Loader
Toma precauciones

Que el exceso de fútbol no sea perjudicial para tu salud

Ver un partido de fútbol estresante duplica el riesgo de un evento cardiovascular agudo

  • Por El Tiempo / GDA
  • 14 JUN. 2018 - 10:45 AM
Photo
De existir factores de riesgo coronario o antecedentes de enfermedades en el corazón, la posibilidad de desencadenar eventos agudos a este nivel se aumenta. (EFE/José Méndez)
  • Compartir esta nota:

El fútbol es considerado el mayor espectáculo del mundo y, como tal, promueve todo tipo de emociones, pocas de ellas neutras. De hecho, el Mundial que comienza hoy en Rusia será para algunos una simple curiosidad; para otros, una motivación para divertirse y pasar el rato, y para los fanáticos y apasionados, un generador de sensaciones buenas o malas, ligadas a los resultados.

En estos casos, la tensión arterial se eleva, los latidos del corazón y la respiración se aumentan, además de que se promueve una distribución de la sangre a órganos más vitales como el cerebro, el hígado y el riñón, lo cual se refleja en palidez, irritabilidad, pérdida de la empatía y agresión.

“Es el caso de los hinchas energúmenos, que no disfrutan sino que sufren durante los partidos”, apunta el psiquiatra Rodrigo Córdoba. El problema es que en estos casos, de existir factores de riesgo coronario o antecedentes de enfermedades en el corazón, la posibilidad de desencadenar eventos agudos a este nivel se aumenta, por lo que hay que tomar medidas y evitar este tipo de emociones en dichas personas, según dice el cardiólogo Gabriel Robledo.

No se trata, de ninguna manera, de que no vean los partidos o no vayan al estadio, sino de que tomen las cosas con tranquilidad, que no abandonen los tratamientos. Y en casos extremos, si creen que el espectáculo les genera angustia, que pidan una recomendación de su médico. Esto para no sufrir”, agrega Robledo.

A tomar precauciones

Un estudio publicado en el 2008 en la revista científica New England Journal of Medicine confirmó lo que muchos pensaban: que el fútbol puede ser un factor de riesgo de eventos cardiacos para personas con antecedentes. Y, concretamente, por partidos de una selección durante una copa del mundo.

En el 2006, cuando Alemania recibió la cita global, un equipo de investigadores liderado por Ute Wilbert-Lampen decidió examinar la relación entre el estrés emocional y la incidencia de eventos cardiovasculares. Para ello, siguieron los eventos cardiacos que ocurrieron en pacientes que llegaron a los servicios de urgencias del área metropolitana de Múnich durante la celebración del evento y los compararon con las mismas fechas de años anteriores.

En total se evaluaron 4,279 pacientes que presentaron infartos del miocardio, angina inestable y arritmias cardiacas serias. Y lo que encontraron fue que en los partidos que jugaba la selección alemana, la incidencia de emergencias cardíacas fue 2.66 veces mayor.

Para los hombres, esa incidencia fue casi el doble que para las mujeres. Y la mayoría de los casos se atendieron durante las primeras dos horas después del comienzo de cada encuentro. Asimismo, se pudo establecer que el 47% de los pacientes que buscaron ayuda médica ya había presentado algún antecedente de evento cardiaco agudo, cuando en el periodo de comparación el porcentaje era de 29.1.

Ver un partido de fútbol estresante más que duplica el riesgo de un evento cardiovascular agudo. En vista de este exceso de riesgo, particularmente en hombres con enfermedad coronaria conocida, se necesitan con urgencia medidas preventivas”, concluyeron los investigadores. Aunque el estudio no explora otros factores de riesgo, según Manuel Ricardo Lombo, internista, cardiólogo de la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión, el exceso de alcohol y el estrés son determinantes en este tipo de episodios.

“El consumo de alcohol sube la presión arterial y favorece las arritmias. El estrés, en cambio, causa que las placas de colesterol en las arterias se rompan y causen heridas que el cuerpo intenta sanar formando los coágulos de sangre, que al final son los que taponan las arterias coronarias”, explica. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba