Loader
Sigue las recomendaciones

¿Un conejo en casa?

Existe la creencia de que los conejos son animales temerosos. En su ámbito natural, este comportamiento se debe a la necesidad de supervivencia, por esa razón mantienen una actitud siempre alerta

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 09 FEB. 2019 - 06:00 AM
Photo
Estos animales considerarán su refugio los sitios que más frecuenten, por ejemplo, el jardín.(William Daigneault / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Existe la creencia de que los conejos son animales temerosos. En su ámbito natural, este comportamiento se debe a la necesidad de supervivencia, por esa razón mantienen una actitud siempre alerta. Así, ante cualquier amenaza, este animal tiene dos únicas opciones: darse a la fuga o agacharse simulando estar muerto.

En el hogar se comporta de forma similar. Si percibe ruidos estridentes o muy altos se aplanará contra el piso, con las orejas hacia atrás, los ojos abiertos de par en par y le temblará el cuerpo. Es por esta razón que sienten necesidad de seguridad y les lleva a marcar el territorio que consideran de su pertenencia.

En su vida de mascota, estos animales considerarán su refugio los sitios que más frecuenten, por ejemplo, el jardín.

En cuanto a su hogar, como primera medida, debe ser ventilado y debe tener mucho cuidado con las altas temperaturas, ya que no las soportan y podría notarlo inquieto.

En cuanto al agua, es conveniente saber que requieren de 3 a 5 litros y se recomienda que el recipiente sea lo bastante pesado para que no lo tiren.

Por naturaleza, los conejos son herbívoros y su dieta se compone de vegetales. Además, necesitan comer cada poco tiempo para que el tránsito de alimento se mantenga, por lo que ingieren pequeñas cantidades cada vez que se alimentan.

Pueden ingerir alimentos hasta 80 veces al día porque sus dientes crecen continuamente, por lo que tienen que masticar mucho para desgastarlos, y que no les crezcan demasiado y les generen problemas. Además, también podemos ponerle madera, cartón, ramas de árboles que puedan roer con el objetivo de que sus dientes se desgasten a diario.

Si prefiere los concentrados, estos deben darse en cantidades mínimas para prevenir problemas digestivos.

Como alimento se les puede dar tréboles, alfalfa, zanahorias, peras y manzanas (peladas). Y también hierbas aromáticas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba