Loader
Alerta preventiva

Evita que tu diabetes se complique

Un diagnóstico temprano y un control adecuado pueden ayudarte a prevenir más problemas de salud

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 12 FEB. 2018 - 06:00 AM
Photo
Con el paso del tiempo, puede dañar tus ojos, riñones, nervios, piel, corazón y vasos sanguíneos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La diabetes tipo 2 sigue en aumento entre la población mayor de 18 años en Puerto Rico. De hecho, la isla es el territorio de Estados Unidos con la prevalencia más alta, con un 17% de la población adulta con la enfermedad.

Se trata de una enfermedad que se produce por una progresiva resistencia de las células (especialmente del hígado y los músculos) a la acción de la insulina que produce el páncreas. Se conoce como resistencia a la insulina, que es la incapacidad de esta hormona para ejercer efectivamente su rol de incorporar el azúcar (la glucosa) que está en el torrente sanguíneo al interior de las células. (La glucosa es el combustible principal que utilizan las células del cuerpo para funcionar).  Esta situación representa la antesala al desarrollo de la diabetes. 

Con el paso del tiempo, puede dañar tus ojos, riñones, nervios, piel, corazón y vasos sanguíneos. Otras complicaciones a largo plazo incluyen problemas con la piel y el aparato digestivo, disfunción sexual y problemas en los dientes y las encías.

Según la enciclopedia médica MedlinePlus, las personas diabéticas también pueden tener urgencias médicas debido a los niveles muy altos o muy bajos de azúcar en la sangre. “La causa puede ser una infección subyacente, algunas medicinas o inclusive las medicinas que toma para controlar la diabetes”, indica la información, donde se advierte que si tienes náuseas, te sientes cansado o tembloroso, busques atención médica de inmediato.

“Es importante mantener su azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol en un rango saludable”, recomiendan desde MedlinePlus, al tiempo que aconsejan a que todo paciente aprenda medidas básicas para manejar la diabetes y mantenerse lo más saludable posible. Entre ellas, mencionan llevar una dieta saludable, hacer ejercicios diariamente, tomar los medicamentos según las recomendaciones médicas y ver a su médico regularmente.

Aquí algunas de las más comunes:

Enfermedades cardiovasculares: Cuando la glucosa se acumula en la sangre (lo que se denomina hiperglucemia), daña progresivamente los vasos sanguíneos (arterias y venas) y acelera el proceso de arteriosclerosis aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, advierte en su página la Asociación Americana de Diabetes (ADA en inglés). Entre ellas menciona, angina, infarto agudo de miocardio, cardiopatía, insuficiencia cardiaca y arritmias, entre otras.

Neuropatías: Es un conjunto de trastornos nerviosos causados por la diabetes debido a que, con el tiempo, lo pacientes pueden desarrollar daño de los nervios en todo el cuerpo y esto dificulta la tarea de los nervios para transmitir mensajes al cerebro y otras partes del cuerpo. Esto puede causar que se reduzca el flujo sanguíneo a los pies y se reduce la sensación. Estos problemas en conjunto pueden hacer que salgan llagas y que se infecten más fácilmente, lo que puede llevar a una amputación. En la mayoría de los casos, es posible prevenir las amputaciones con atención frecuente y calzado adecuado.

Retinopatía diabética: Es  una de las complicaciones más frecuentes de origen microvascular y se produce por la falta de riego sanguíneo en la retina, lo que puede llevar a la pérdida total de la vista en el ojo afectado. Es una de las causas más importantes de pérdida de visión en personas con diabetes. 

Enfermedad renal: La isla ocupa el tercer lugar en casos nuevos de diálisis en el mundo y el primero en muertes en comparación con los Estados Unidos. Ocurre cuando los vasos sanguíneos que irrigan a los riñones se dañan causando insuficiencia renal y, como consecuencia, la necesidad de entrar en un programa de diálisis.

Enfermedades bucales: Según ADA, las enfermedades en las encías son una de las complicaciones comunes atribuidas a la diabetes. Entre ellas, gingivitis –inflamación de las encías- y periodontitis, cuando las encías comienzan a separarse de los dientes y se forman bolsas entre los dientes que se llenan de gérmenes y pus, lo que destruye el hueso alrededor de los dientes.  

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba