Loader
¿Conoces los beneficios de la meditación para niños?

8 ejercicios para empezar a practicar mindfulness con los chicos

Cada vez más padres se interesan por esta práctica y se animan a incluirlas en las rutinas diarias.

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 16 AGO. 2018 - 10:13 AM
Photo
Con la atención plena, los niños pueden aprender a ser más conscientes de sus emociones, su respiración y su cuerpo. (0Jennifer Freeman / freeimages.com)
  • Compartir esta nota:

“Existen estudios que afirman que, a través de las prácticas de atención plena, los niños pueden sentirse más tranquilos, lidiar mejor con sus emociones, desarrollar su competencia social o su capacidad para concentrarse”, afirma Imma Juan, fundadora de la aplicación de  mindfulness  en español Intimind. Según señala, los estudios son incipientes y prometedores, por lo que, desde su punto de vista, cada vez más padres se interesan por esta práctica y se animan a incluirlas en las rutinas diarias.

"Si algo nos sobra en la sociedad actual es el estrés y la ansiedad", detalla Juan, quien añade qiue incluso los niños se ven "cada vez más sumidos en la vorágine de un día a día repleto de tareas y obligaciones con pocos momentos para la calma. En general, llevamos un ritmo de vida acelerado y, sin darnos cuenta, también arrastramos a los más pequeños de la casa", dice.

Para ello, Imma Juan ofrece algunos consejos para entrenar a los niños en la atención plena. Con ellos, los más pequeños pueden aprender a estar más conscientes de sus emociones, su respiración y su cuerpo, desde punto de vista lúdico y ameno, buscando siempre que sea su curiosidad innata la que extraiga la enseñanza.

8 prácticas sencillas

Juan recomienda que escojas una práctica para cada día y busques un momento tranquilo del día para compartirlo con tu niño y disfrutarlo. A continuación, sus tips:

1.- Explora cómo se sienten las emociones. Mira cómo te sientes cuando lees lentamente estas palabras. Quédate con cada una de ellas 10 segundos:

–Felicidad

– Tristeza

– Nervios

– Aburrimiento

– Tranquilidad

– Celos

– Alegría

– Preocupación

– Ansiedad

¿Puedes sentir la diferencia?

2.- Reconoce una emoción que hayas sentido hoy. Puede ser ira, preocupación, alegría. ¿Cómo se ha sentido tu cuerpo? ¿Tenías las mandíbulas apretadas cuando sentías alegría? y ¿qué ocurría cuando sentías ira? ¿Cómo estaban tus músculos cuando reías? ¿Cómo percibes tu cuerpo cuando estás enfadado? Imagina la sensación que provoca cada emoción.

3.- Dale un nombre a tu emoción. Si una sensación se apodera de ti, búscale un nombre. Puede ser ansiedad, miedo, nerviosismo… Si le prestas atención y le pones un nombre será más fácil dominar la sensación y sentirte mejor.

4.- ¿Estás respirando? Respira 3 veces lentamente y observa como entra y sale el aire por tu nariz. ¿Sientes cómo pasa por tu nariz, por tu pecho, por tu barriga? Ahora cuenta hasta 10 respiraciones, hinchando y deshinchando tu barriga de aire. Cuando acabes, observa cómo se siente tu cuerpo. Prestar atención a la respiración te puede ayudar a dominar el enfado o la ansiedad.

5.- Explora recuerdos de momentos felices. Cierra los ojos y recuerda un momento en el que te sentiste feliz. ¿Qué viste? ¿Qué oíste? ¿Quién estaba allí? Recuerda cómo te sentiste entonces.

6.- Envía sentimientos positivos. Busca en tu mente alguien que te caiga bien. Imagina que es feliz y que te sonríe. Envíale lo siguiente: “Ojalá que te encuentres bien”, “ojalá que seas feliz”, “ojalá que encuentres tranquilidad y paz”. Ahora, dedícate a ti mismo esas mismas frases y date un gran abrazo. ¿Cómo te sientes?

7.- Escuchar en modo mindful. Cierra los ojos y escucha tranquilamente los sonidos a tu alrededor. Al principio pensarás que no oyes nada, pero poco a poco aparecerá el sonido del viento, la risa de un niño, la lavadora en marcha… Haz una lista de todo lo que has oído en un minuto. Acabas de centrar tu atención en el presente.

8.- Dormir con una sonrisa. A la hora de dormir piensa en alguna cosa por la que estés agradecido. Un amigo/a que te hace feliz, tu familia, tu mascota… Dedica un minuto o dos a pensar en cosas que te hacen ser feliz. ¿Cómo te sientes entonces? Intenta pensar en cosas bonitas e incluso te cambiará el ánimo si estás triste o de mal humor.

Existen varias maneras de ayudar a los niños a practicar la atención plena y, cada vez más, la tecnología está jugando un rol más activo.

Por ejemplo, Mara Claramunt, especialista en mindfulness, sugiere pequeplaneta, un método de la app Intimind para que los más pequeños se inicien en las prácticas de mindfulness o atención plena. Se trata de meditaciones guiadas en las que los niños aprenderán a meditar de la mano de cuatro personajes del “Planeta Intimind”: un Caballito de Mar, una Koala, un Búho y una Mariposa.

“Combinan pequeñas piezas de vídeo para atraer a los peques con piezas de audio, también breves, adaptadas al lenguaje infantil”, explica Claramunt.

Finalmente, Imma Juan explica que con el mindfulness se pretende que los niños empiecen a interesarse, sin juicios y con amabilidad, por su mundo interior y por el mundo que les rodea. “El objetivo es que los más pequeños puedan aprender a gestionar su mente y su cuerpo para obtener un mayor bienestar psicoemocional”, concluye diciendo la CEO de Intimind.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba