Loader
Dimensión afectiva vs. dimensión racional

Generación Z, con más apertura en la sexualidad

Dejarse llevar más por los afectos y los sentimientos, que por las razones y los argumentos, pudiera afectarles en los diferentes aspectos de su vida, dicen expertos

Photo
Aquellos que pertenecen a la generación Z están más abiertos en cómo lucen físicamente, en la forma de recortarse o vestirse, por ejemplo.(WGSN)
  • Compartir esta nota:

Son descritos como independientes, emprendedores, conscientes, determinados a ser únicos y de mucha sensibilidad. Contrario a las generaciones que han sido bautizadas como la de los Baby Boomers, la X y la Y (los millenials), de acuerdo con estudios, la generación Z es aquella que se abrió a la diversidad. 

Para aquellos que nacieron entre el 1994 al 2010, según el organismo que se consulte y de los estudios psicológicos, no hay una sola manera de ver las cosas, sino que hay muchas maneras de verlas, definirlas y vivirlas. 

Se trata de una generación que nació cuando ya la globalidad de los medios es hegemónica, las redes sociales han avanzado lo suficiente y no conocen otra manera de comunicación. La tecnología es parte de su vida y todo el tiempo se están nutriendo por el acceso ilimitado a la información. Escogen lo que quieren ver y escuchar. 

La apertura –característica de esta generación posmilenial– se ve proyectada en los temas relacionados con el género y la sexualidad, para los que suelen ser más permisivos.

Así como la Organización Mundial de la Salud define “género” como este conjunto de conceptos sociales de las funciones, los comportamientos, las actividades y los atributos que cada sociedad considera apropiados para los hombres y mujeres; el psicólogo social Dr. Carlos Rubén Carrasquillo Ríos recalca que “la ideología de género plantea que la vida está hecha precisamente de dualidades, de luchas entre una clase y otra y, en este caso, de un sexo contra el otro, con todos los beneficios que puede traer y con áreas que se pueden criticar también”.

Esa ideología de género basada en una construcción social contrasta con la forma en que se manifiesta dicha generación. “Ellos miran la sexualidad de una manera distinta. Es una generación que se atreve asertivamente a expresar lo que piensa y lo que siente. Las otras generaciones tenían esos conocimientos, pero no eran tan valientes expresándolos en ningún foro como la generación Z”, dice Carrasquillo Ríos al explicar que por la misma razón están más abiertos en cómo lucen físicamente, en la forma de recortarse o vestirse, por ejemplo. “Ya no hay tanta dicotomía entre un sexo y el otro, desde el punto de vista ideológico”, añade.

“Lo que estamos viendo en esta generación es producto de un proceso que se viene dando hace mucho tiempo en términos de cómo hemos estado luchando por los derechos humanos, la igualdad, la equidad, el respeto, el derecho a expresar la sexualidad, del modo más adecuado y ellos han crecido en este boom que quizás nosotros, las generaciones anteriores, lo trabajabos más a nivel intelectual. Las generaciones que se están levantando lo están trabajando más a nivel práctico, lo están haciendo parte de su vida”, dice por su parte Kevia Calderón, psicóloga clínica.

Dimensión afectiva vs. dimensión racional
En este momento, de acuerdo con Carrasquillo Ríos, la generación Z está dejándose llevar más por los afectos y los sentimientos, que por las razones y los argumentos, lo que les pudiera afectar en los diferentes aspectos de su vida.

“Ahí tu entiendes fenómenos como el que de la sexualidad, que puedan sentir atracción no solamente por una persona de su propio sexo y no necesariamente es que son o no homosexual, sino que están viviendo el momento. Lo que les agrada es lo que buscan”, señala el profesional, quien trae a la atención lo peligroso que puede resultar la toma de decisiones en su vida basada solo en agrados y no con argumentos. “Tan peligroso como las creencias que no tienen bases científicas y como las posturas que son rígidas, las cuales estamos criticando de las generaciones anteriores”.

Estudios recientes, como el de la firma estudios de mercado Ipsos Mori, apuntan a que solo el 66% los jóvenes nacidos entre 1994 y 2010 se identifican como exclusivamente heterosexuales. Asimismo, un informe elaborado por la agencia de previsión de tendencias J. Walter Thompson Innovation Group, reveló que solo el 48% de los miembros de la Generación Z se identifica como exclusivamente heterosexual, cifra que contrasta con el 65% de los miembros de la Generación Y de entre 21 y 34 años.

Por otra parte, Calderón indica que aunque se diga que esta generación es autodidacta por el acceso ilimitado a la información a través de medios digitales, no toda la información adquirida es la correcta, por lo que pudiera influir desfavorablemente en su etapa de transformación.

“Lo que es la adolescencia y la juventud temprana, donde todavía ellos están buscando identidad y están en esa lucha, no hay madurez ni han tenido muchas experiencias de vida. A la información a la que se han estado exponiendo les hace asumir unas posturas muy particulares y ahí es que tenemos que tener cuidado porque no necesariamente esas identidades, que ellos dicen tener, va a ser la identidad que va a permanecer a lo largo de sus vidas, pues están en una etapa de formación”, explica la también miembro de la junta directiva de la Asociación de Psicología de Puerto Rico. 

Por tal razón, de acuerdo con Carrasquillo Ríos, es imperativo el despertar del desarrollo de una conciencia crítica en dicha generación. Señala que no están dedicando espacio a conocerse, definirse y desarrollarse en lo que son biológicamente y en lo que la sociedad les plantea, pues no tienen ese espacio crítico. “Cuando el adulto joven se convierte en su propio árbitro y en su propio juego, pues no crece. Lo que hace es vivir para complacerse a sí mismo”, dice. 

Reconociendo de que ninguna generación tiene “la verdad agarrada por el rabo” y de que todas tienen cosas que aportar y áreas que superar, estos profesionales recomiendan una apertura en el diálogo intergeneracional. 

“La recomendación es que la ideología de género es eso, una ideología. Las definiciones no son exclusivas de una ideología o de una teoría científica porque si no caemos en lo mismo. Debemos criar dentro del marco tradicional, pero dando unos espacios para que ellos vean la diversidad y no tengan que necesariamente optar tan temprano en la niñez, pero sí que desde la niñez rompan con los estereotipos. Así, al haber más espacio y participación, pues hay más avance en la humanidad y se llega más lejos”, manifiesta.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba