Loader
Tratamientos

La neuralgia del trigémino pudiera ser incapacitante

Usualmente se diagnostica porque el paciente se queja de un dolor que le corre por la cara, que resulta insoportable, lacerante, quemante y pulsante

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 30 ENE. 2018 - 12:01 PM
Photo
Los episodios pueden durar días, semanas o meses. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El nervio del trigémino (NT) está compuesto de tres ramas: mandibular, maxilar y frontal. De lo que se encarga fundamentalmente es de darle sensibilidad de la cara hacia la córnea del ojo.

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, en Estados Unidos, la presunta causa de la neuralgia del trigémino es un vaso sanguíneo que comprime al nervio del trigémino cuando sale del tallo cerebral. Esta compresión causa el desgaste del revestimiento protector alrededor del nervio. 

"Usualmente se diagnostica porque el paciente se queja de un dolor que le corre por la cara, es un dolor insoportable, lacerante, quemante y pulsante; casi siempre hay algo que lo desencadena, por ejemplo: masticar, la sensación del viento en la cara, tomar bebidas calientes o heladas, abrir la boca y bostezar. Estos son movimientos o estímulos que desencadenan o provocan el dolor", aseguró el médico Mario Minervini, neurocirujano del Instituto de Neurociencias del Hospital de Diagnóstico. 

La intensidad del dolor puede ser física y mentalmente incapacitante, generalmente duran varios segundos y pueden repetirse en sucesión rápida. Estos episodios pueden durar días, semanas o meses. Esta afección puede ser parte del proceso de envejecimiento normal, a medida que los vasos sanguíneos se alargan pueden apoyarse y pulsar contra un nervio. Sin embargo, puede ocurrir a cualquier edad.

El neurocirujano destaca que no todo dolor en la cara se debe a una NT, dado que otros problemas dentales pueden -en algún momento- simular un dolor lacerante como en esta enfermedad. Señala que el reto para brindar un diagnóstico certero es investigar la causa específica del dolor. 

"Ya hemos tenido pacientes que les quitan tres o cuatro piezas dentales y no es ese el problema, sino que es neuralgia, y jamás se resolverá quitándole un diente", reiteró Minervini. 

"Lo que vamos a buscar en una resonancia es que sea de alta definición, y ver que si en el paso del nervio identificamos alguna arteria que esté cerca y lo puede estar tocando. Lo que buscamos fundamentalmente es descartar lo peor: un tumor cerebral (lo menos frecuente). Una vez hecho el diagnóstico con la clínica, los datos que el paciente nos da, síntomas, signos y resonancia magnética procedemos al tratamiento", expuso el especialista. 

La NT eafecta de forma importante la calidad de vida de las personas, el tratamiento farmacológico es la primera opción. Sin embargo, cuando ésta fracasa o genera efectos adversos importantes los médicos pueden plantear un tratamiento quirúrgico. 

"El tratamiento comienza con medicamentos, hay un medicamento que es el más ocupado que es la carbamazepina, con el que se comienzan a subir las dosis hasta lograr un alivio o hasta que ya no se pueda subir la dosis porque los efectos adversos son muy marcados", detalló el neurocirujano, y agrega que también existen otros tratamientos que dependen de la preferencia del paciente, la edad y el bienestar físico.

"Otra de las cosas que se comenzaron hacer y todavía se hacen, es que se inyectan ciertas sustancias a través de los agujeros por donde salen los nervios para dormirlos o para quemarlos", aseguró Minervini, a su vez, explicó que la Descomprensión Microvascular, es otra de las alternativas para estos pacientes. La cirugía consiste practicamente en separar los vasos que están comprimiendo el nervio y colocar una almohadilla blanda entre el nervio y los vasos para que esté lo deje de comprimir. A pesar que puede ser uno de los tratamientos más invasivos también ofrece la probabilidad más baja de que regrese el dolor. Sin embargo, el especialista señala que no puede aplicarse en cualquier paciente. 

"Existen otros tratamientos en los cuales a través de esos agujeros por donde sale el nervio se introduce un baloncito que se deja inflado por un tiempo y se suelta, se deja inflar y se suelta en la misma sesión que se está con el paciente; con esto se provoca en el nervio una isquémica, es decir que se le corta la circulación para que se infarte y deje de doler. Es un método bastante efectivo y el que menos efectos adversos tiene", agregó Minervini.

Por su parte, el médico Fidel Campos Juárez, oncólogo radioterapeuta del Centro Internacional de Cáncer, agrega que la radiocirugía ha cobrado mayor relevancia en el tratamiento contra el dolor. 

"La radiocirugía es una buena opción cuando las otras no son posibles aplicarlas en el paciente. El mejor tratamento no existe, es el que se ajuste a cada persona", aclaró Campos. 

La ventaja de la radiocirugía es que se puede aplicar en cualquier paciente, hasta en adultos mayores donde la cirugía puede estar contraindicada; dado que no es un tratamiento invasivo, no hay riesgo de infección, sangrado o parálisis facial. Campos, reitera, que la radiación no es un mecanismo con resultados de inmediato, sino que deposita la energía en ese punto del nervio y va a trabajando poco a poco, para experimentar un alivio -en algunos casos- hay que esperar hasta tres meses para experimentar mejorías. 

La radiocirugía es una buena opción cuando las otras no son posibles aplicarlas en el paciente. El mejor tratamento no existe, es el que se ajuste a cada persona".

El 80% de NT viene de una arteria que toca y estimula al nervio. El resto se origina por esclerósis múltiple y otros porque simplemente el nervio sufre y comienza a transmitir de forma anormal". 

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba