Loader
PREVENCION

Cuida las raíces de tu cuerpo

Todo el día los pies sobrellevan nuestro peso, pero pocas veces les prestamos atención. Regálales estos cuidados y caminarán agradecidos.

  • 11 JUN. 2018 - 2:09 PM
Photo
Los pies tienen un total de 52 huesos y junto con las manos representan más del 50% del total de la osamenta del cuerpo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Los pies te sostienen desde que eras un bebé y habrá que cuidarlos toda la vida para que ni el dolor, las lesiones o infecciones le resten pasos a tu camino. Entre los dos tienen 52 huesos, lo que representa el 25% del total de cuerpo humano. Y si sumamos las manos, superan el 50% de toda la osamenta. 

De acuerdo con el Colegio Americano de Cirujanos de Pie y Tobillo, los pies de las mujeres sufren más que los del sexo masculino, principalmente por el tipo de calzado que involucra tacones y calzado que ajusta los dedos de los pies, causando lesiones y problemas de tobillo. 

A continuación, los problemas más comunes y cómo solucionarlos:

Pies resecos

La extrema sequedad en la planta de los pies puede empeorar con el uso de zapatos abiertos, con el aumento de peso, la fricción e incluso puede ser un signo de alarma de diabetes. 

“Para aquellos que buscan suavizar sus talones ásperos, los hidroxiácidos alfa y beta eliminan efectivamente la piel seca y sin brillo”, asegura el dermatólogo Joel Schlessinger, con sede en Nebraska. 

Para Schlessinger existen dos productos que renovarán tus pies en una semana: el Patchology PoshPeel Pedicure y FixMySkin. El primero es un tratamiento que hará que en una semana tus pies cambien de piel, mientras que el segundo es un bálsamo que mantiene la humedad adecuada de tus pies e impide que las zonas afectadas continúen agrietándose.

 

Photo

Pies adoloridos

El dolor y el cansancio excesivo en los pies no son parte de “envejecer”. Incluso, si algún día te ha dolido la espalda, la fuente del dolor podrían ser tus pies. 

“Después de los 50 años es importante usar un zapato que sea cómodo, bien ajustado y mantenga el pie firmemente en su lugar para brindar el soporte adecuado”, asegura el podólogo Martin C. Yorath, con sede en Chicago.

Yorath añade que el ejercicio ayuda a mantener los pies sanos: tonifica los músculos, ayuda a fortalecer los arcos y estimula la circulación sanguínea. Este experto recomienda que los zapatos deben ser lo suficientemente amplios, especialmente si tienes la intención de ponértelos todos los días.

De los 30 a los 40 años, las almohadillas de grasa natural en la parte inferior de los pies hechas de colágeno y elastina disminuyen gradualmente, por lo cual a partir de esa edad es importante usar zapatos cómodos para no sufrir de pies adoloridos.
 

Photo

Pie de atleta y hongos

Caminar descalzo en zonas públicas combinado con una mala higiene del pie y no cortar las uñas correctamente aumenta considerablemente el riesgo de tener infecciones allí.

“Mantener los pies limpios y secos mejora significativamente su salud. Sin embargo, algunas personas, como los diabéticos, están predispuestas a los hongos en las uñas y es posible que necesiten tomar medidas adicionales para mantener una salud adecuada de las uñas, por ejemplo”, afirma el dermatólogo Joel Schlessinger.

Un consejo importante para prevenir el pie de atleta y los hongos en las uñas es alternar los zapatos diariamente, ya que estos tardan entre 24 y 48 horas en secarse adecuadamente, evitando así la propagación de infecciones y mal olor.

Si acostumbras a ir a un salón de belleza aseguráte de que lleven a cabo prácticas de limpieza de sus instrumentos o lleva tus propios instrumentos. Los salones de uñas pueden convertirse en un caldo de cultivo de bacterias.

Photo

Sudoración y mal olor

El mal olor es producido por bacterias y hongos que crecen en los zapatos y se adhieren a la piel. Algunas bacterias, en realidad, comen la capa superior de la piel, produciendo un olor poco agradable.

Si humedeces fácilmente tus medias, cámbialas durante el día al menos una vez. El doctor Schlessinger recomienda usar un jabón que contenga ácido salicílico para eliminar bacterias en la zona afectada.

 

Photo

Juanetes

Este problema comienza con un cambio gradual del ángulo del dedo gordo que, con el paso del tiempo, muestra una visible deformación de los dedos.

Los expertos han desmentido que sean causados por los tacones altos, sin embargo, usar zapatos puntiagudos puede empeorar los juanetes. Su presencia se debe, en la mayoría de los casos, a una falla hereditaria en la estructura del pie.

Lamentablemente hasta ahora no hay nada, excepto la cirugía, que ayude a corregir esta condición a menudo dolorosa. Sin embargo, para quien la sufre existen ejercicios y zapatos especiales para no sufrir al caminar. Búscalos y así podrás dar pasos más seguros.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba