Loader
Es importante acudir a la sala de emergencias

¿Cómo diferenciar un ataque de pánico de un ataque cardíaco?

Muchas veces es muy difícil hacer el diagnóstico diferencial

  • Por La Nación / GDA
  • 06 JUL. 2018 - 12:57 PM
Photo
Un ataque de pánico y un ataque cardíaco tienen muchas cosas en común pero hay algunos detalles que los diferencian. (Shutterock)
  • Compartir esta nota:

En el medio de la noche me desperté exaltada por un dolor intenso en el lado izquierdo de mi cuerpo. Tenía esa parte adormecida, no podía sentir mi brazo ni mi pierna izquierda, solo un dolor punzante en el pecho acompañado de náuseas. Caminé por la habitación, pensé en otra cosa, lloré... pero, el dolor y el sentimiento de angustia no pasaban. Me desesperé, ¿acaso estaba por tener un ataque cardíaco? Nunca había sentido algo así...

Parecidos, pero no iguales

El médico de emergencias que me atendió me dijo que estaba acostumbrado a casos como el mío. Al parecer, somos muchos los que dudamos de si se trata de un ataque cardíaco o una crisis de pánico. Y las dudas estarían fundamentadas, porque ambos comparten varios síntomas.

"El infarto se manifiesta con un dolor opresivo en la zona retro retroesternal (la zona de la corbata) que puede irradiarse al hombro y brazo izquierdos, al cuello, a la mandíbula y a la espalda. Dura desde minutos hasta horas, y puede acompañarse de sudoración fría. El ataque de pánico o crisis de ansiedad comparte casi todos estos síntomas, muchas veces es muy difícil hacer el diagnóstico diferencial", cuenta el doctor Claudio Higa, secretario de la Sociedad Argentina de Cardiología y jefe de Cardiología del Hospital Alemán.

¿Cómo diferenciarlos?

Si bien los síntomas son muy similares, los casos de ataque de pánico, suelen asociarse frecuentemente con episodios de hiperventilación (respiración frecuente), palpitaciones y sensación de temores, aclara el experto. Además, un ataque de pánico ocurre espontáneamente o un evento estresante puede desencadenarlo, pero no representaría un peligro inmediato. Un ataque al corazón, sin embargo, es peligroso y requiere atención médica inmediata, aclara la Asociación de Ansiedad y Depresión de América (ADAA, por sus siglas en inglés).

Urgente al médico

Si se presentan los síntomas mencionados, hay que acudir a sala de emergencias de inmediato. Allí deberían realizar dos estudios complementarios: un electrocardiograma y un análisis de laboratorio.

"Si es un infarto, el electrocardiograma muestra un patrón anormal y los análisis de laboratorio, una elevación anormal de marcadores de lesión cardíaca", explica Higa. En cambio, si se trata de un ataque de pánico, el electrocardiograma daría un resultado normal al igual que los resultados de marcadores de lesión cardíaca del laboratorio. Si bien el diagnóstico de ataque pánico o crisis de ansiedad debe ser realizado por un profesional del área de la salud mental, su sospecha puede surgir a partir de obtener resultados normales en estos estudios complementarios tras un episodio de crisis, aclara el profesional.

Ataque cardíaco: atención a estos síntomas

Si bien en algunos casos los infartos aparecen sin aviso previo, otras veces son precedidos de episodios de angina o dolores de pecho breves, al caminar o en reposo. También, por una sensación de cansancio constante sin explicación, explica el médico. Además, los indicios pueden variar entre hombres y mujeres.

Para ambos, el síntoma de ataque cardíaco más común es el dolor o malestar en el pecho. Pero, las mujeres son algo más propensas a experimentar dificultad para respirar, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula, indica la Sociedad Americana del Corazón.

Más relacionados de lo que creemos

Como si el vínculo entre ambos no fuera lo suficientemente estrecho, investigaciones recientes sugieren que las personas menores de 50 años que recibieron un diagnóstico de ataque de pánico, tendrían mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca o de sufrir un ataque cardíaco, según la ADAA. Por eso, es muy importante estar atentos a los síntomas y consultar con un médico de inmediato.

Ah, y les debo el final de mi anécdota. Lo mío estuvo relacionado a un ataque de ansiedad, producto de mucho estrés.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba