajo a nivel regional que incluya, por ejemplo, promover vías de colaboración para el estudio de las demencias en la población latinoamericana.

Para contar con más y mejor información sobre las demencias en América Latina, varios centros de la región ya están trabajando en un programa que cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el centro Fondap GERO. Además de promover políticas públicas en cada país, uno de sus objetivos es desarrollar una plataforma informática para llevar un registro de casos que pueda ayudar a generar datos útiles para planificar políticas públicas, por ejemplo. Asimismo, el proyecto también considera generar material que permita capacitar al personal de salud en el diagnóstico y atención de los pacientes.

Los especialistas aseguran que la presencia de enfermedades infecciosas, cardiovasculares así como la diabetes, el tabaquismo, el alcoholismo y otras condiciones hacen que la demencia crezca.

Fomentar la educación y combatir el analfabetismo es clave, debido a que la educación protege al cerebro de las enfermedades neurodegenerativas, según aseguran los expertos.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba