Loader
Testimonio

Suzette Bacó comparte detalles sobre su batalla con la endometriosis

Tener dolor, molestia o incomodidad durante la menstruación no es normal. Hay que buscar ayuda inmediatamente

Photo
Según la actriz, el dolor y las molestias fueron aumentando poco a poco a medida que pasaban los años. (david.villafane@gfrmedia.com)
  • Compartir esta nota:

El dolor que sentía Suzette Bacó cuando le llegaba el periodo menstrual era tan grande y fuerte que muchas veces tuvo que ingeniárselas para ir a trabajar y hasta visitó más de un hospital buscando un alivio para su malestar. A pesar de tener unos síntomas que, en ocasiones la inhabilitaban para llevar su vida normal, la actriz entendía que todo estaba en orden porque eso le indicaba su ginecólogo. Lo que no sabía era que sufría de endometriosis.

Una de cada 10 mujeres son afectadas por la endometriosis en su edad reproductiva a nivel mundial. Esta es una enfermedad que reporta una prevalencia en Puerto Rico del 4 %. Pero en mujeres (incluyendo adolescentes) con dolor pélvico crónico alrededor del 40 % se diagnostican con endometriosis mientras que del 30 al 50 % de las mujeres con diagnóstico de infertilidad tienen endometriosis.  Ocurre cuando el tipo de tejido que normalmente crece dentro del útero lo hace fuera de este órgano. Puede aparecer en los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos o la vejiga, entre otros. Entre los síntomas están: dolor, por lo general en el abdomen, la espalda baja o áreas de la pelvis; infertilidad, menstruaciones fuertes y sangrado entre períodos y calambres menstruales dolorosos.  

“Todavía recuerdo la primera menstruación que tuve, la cual fue súperdolorosa”, indica Bacó, quien lleva varias décadas destacándose como comediante en los programas de la televisión local. “Cuando era adolescente, siempre tuve dolores durante mis menstruaciones. Mi mamá me llevó a un ginecólogo,  pero me dijo que era normal, así que entendía que todo estaba bien”, recuerda. 

Según la actriz, el dolor y las molestias fueron aumentando poco a poco a medida que pasaban los años. “En la escuela y en la universidad me afectó, porque me daba muchísimo dolor y tenía que faltar a clases. Ya de adulta, mientras trabajaba, tuve varios periodos bastante malos. Por ejemplo, recuerdo en una ocasión cuando hacía el programa de radio mañanero Sin estrés, en Sistema 102, estaba con tanto y tanto dolor, que  me tuve que tirar al piso en posición fetal, para tratar de aliviarme. Coloqué el micrófono debajo de la mesa, para seguir con el programa y Luis Raúl, quien estaba sustituyendo a Gerardo Ortiz, se acostó al lado mío, para hacer el programa los dos, acostaditos en el piso. Cuando íbamos al aire decía: “miren, tengo dolor, perdónenme”. Nos lo vacilábamos, pero el dolor siempre estuvo presente y eso no es normal”, relata la comediante. 

En una de sus visitas a la sala de emergencias, el doctor que la atendió le sugirió a la actriz que necesitaba la atención de  un ginecólogo. A lo que Bacó se negó inicialmente. “Fui un poco testaruda en ese momento, porque pensaba que estaba bien. Finalmente me visitó el ginecólogo, doctor Enrique Segura  y me dijo: ‘Tengo que hacerte una laparoscopia de emergencia’.  Yo le dije que no y él me dijo: ‘Pues me voy. Tú eres la que tienes un dolor brutal ahí, así que cuando tú no puedas más, que me llamen a casa’” , narra Bacó, quien al otro día siguió con el dolor  y llamó al médico. “Ya en ese punto no podía más. Llevaba tantos años de dolor que la situación ya era insoportable”, recuerda. La laparoscopia fue lo próximo. ¿El diagnóstico? Endometriosis. 

Luego de un tiempo, la comediante pasó por un proceso en el que le cauterizaron con una laparoscopia los focos de endometriosis  y fue tratada con leuprolida inyectable, un medicamento intravenoso que la  estabilizó.  “La endometriosis no tiene cura. Puedes controlarla o estabilizarla. Mientras haya menstruación, habrá endometriosis”.

Para la actriz, el mensaje es claro: “Tener dolor, molestia o incomodidad durante la menstruación no es normal. A las mujeres nos han educado que esto es normal y que es parte de la menstruación, pero no lo es. Si tienes alguna de las tres (dolor, molestia o incomodidad) tienes que buscar ayuda profesional para que se determine qué está pasando. Además, de tener la condición, tienen que educarse y hablar con sus parejas,  familiares,  amigos y en el trabajo, para que entiendan y se solidaricen (con las pacientes) durante el proceso, porque esto es algo que no se va a acabar nunca”.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba