Loader
Importante la planificación

11 consejos para los viajeros diabéticos

Cuando se viaja, las emociones se alteran más, por lo que, probablemente, deban monitorear más a menudo sus niveles de azúcar

Photo
Las personas diabéticas deben llevar medicamentos para 15 días o más, pues uno nunca sabe qué pueda pasar. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Tener diabetes no debe ser una excusa para no querer viajar. Son muchísimas las personas alrededor del mundo que tienen este padecimiento y realizan viajes diariamente, ya sea por placer o negocios. Lo importante es la planificación y estar dispuesto a experimentar cambios en su rutina, para controlar y monitorear su glucosa en sangre durante el viaje, especialmente si se utiliza insulina.

Brenda Padilla, directora ejecutiva de la Asociación Puertorriqueña de Diabetes, ofrece varios consejos que necesitan conocer las personas con diabetes para asegurarse de que sus viajes sean más seguros.

Lo que debe saber antes

“Lo primero que una persona con diabetes debe saber es hacia dónde va a viajar. Debe informarse sobre cómo es el clima del lugar que va a visitar, conocer dónde se va a hospedar, para saber qué servicios cuenta esa hospedería y qué farmacias u hospitales tiene cerca”, indica Padilla.

Otro consejo de la directora ejecutiva es que, antes de viajar, hable con su médico endocrinólogo para que le dé recomendaciones y le indique si necesita hacer algún cambio en el manejo de sus medicamentos. “Llame también a su seguro médico, para ver qué le cubre y los proveedores de salud que debe ir, de pasar algo durante el viaje”, agrega.

Además, alega Padilla, que la persona con diabetes debe llevar consigo, una copia de sus últimos laboratorios, una receta de sus medicamentos “pues uno nunca sabe qué puede ocurrir”, información  de sus proveedores médicos y una identificación que indique que padece de la condición. 

También recomienda que lleve un kit de glucagón. “Eso es una inyección para bajones de azúcar en caso de emergencia. Todas las personas con diabetes, especialmente las que se inyectan insulina, deberían tener, al menos, un envase de glucagón y adiestrar a alguna persona cercana a ellos para que sepa cómo y cuándo administrárselo en caso de necesidad”, sostiene Padilla.

Igualmente, debe llevar otras alternativas para bajones de azúcar como pastillas o gel. “Es importante que sean hidratos de carbono de absorción rápida”, añade.

Cargar con medicamentos para tratar las diarreas y vómitos y así evitar deshidratación, en caso de  que alguna comida lo indisponga.

Al momento de empacar

“Coloque sus medicamentos en un bultito, en su maleta de mano, siempre consigo. Entre estos, es imprescindible que tenga su insulina o medicamentos orales (pastillas), monitor de glucosa, lancetas y tirillas, entre otros. Debe llevar medicamentos suficientes, como para 15 días o más, pues uno nunca sabe qué pueda pasar”, recalca Padilla.

Durante la travesía

“Cuando viajamos nuestras emociones se alteran más, por lo que, probablemente, una persona con diabetes tiene que monitorearse más a menudo el nivel de azúcar”, manifiesta Padilla.

Dice que, es importante que durante el viaje, se cuide bien la piel y los pies, como deben hacerlo siempre todas las personas con diabetes. “Mantengan su piel siempre humectada y los pies protegidos con zapatos cerrados y medias. Nunca ande descalzo”, subraya Padilla.

Advierte, que la persona con diabetes debe estar consciente de su alimentación, en todo momento, durante su viaje. “El estar de viaje no quiere decir que uno se va a olvidar de su dieta, y que va a estar por la libre. Todo lo que contrario, es cuando más pendiente tiene que estar que lo que come no sea demasiado diferente a lo que ingiere habitualmente y que los condimentos no sean muy distintos. Es cuando más debemos cuidarnos, especialmente si estamos en un país extranjero”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba