Loader
Evita las complicaciones

La importancia de conocer las enfermedades del corazón en los niños

Saber que tu hijo tiene un problema cardiaco te permite buscar ayuda inmediata y evitar complicaciones

Photo
Ayuda a tu hijo a mantener un peso corporal saludable mediante la realización de actividades físicas que disfrute. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Cuando un médico nos dice que nuestro bebé o nuestro niño tienen un problema cardíaco, es difícil asimilarlo. Sin embargo, indica el doctor Rafael Villavicencio, cardiólogo pediátrico en el Hospital Auxilio Mutuo, en Hato Rey, es importante que los padres estén conscientes de que sí existen los problemas cardíacos en los niños.

“Si el padre conoce que existe el problema cardíaco en su hijo, se le puede tratar lo antes posible y evitar mayores complicaciones”, detalla.

Explica el doctor Villavicencio que, entre los defectos del corazón que presentan los niños se encuentran los de nacimiento (congénitos), las arritmias cardiacas y las enfermedades adquiridas a través de la vida.

Defecto cardíaco congénito

“Un defecto cardíaco congénito es un problema con la estructura del corazón. Está presente en el momento del nacimiento. Los defectos cardíacos congénitos son el tipo más común de los defectos de nacimiento. En los Estados Unidos, de cada 100 niños que nacen, el 1% tiene  algún tipo de cardiología congénita”, sostiene el médico. 

Dice el experto que, entre los defectos del corazón de nacimiento están desde los más comunes hasta los soplos, que algunos se van solos y otros son tan complicados que requieren cirugía. 

“Gracias a los avances en cirugía cardiaca pediátrica casi todos los tipos de anomalías cardíacas congénitas se pueden tratar con expectativas de obtener buenos resultados”, asegura.

Muchos defectos cardíacos se pueden detectar antes del nacimiento, a través de la utilización de una ecocardiografía fetal (ultrasonidos del corazón). También se diagnostican por medio de exámenes físicos y exámenes especiales que se usan para detectar defectos del corazón al nacer.

“Algunos defectos cardíacos no presentan síntomas y, a menudo, no se detectan hasta que el niño crece. Entre las señales y los síntomas de defectos cardíacos que pueden presentar los bebés al nacer, están los problemas de respiración, pueden poner morados o estar bajos de peso o no se desarrollan bien”, manifiesta Villavicencio.

Muchos niños que sufren de estos defectos no necesitan tratamiento, pues desaparecen solos, pero hay otros que sí. El tratamiento dependerá del tipo de defecto, cómo es y la edad, el tamaño y el estado de salud general del niño. Puede incluir medicamentos, procedimientos de catéter, cirugía y hasta trasplante de corazón.

Problemas de arritmia

¿Qué es una arritmia? Dice el cardiólogo pediátrico que una arritmia se define como cualquier variación de latidos cardíacos que se torna en irregular.

“Si el niño presenta arritmia, se previene llevándolo al cardiólogo pediátrico para descartar que la misma sea fuera de lo normal”, precisa.

Según el médico, los síntomas de la arritmia más común son palpitaciones o dolores de pecho, que pueden ocurrir cuando los niños hacen ejercicios.

“Ese paciente identificado se trata con medicamentos para evitar que esa arritmia ocurra. Pero, puede ser que llegue al externo que, ese niño no pueda participar en deportes extremos o competitivos”, subraya.

“Muchas arritmias son inofensivas y pueden suceder como parte del desarrollo normal de un niño. Sin embargo, hay un porcentaje de estas arritmias que no son normales y pueden ser graves, muy serias e incluso mortales”, advierte el doctor Villavicencio.

Recomienda el doctor que antes de que un niño comience a practicar algún deporte competitivo, el padre se asegure de que su hijo no presenta síntomas de arritmia, pues puede ser muy peligroso.

Problemas cardíacos adquiridos a través de la vida

Hay factores de riesgo que pueden llevar a los niños a tener problemas cardíacos en algún momento, entre estos está tener familiares con problemas cardiacos. “Mi recomendación a los padres que tienen problemas cardíacos, es que lleven a sus hijos al médico para que conozcan si sus niños tienen o no, problemas del corazón”, anota.

Otros factores de riesgo que los padres deben estar pendientes y que pueden llevar a sus niños a tener síntomas de problemas cardíacos son el sobrepeso, la diabetes, la hipertensión y el colesterol elevado.

Finalmente, dice el médico, están los pacientes que desarrollan soplos cardíacos  a través de la vida. Son niños que nacieron normales y más adelante en la vida desarrollaron un soplo.

“No hay explicación de por qué sucede esto. Hay que estar pendiente. Este sonido del soplo cardíaco lo auscultan típicamente los pediatras durante sus exámenes físicos anuales. Estos pacientes, por lo general, tienen problemas en las válvulas del corazón”.

Este soplo funcional adquirido a través de la vida, es un soplo que puede desaparecer solo como que puede persistir a través de los años.

¿Cuál es la causa de la presión arterial alta en los niños?

Según la página web del Instituto del Corazón de Texas, la presión arterial alta (hipertensión) en los niños no es una cardiopatía congénita, pero puede haber un vínculo hereditario. Por ese motivo, cuando hay antecedentes familiares de hipertensión, es necesario vigilar la presión arterial de los niños con mucho cuidado. La mayoría de los casos de presión arterial alta en los niños se debe a otra enfermedad, tal como una enfermedad del corazón o los riñones. Esto se denomina hipertensión secundaria.

Mantén feliz el corazón de tu hijo

En la mayoría de los casos, es posible controlar la hipertensión en los niños si se implementan cambios en su estilo de vida.

  • Ayuda a tu hijo a mantener un peso corporal saludable. Los niños con sobrepeso generalmente tienen presión arterial más elevada.
  • Aumenta su nivel de actividad física.
  • Limita su consumo de sal.
  • Adviértele de los riesgos de fumar cigarrillos. La nicotina de los cigarrillos estrecha los vasos sanguíneos, dificultando aún más el paso de la sangre por ellos.
  • Si un plan de dieta y ejercicio no reduce la presión arterial de tu hijo, podrían recetársele medicamentos.
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba