Loader
Para tener en cuenta

Claves para cuidar y mantener perros grandes

Contrario a la creencia popular, las razas de animales grandes son por lo general pacíficas y obedientes.

  • Por El Tiempo / GDA
  • 06 OCT. 2018 - 07:00 AM
Photo
Cuando se trata de razas grandes es necesario tener en cuenta que su tamaño es proporcional a la cantidad de comida que consumen. (David Beatz / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Cuando se levanta Chinky mide casi dos metros y en cuatro patas su altura llega casi a los tres pies. Esta perrita San Bernardo de 9 años pesa 154 libras y es la enorme mascota de la familia Palacio Pareja desde que nació.

"Tener un perro de raza gigante ha sido una experiencia que ha traído muchos altos y bajos a la familia, aunque si me preguntan, han sido más altos que bajos", cuenta su dueña Viviana, quien asegura que mantener un perro grande no es tan difícil como se pueda pensar.

Con esa apreciación coincide la médica veterinaria etóloga Carolina Alaguna, quien dice que la gente suele no adoptar perros de tamaño grande porque les da miedo qué pueda pasarles. Primero se piensa "que el apartamento es muy pequeño, que se corren con gastos muy altos… Pero en muchas ocasiones son animales tranquilos, no tan activos, que suelen preferir estar acompañando al humano que jugando", dice. Son varios factores que hay que tener en cuenta para darles calidad de vida a estos animales.

Según el médico veterinario Daniel Bohórquez, pueden sufrir de algunas enfermedades que razas pequeñas no tienen. "Algunos tienen problemas genéticos como la displasia de cadera, displasia de codos; problemas de torsión gástrica que no es tan común en los pequeños, pero sí en los gigantes. Y son perros que tienen una menor expectativa de vida que los pequeños: entre 10 y 14 años, según la raza", explica Bohórquez.

Contrario a la creencia popular, las razas de animales grandes son por lo general pacíficas y obedientes. Por supuesto, todo depende del tipo de educación que los dueños les den. Angélica Álvarez da fe de esta experiencia: tiene a cargo a un San Bernardo y un bulldog y las personalidades de sus mascotas son muy diferentes: "Bruno (el San Bernardo) solo ladra porque pasa alguien que no le gusta o porque pasa un perro, pero no ladra sin razón. Jack (el bulldog) es más escandaloso".

Hay varias cosas para considerar cuando se trata de mantener y cuidar a un perro de raza grande, como el espacio, la alimentación, la actividad física y los paseos. En seguida, expertos y amos dan sus puntos de vista sobre quiénes pueden tener una mascota con estas condiciones.

Las claves
En primer lugar, es necesario tener en cuenta el espacio en el que se tiene a la mascota. De hecho, esto es lo primero que dice Angélica, la dueña de Bruno. Pero según la etóloga Alaguna, todo depende de la personalidad del dueño y las necesidades del peludo. Si su deseo es tener un perro gigante y vive en un lugar mínimo, debe sacarlo por lo menos tres veces al día. Pero tenga en cuenta que, incluso, si tiene patio dentro de su casa, debe sacarlo por lo menos dos veces al día.

"Si estamos hablando de un gran danés o un terranova, no podemos meterlos en un apartaestudio y muchos menos si los vamos a tener todo el día en la casa. Si vivimos en un espacio pequeño hay que pensar en la opción de pagarles un colegio o un cuido adonde puedan ir a diario a jugar y socializar", explica la experta.

Eso es justamente lo que Viviana ha hecho con su mascota. Chinky ha vivido gran parte de su vida en un apartamento y, según dice la dueña, nunca ha supuesto un problema: "Lo usual es sacarla dos veces al día, pero cuanto más, mejor. Como no es una perra activa le gusta salir a oler y caminar. Socializa poco con otros perros".

Cuando se trata de razas grandes es necesario tener en cuenta que su tamaño es proporcional a la cantidad de comida que consumen. Pero más allá de eso, como a cualquier otro perro los expertos recomiendan darles una alimentación de alta calidad y balanceada.

Más para tener en cuenta

Los perros de raza grande suelen ser muy fuertes. Es necesario educarlos desde pequeños para que no tiren de la cadena durante los paseos. También hay que saber que las visitas al veterinario pueden ser costosas: "cada visita al veterinario hace que duela el bolsillo. Puede que un perro gigante no sea algo para todo el mundo", dice Viviana. Independientemente de la raza, los expertos recomiendan llevar a la mascota a una revisión veterinaria por lo menos cada seis meses.

A la hora de viajar, hay que saber que no todas las aerolíneas tienen las condiciones para transportar estos perros, dice Daniel Bohórquez. Así que hay que programarse con anticipación y asumir los gastos. Todo, según los dueños, vale la pena. "A Bruno se le puede echar uno encima. Siempre me han parecido más lindos los perros de raza grande", dice Angélica. Y Viviana concluye: "A pesar de todo, puedo asegurar de que el amor que esta clase de perros entrega hace que todo merezca la pena".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba