Loader
Nuevos hallazgos

La apnea del sueño puede ser un factor de riesgo para la demencia

Un nuevo estudio arrojó que esta disminución de oxígeno se asocia con cambios en la estructura del cerebro, que también se observan en las primeras etapas de la demencia

  • Por El Mercurio / GDA
  • 05 JUL. 2018 - 10:04 AM
Photo
En los últimos años los investigadores han reconocido que diversos trastornos del sueño también son factores de riesgo para la demencia. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Se sabe que la apnea obstructiva del sueño, trastorno donde se interrumpe la respiración mientras se duerme o se respira de forma superficial o muy lenta, reduce los niveles de oxígeno en la sangre.

Ahora, un nuevo estudio arrojó que esta disminución de oxígeno se asocia con cambios en la estructura del cerebro, que también se observan en las primeras etapas de la demencia, lo cual indica que quienes sufren de esta alteración del sueño podrían estar en riesgo de deterioro cognitivo.

El trabajo, realizado por investigadores de la Universidad de Sydney, en Australia, se publica en la revista médica European Respiratory Journal.

"Entre 30 y 50% del riesgo de demencia se debe a factores modificables, como depresión, presión arterial alta, obesidad y tabaquismo. En los últimos años, los investigadores han reconocido que diversos trastornos del sueño también son factores de riesgo para la demencia. Queríamos ver específicamente la apnea obstructiva del sueño y sus efectos sobre el cerebro y las capacidades cognitivas", dijo Sharon Naismith, autora principal de la investigación y profesora de Neurocirugía clínica de la Universidad de Sydney.

Su equipo examinó a un grupo de 83 personas, de entre 51 y 88 años, que habían visitado a su médico por preocupaciones sobre su memoria o estado de ánimo.

Los participantes asistieron a una clínica de sueño, donde fueron monitoreados durante la noche para medir sus signos de apnea del sueño mediante polisomnografía. Esta técnica registra la actividad cerebral, los niveles de oxígeno en la sangre, la frecuencia cardíaca, la respiración y los movimientos.

Además, a cada participante se le realizó una resonancia magnética para medir las dimensiones de diferentes áreas del cerebro.

El estudio arrojó que los pacientes que tenían bajos niveles de oxígeno en la sangre mientras dormían producto de la apnea, tenían un grosor reducido en los lóbulos temporales izquierdo y derecho del cerebro, un área conocida por ser importante para la memoria y por estar afectada en quienes sufren demencia.

"Esa zona de la corteza del hipocampo está adelgazada en los pacientes que tienen alzhéimer", explica el doctor Roque Villagra, neurólogo y miembro del Centro de Gerociencia , Salud mental y Metabolismo (GERO).

"Este estudio concuerda con otros hallazgos que han sugerido que la apnea del sueño, que se puede manifestar por ronquidos, es un factor de riesgo para desarrollar demencia, básicamente alzhéimer, pero también de tipo vascular, por su relación con la obesidad", comenta Villagra, quien recomienda visitar a un médico en caso de experimentar un sueño poco reparador.

Según la profesora Naismith, su investigación sugiere que se debe evaluar la apnea en los adultos mayores. "También deberíamos preguntarles a los que asisten a las clínicas del sueño sobre su memoria y habilidades de pensamiento, y llevar a cabo pruebas cuando sea necesario", aconseja la especialista.

"Esta investigación muestra que diagnosticar y tratar la apnea sería una oportunidad para prevenir el deterioro cognitivo antes de que sea demasiado tarde", advirtió.

Si bien este trabajo muestra un mecanismo de enlace entre ambas afecciones, es importante recordar que existen mecanismos para evitar el desarrollo de la apnea, opina Andrea Aliverti, director de la Sociedad Respiratoria Europea.

"Medidas como dejar de fumar y perder peso pueden reducir el riesgo de su aparición", asegura.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba