Loader
Extrema precaución

Aumentan casos de gastroenteritis aguda

La limpieza y desinfección forman parte de la prevención de enfermedades infecciosas

Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Hay reportes de la prevalencia de un virus de vómitos y diarreas de 24 a 48 horas. Al momento no es una epidemia pero los casos están aumentando, según ha observado en su práctica el doctor Gerardo Tosa. Esta gastroenteritis aguda que afecta a niños hasta adultos, debe ser vigilada con extrema precaución porque, aunque no se han reportado complicaciones, la influenza también presenta estos síntomas y hay que realizar las pruebas de rigor para descartarla, añade.

Hay diversidad de virus que pueden provocar episodios de vómitos y diarreas, como por ejemplo rotavirus, independientemente de su diagnóstico, es determinante la severidad de estos síntomas en comparación con la edad del niño, pues no es lo mismo más de tres vómitos, y tres o cuatro diarreas en un bebé que en un adolescente. La deshidratación es el primer peligro, por lo que el pediatra aconseja que se les dé líquidos rehidratantes.

Lo más importante es que los padres atiendan a sus hijos de manera inmediata llevándolos al médico. En la evaluación, dependiendo del cuadro clínico, se realizarán los exámenes y se tomarán las medidas de tratamiento adecuadas.

Una dieta astrigente (o blanda) es lo que procede. El médico puede recomendar arroz, pavo, pescado blanco, calabaza, zanahorias, entre otros, hervidos, al horno, a la plancha o al vapor. El consumo de probióticos —para equilibrar las bacterias que viven en los intestinos- también será parte del tratamiento médico. Es imprescindible evitar los lácteos, cítricos, grasas, bebidas gaseosas, alimentos refinados, comidas calientes o picantes, entre otros. 

Para  la diarrea se recetan, medicamentos que desaceleran la acción del intestino y reducen el número de deposiciones, o antidiarreicos; para los vómitos, líquidos y píldoras para el malestar estomacal o dependiendo de su severidad, antieméticos, que son medicamentos que reducen la tendencia a vomitar y se administrar en una inyección, intravenosos, en jarabe o en supositorio.

“Este virus es contagioso, es decir que se propaga rápidamente; hay casos con fiebre y hasta de 72 horas, por lo que las medidas de higiene son vitales para evitar la propagación”, afirma el pasado presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría,

Las manos limpias salvan vidas. Así lo establecen las medidas preventivas para la proliferación de gérmenes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que establecen los siguientes pasos sencillísimos: mójate las manos con agua  y enjabónatelas después de cerrar el grifo; restriégate las manos por 20 segundos; enjuágate bien con agua y sécate las manos con una toalla limpia o deja que se sequen al aire. El uso del desinfectante de manos es la alternativa cuando no tienes jabón ni agua disponibles. 

Los padres deben ser sumamente cautelares y ser la primera línea de modelaje de las medidas de higiene. La limpieza y desinfección forman parte de la prevención de enfermedades infecciosas  y promueven el bienestar de toda la familia. La limpieza elimina la suciedad y la desinfección destruye los gérmenes en las superficies. “Incluso, cambiar la ropa de cama, toallas, entre otros, evita la propagación de los gérmenes”, destaca el doctor Tosca.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba