Loader
Todos estamos a riesgo

Hazte la prueba del VIH

Conocer tu estatus es una responsabilidad de salud y vida para ti y los tuyos

Photo
Lo importante es conocer que existen diversas modalidades de pruebas disponibles. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

“El VIH no discrimina”. Sin embargo, no importa cuántas veces se repita esta aseveración, aún persiste entre muchas personas la duda y el miedo de conocer su estatus.

Sin embargo, hoy, más que nunca, saber si eres VIH+ o no, es un proceso sencillo que te permitirá tomar las riendas de tu vida y de tu salud.

“La realidad es que debemos comenzar partiendo de la premisa de que todos podemos estar a riesgo de adquirir la condición del VIH porque todos somos seres sexuales. No es algo que pertenece a unos grupos particulares”, dice Michael Pagán Castañer, coordinador de comunicación en salud del Centro Ararat.

“Sabemos lo que hacemos nosotros, pero no sabemos lo que hace la persona con la que estamos; por eso, hay que convertir el proceso de la prueba en uno rutinario, destigmatizarlo y normalizarlo; que la prueba se promueva como un paso más para trabajar el cuidado de la salud”, añade Pagán Castañer.

Al menos una vez al año, pero…

Al destacar que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), así como las entidades de salud a nivel nacional y local promueven que la prueba se realice de forma rutinaria al menos una vez al año, Pagán Castañer es enfático al señalar que esa regularidad dependerá de las circunstancias particulares de cada individuo y del proceso de autoevaluación que haga en conjunto con el profesional de la salud para evaluar sus factores de riesgo personales.

“Si en ese proceso de evaluación junto con el profesional de la salud identificas que te encuentras a un mayor riesgo de adquirir la condición de VIH o alguna otra infección de transmisión sexual, se recomienda que la prueba pase a ser más recurrente, desde cada 3 meses hasta cada seis”, dice.

Asimismo, define que una conducta de alto riesgo dependerá de la evaluación individual y de diversos factores que incluyen desde el uso intermitente e incorrecto de los condones y tener múltiples parejas sexuales, hasta estar con personas que no conocen su estatus de VIH o con parejas anónimas, entre otros. Los CDC también añaden que tener relaciones sexuales bajo la influencia del alcohol o de las drogas puede disminuir las inhibiciones y hacer que corras mayores riesgos sexuales.

Varios tipos de pruebas

Los CDC recomiendan que todas las personas entre los 13 y los 64 años de edad se hagan la prueba del VIH al menos una vez, o más seguido, si existe un riesgo aumentado. Para ello, existen varios tipos de prueba para detectar el virus:

Prueba EIA o ELISA: por lo general, hay que esperar entre varios días y dos semanas para obtener los resultados. Si los resultados son positivos y se demuestra la presencia de anticuerpos contra el VIH, se realiza una inmunotransferencia, conocida como Western Blot.

Inmunotransferencia: si la prueba EIA o ELISA es positiva, los resultados se confirman con esta prueba de sangre.

Pruebas rápidas: estas son una alternativa rápida y precisa. Estas también deben confirmarse mediante una prueba de venopunción.

Pruebas caseras: hay muchas pruebas del VIH caseras que pueden adquirirse sin receta médica o por Internet. Solo la llamada "Home Access Kit", está aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés).

“Dentro de las pruebas rápidas de VIH hay distintas modalidades”, explica Pagán Castañer, quien recalca que la confiabilidad de estas pruebas sobrepasa el 99%.

“Hay pruebas cuyos resultados te los dan tan rápido como en un minuto y es una de la que nosotros hacemos aquí en la clínica. Así que si hay un preliminar positivo, se hace una prueba confirmatoria de venopunción que se envía a laboratorio. Un falso positivo es muy raro con estas pruebas”, destaca. Añade que las pruebas rápidas miden “los anticuerpos del VIH que puedan estar en el organismo por lo menos de 4 a 6 semanas para ser detectables. Otra prueba rápida mide antígenos y anticuerpos, que están en el organismo en 14 días, y ofrece el resultado en 20 minutos.

“Así de avanzada está la modalidad de las pruebas rápidas. No tenemos que esperar un mes luego de habernos expuesto. Ya en dos semanas, si hay antígenos del VIH en el cuerpo, estas pruebas los van a detectar”, señala Pagán Castañer, mientras recalca que toda prueba rápida positiva requiere una muestra confirmatoria por venopunción.

Dependiendo de la modalidad de la prueba, el período de tiempo en el que el VIH está en el organismo pero en el que la prueba no puede detectar (período ventana), se puede reducir, permitiendo dar el tratamiento oportuno más rápidamente. 

“Ese es un aspecto que el participante puede discutir más a fondo con el médico y el profesional de enfermería encargado de hacer la prueba, y orientarse sobre las distintas opciones. Lo importante es que conozca las modalidades disponibles y que sepa que existen”, explica, para añadir que, en el caso del Centro de Ararat, las personas pueden acudir a las clínicas en San Juan, Ponce, Juana Díaz y Arecibo para hacerse la prueba sin orden médica y sin hacer cita, ya que reciben walk-ins en los horarios establecidos.

“La prueba es gratis para todo el mundo. Lo que queremos es hacer el manejo y la prevención del VIH más accesibles”, dice Pagán Castañer.

Indetectable = Intransmisible

La meta actual es que las personas que viven con el VIH sigan su tratamiento al pie de la letra para lograr suprimir la carga viral y llegar a niveles indetectables del virus, evitando su transmisión.

“Esto significa que una persona que vive con VIH, pero que está en tratamiento y cuya carga viral es indetectable, no es un riesgo en la transmisión del virus”, subraya Pagán Castañer, al reiterar la importancia de la adherencia a la terapia antirretroviral y de otras medidas de prevención la educación y la utilización correcta de barreras de prevención, como el condón. Además de estas estrategias, hacerse la prueba de VIH es, quizás, la táctica de salud mayor impacto.

Castañer agrega que igualmente importante es realizarse pruebas para detectar otras infecciones de transmisión sexual (ITS), ya que las mismas circunstancias que aumentan riesgo de contraer una ITS también aumentan tu riesgo de contraer el VIH.

Hacerse la prueba es esencial

Todos estamos propensos a contagiarnos con el VIH, pero, para diagnosticarlo “es necesario hacerse la prueba de forma rutinaria y, si da un resultado positivo, enlazar al paciente a un tratamiento temprano lo más rápido posible", menciona, finalmente Pagán Castañer.

Día Nacional de la Prueba del VIH

El Día Nacional de la Prueba del VIH, que este año se celebra el miércoles, 27 de junio de 2018, es una ocasión anual para animar a las personas a hacerse la prueba del VIH. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todas las personas entre los 13 y los 64 años de edad se hagan la prueba de detección del VIH por lo menos una vez como parte de su rutina de salud.

El Centro Ararat se unirá a otras organizaciones para complementar los esfuerzos del Departamento de Salud en Plaza Las Américas, entre el 26 y 30 de junio.

El 27 de junio declarado como el Día Nacional de Hacerse la Prueba Centro Ararat celebrará dos actividades concurrentes en Ponce y San Juan. En Ponce, las pruebas de VIH se realizarán en Plaza del Caribe en el horario de operaciones del centro comercial (9:00 a.m. a 9:00 p.m.). En San Juan, las pruebas se harán en la plaza del complejo residencial La Ciudadela (Santurce), de 4:30 a 9:30 p.m.

Centro Ararat

Es una organización privada sin fines de lucro de medicina primaria fundada en el 2001 que tiene clínicas y proyectos en San Juan, Ponce, Juana Díaz y Arecibo, que también brinda particular atención a todo lo que tiene que ver con el manejo y el tratamiento de VIH. Promueve la educación y la prevención de salud en un ambiente inclusivo, que respeta la libertad y diversidad del ser humano. Ofrece servicios de medicina general, medicina interna, medicina de familia, infectología, psicología, nutrición, enfermería, laboratorios, farmacia, manejo de caso clínico y de apoyo, PrEP, pruebas de VIH e ITS, buprenorfina, terapia hormonal y evaluación médica para población trans.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba