Loader
Investiga la metástasis

Promesa contra el cáncer de senos

Una investigación realizada en suelo boricua y apoyada por Susan G. Komen Puerto Rico se acerca más a un posible e innovador tratamiento contra el cáncer metastásico de seno

Photo
El problema con la metástasis es que una vez la enfermedad sale del órgano principal, no se considera curable. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

También clasificado como cáncer de seno en estadio 4, el cáncer metastásico de seno es una posibilidad que está latente en todas las pacientes que sufren o han sufrido de cáncer de seno y, en la isla, es la principal causa de muerte entre las mujeres diagnosticadas con este tipo de cáncer.

Cifras del Registro Central de Cáncer de Puerto Rico señalan que el cáncer de seno es el más diagnosticado entre las mujeres de la isla. De hecho, basándose en los datos históricos del período comprendido entre 2008 y 2012, se estima que 1 de cada 11 mujeres va a ser diagnosticada con esta enfermedad en algún momento de su vida.

Son estas estadísticas las que mueven a Susan G. Komen Puerto Rico (SGKPR) a trabajar activamente para eliminar las barreras de accesos a servicios de salud y apoyar a las pacientes, a los cosobrevivientes y a los familiares durante todas las etapas de la enfermedad. Con un 18.7 %, el cáncer de seno es la causa más común de muerte de la mujeres en Puerto Rico.

“Nuestro esfuerzo y el trabajo voluntario de todo el grupo de personas maravillosas de la organización se traduce en proyectos de ayuda al paciente con la esperanza de que tenga una mejor calidad de vida un mejor tratamiento y la posibilidad, en algún momento, de encontrar la cura”, dice Maribel Villegas, presidenta de la Junta de Directores de SGKPR, al destacar “que hacemos algo que tiene un significado enorme, ya sea desde apoyar a una paciente en un diagnóstico, llevándola a un centro de tratamiento; ayudándola a pagar el agua, la luz o la radioterapia, o diciéndole que estamos trabajando para curarla”.

Esta es, quizás, una de las noticias más alentadoras, ya que, en estos momentos, la organización apoya varios programas y proyectos que van desde proveer pruebas de cernimiento y diagnóstico libres de costo, así como ofrecer asistencia económica en el pago de quimioterapia, radioterapia, medicamentos y transportación, hasta brindar apoyo emocional, psicológico y nutricional a la paciente. Muchos de estos servicios se extienden a sus cosobrevivientes y familiares, explica, por su parte, Amarilis Reyes, directora ejecutiva SGKPR, al recalcar que la belleza de esta organización radica, precisamente, en que “permite reunir diferentes organizaciones sin fines de lucro con diferentes misiones y visiones, pero trabajando juntas contra el cáncer de seno, que es el cáncer más diagnosticado en la mujer en Puerto Rico”, abunda.

La metástasis de cáncer de mama: foco de investigación local

Si bien existen múltiples teorías que explican el mecanismo por el cual se genera la metástasis del cancer de seno, la realidad es que todavía falta mucho por conocer.

“Básicamente, metástasis es la presencia del cáncer fuera del órgano donde se originó. En el caso del cáncer de seno, es cáncer de seno, pero fuera del seno y de su axila”, explica la doctora Viviana Negrón, cirujana oncóloga, miembro de la Junta de Directores de SGKPR y directora del Programa de Ayudas de la organización.

“El problema con la metástasis es que una vez la enfermedad sale del órgano principal, no se considera curable”, detalla la cirujana, quien añade que aunque la enfermedad es tratable, no se puede decir que puede ser curada.

Cuando el cáncer de seno se detecta en etapa temprana, la probabilidad de sobrevivencia del paciente es bastante alta, entre un 95 hasta un 99%. Una vez se da la metástasis puede bajar a alrededor de un 20%”, explica, por su lado, Linette Castillo-Pichardo, Ph.D., catedrática asistente adjunta del Departamento de Bioquímica del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico y catedrática asistente del Departamento de Patología y Medicina de Laboratorio de la Universidad Central del Caribe, a la vez que resalta que hay muchas drogas que atacan el tumor primario, por lo que la prognosis es buena cuando el cáncer de seno es primario. Añade, además, que hay distintos grupos que investigan proteínas que pueden ser importantes en las cascadas de señales celulares que se dan en la metástasis.

La doctora Castillo-Pichardo es parte del grupo de investigadores que, junto a la doctora Suranganie Dharmawardhane Flanagan, catedrática asociada del Departamento de Bioquímica del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, han desarrollado una droga para inhibir la proteína Rac, que se sabe que es muy importante para los procesos de migración e invasión celular que son clave para que se dé la metástasis. Mediante este proyecto, que ha sido financiado, en parte, por SGKPR, desarrollaron la molécula Ehop-016, la cual ya ha sido probada en distintas líneas de células de cáncer de seno en modelos animales.

También trabajan con derivados de esa molécula inicial, buscando inhibidores de Rac que funcionen en concentraciones aún más bajas que permitan evitar la toxicidad y mejorar la biodisponibilidad de la droga, entre otros aspectos importantes que deben ser evaluados antes de entrar en las siguientes etapasa de estudio. En este proyecto colaboran, también, los doctores Eliud Hernández y Cornelis Vlaar, de la Escuela de Farmacia del Recinto de Ciencias Médicas, de la Universidad de Puerto Rico.

“Estamos cada vez más cerca y encaminados a lo que sería obtener el permiso de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés) para poder realizar estudios clínicos mediante una solicitud de Investigación de Nueva Droga (IND, en inglés)”, dijo la doctora Dharmawardhane Flanagan.

“Esto requiere que un tercero valide lo que ya nosotros hemos hecho. Pero, estamos buscando fondos para hacerlo porque la meta principal es que esta droga llegue a los pacientes con cáncer del seno y sea de beneficio para ellos”, resalta la doctora Castillo-Pichardo, al mencionar que este paso puede tomar algunos años más.

Los miembros de la Junta de Directores de SGKPR y las investigadoras confían en que, eventualmente, esta droga cambie de manera significativa el panorama para las pacientes con cáncer metastásico del seno, pues, los resultados de las pruebas en animales han sido consistentes y se alinean al propósito de la organización y de los investigadores de tratar subtipos de cáncer de seno más avanzados.

“Esta molécula se ha probado en diferentes concentraciones y en diferentes subtipos de cáncer de seno, como triple negativo, HER2 y sobreexpresión de la proteína HER2, y el resultado ha sido similar”, logrando, principalmente, inhibir la proteína Rac y otras proteínas que se activan a raíz de la activación de Rac, lo cual bloquea la metástasis del cáncer de mama, impidiendo que las células malignas salgan del tumor primario y se establezcan en otras partes del cuerpo, explica la doctora Castillo-Pichardo.

Debido a que la enfermedad a nivel molecular cambia muchísimo a medida que va progresando y eso es, en parte, lo que la hace tan difícil de tratar una vez que se llega a la etapa metastásica, una droga como la desarrolla por el equipo de la doctora Dharmawardhane Flanagan tiene el potencial de dar paso a terapias dirigidas que puedan curar formas agresivas de cáncer metastásico de cáncer de seno.

“De hecho, vemos que, preferentemente, el efecto es en modelos de cáncer de seno más avanzados,  que es lo que estamos buscando. Vimos que no solo se inhibe el crecimiento del tumor primario sino que también se inhibe la metástasis, que fue para lo que se diseñó. Además, no hemos visto que sea altamente tóxico en los animales en los que hemos probado el compuesto”, reitera la doctora Castillo-Pichardo.

Villegas, quien es también sobreviviente de cáncer de seno, menciona que pretenden “energizar la ciencia en la búsqueda de la cura de la enfermedad a través de proyectos como este”. Esto forma parte de las metas de SGK tanto en Puerto Rico como a nivel nacional, mediante las cuales se busca reducir la mortalidad por cáncer de seno en un 50% en los próximos 10 años.

“Esta es una meta muy agresiva y surge la oportunidad de que Komen Puerto Rico pueda abrirse a financiar proyectos que vayan dirigidos a trabajar con la metástasis de cáncer de seno. En el 2015 surgió la solicitud del proyecto de la Dharmawardhane Flanagan y en el 2017 financiamos una segunda partida”, dice Villegas, al señalar que están abiertos a evaluar otros proyectos con estas miras, pero que la potencial droga bajo estudio “salga de Puerto Rico y sea con fondos trabajados y sudados por voluntarios de Puerto Rico es más maravilloso aún”.

“La investigación que están haciendo es una aportación de esta islita para el mundo y nos pondría en el mapa, aparte de que les cambiaría la vida a muchas pacientes”, recalca la doctora Eva Cruz, radióloga, miembro de la Junta de Directores de SGKPR y parte del Comité de Educación de la organización, mientras que Sandra Sevillano, quien, además de miembro de la Junta de Directores de SGKPR es terapeuta de linfedema, destaca que, como sobreviviente y profesional de la salud, tiene la esperanza “de que sea aquí, o en cualquier parte del mundo, se pueda detener la enfermedad. Esa es la esperanza que tenemos todos; que nadie más muera por cáncer”.

“De mi parte, aporto un granito de arena para que el estudio se dé porque trabajo directamente con el Race for the Cure, que es uno de los eventos que más fondos recauda. También me siento orgulloso de la organización porque veo que el dinero que se está recaudando está yendo a diferentes grants que están trabajando con lo que nosotros creemos, que es erradicar la enfermedad y que las personas que ya la tienen tengan una mayor esperanza de vida y, si es posible, eliminar la enfermedad de su cuerpo”, dice Henry Cintrón, miembro de Junta de SGKPR y director 2018 de la emblemática carrera.

“Ese es el rol de las organizaciones sin fines de lucro en Puerto Rico, especialmente en estos momentos. Es importante resaltar que SGKPR, siendo una organización sin fines de lucro, no solamente apoya en la necesidad inmediata, sino también a largo plazo. Ahí está la importancia de ese recaudo; de ese evento; de esa actividad; de la botellita con la tapita rosada; de la camisa rosada. Todos esos pequeños esfuerzos hacen posible que estemos aquí para asistir a la paciente diagnosticada hoy y a las que son y serán diagnosticadas en algún punto con la enfermedad, sino también a sus futuras generaciones”, finaliza diciendo Amarilis Reyes.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba