Loader
Se afecta el sistema inmunológico

3 cuidados infalibles para el menor con flu

Una alimentación balanceada, una buena hidratación y descanso son los mejores aliados para su recuperación

Photo
Es de suma importancia la hidratación, ya que el agua constituye el 60 % del cuerpo humano y cuando un niño tiene fiebre pierde más agua y debe reponerla. Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

“Cuando un niño padece influenza se afecta su sistema inmunológico. De ahí, que los tres puntos más importantes a seguir cuando el niño tiene esta enfermedad son: llevar a cabo una alimentación balanceada, una buena hidratación y descanso”, señala la licenciada Zuania Clemente, dietista clínica de las Clínicas de Nutrición del Hospital Auxilio Mutuo. 

Dice la dietista clínica que la hidratación es de suma importancia ya que el agua constituye el 60% del cuerpo humano. Cuando un niño tiene fiebre pierde más agua y debe reponerla. 

Explica que la cantidad de agua que necesite tomar el niño depende de factores como la edad, el peso y el género. Las recomendaciones generales son que los niños y las niñas entre las edades de 4 a 8 años tomen cinco vasos de agua de 8 onzas al día. Si están entre los 9 a 13 años de edad, las niñas deben tomar siete vasos y los niños ocho vasos al día. Y cuando tienen entre 14 a 18 años, las niñas deben tomar ocho vasos y los niños once vasos al día.

“Cuando hablamos de líquidos, nos referimos al agua y a los jugos. La recomendación de la Academia Americana de Pediatría es que el niño tome 4 onzas de jugo 100 % al día. Otros alimentos que proveen líquidos son las frutas y los vegetales. Entre las frutas con mayor composición de agua están el melón de agua, la sandía, las chinas mandarinas y las uvas”, destaca. 

En cuanto a la alimentación esta debe ser balanceada siempre y más aún cuando el niño tiene  influenza.  “Para tener una alimentación completa, lo primero es que el niño debe realizar sus tres comidas al día: desayuno, almuerzo y cena y sus meriendas entre las comidas”.

Agrega que, cuando el niño está enfermo con influenza, se le deben dar alimentos que pueda tolerar. “En el desayuno le preparas cereales calientes como avena, farina o maicena; incluye una fruta fresca como la china, que es una buena fuente de vitamina C; y su porción de proteína, ya sea huevo, jamón o queso bajo en grasa. También es importante incluir en el desayuno 4 onzas de leche baja en grasa y agua”, enumera.  

Sugiere Clemente que en las meriendas se le dé alguna fruta fresca o yogur bajo en grasa o gelatina. De almuerzo y cena es importante darle proteína, ya sea pollo, pavo o pescado. En término de los farináceos, opta por el arroz blanco o majado de viandas y, en cuanto a  vegetales,  zanahoria, lechuga o tomate. Además, debes proporcionarle su porción de fruta fresca o puré de frutas y sus 4 onzas de leche baja en grasa. Incluye el agua en sus comidas y meriendas.

Recuerda que un niño con flu debe reposar en su cama para recuperarse mejor.  

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba