Loader
Mascotas

Un llamado a la compasión con los animalitos

Tras el paso de Irma, hay muchos perdidos o heridos

  • Por Mariel Calderón Álvarez/ Especial para Por Dentro
  • 10 SEP. 2017 - 07:00 AM
Photo
Es común que después de las tormentas encontremos aves, perros o gatos desorientados. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Mantener la calma después de un huracán, cuando no se tiene agua ni luz, es difícil para muchos. Sobre todo, para aquellas personas que tienen familiares encamados, hijos pequeños y mascotas, pues tienen que hacer un esfuerzo adicional para que todo el mundo esté cómodo dentro de la situación. Cada vez que mis hijos se quejan porque tienen calor, les recuerdo que tenemos lo más importante y lo esencial: vida.

Luego de un huracán, no sabes lo que te vas a encontrar cuando sales de la protección de las tormenteras. Protegemos tanto a nuestros niños que no están al tanto de los daños que pueden ocurrir con la llegada de un fenómeno natural tan grande. Con esta protección, dejamos de enseñarles lo que es la compasión. El jueves en la mañana salí con mis niños del apartamento para llevar a las perras a hacer sus necesidades. Había árboles caídos y uno que otro rótulo fuera de sitio, pero nada que les afectara mucho o que les hiciera entender las consecuencias del paso de Irma, hasta que encontramos en el piso un nido, debajo de una palma. Cuando lo levantamos tenía dos pajaritos acabados de salir del cascarón sin vida. Sin pensarlo, cada uno agarró uno con sus manitas. Yo aguantando las ganas de ir corriendo a lavarles las manos, pude observar como, por primera vez, entendieron lo afortunados que eran. El asombro en sus caras valía un millón. De ahí comenzaron las preguntas sobre la vida y la muerte, y pude aprovechar la ocasión para enseñarles lo que es la compasión y cómo muchas personas y animales se vieron afectados o murieron por el paso del huracán.

Salimos en el carro, para ir a casa de la bisabuela y en el mismo medio del expreso Las Américas nos encontramos con una pareja de perros cruzando la calle. Estaban vivos de milagro. Lograron cruzar tres carriles completos y trataban de saltar hacia los carriles del otro lado. Un muchacho y nosotros nos detuvimos para tratar de evitar que los carros los pisaran. Nos bajamos y logramos montarlos en el carro del muchacho, que se los llevó.

Es común que después de las tormentas encontremos aves, perros o gatos desorientados. Por favor, sean compasivos. Si te encuentras un ave, dale los primeros auxilios, pero no la dejes enjaulada. En huracanes anteriores he sabido de casos en los que personas se han encontrado guacamayos y otras aves exóticas. Estas aves están acostumbradas a estar libres. Es importante consultar con un veterinario para poder darles los primeros auxilios y luego soltarlas. Si te encuentras gatos o perros heridos, recógelos y llévalos al veterinario. Pídele al veterinario que verifique si tiene microchip para saber a quién le pertenece. Si no tiene, tómale una foto y publícala en las redes sociales para dar con su dueño o ver si alguien la quiere adoptar.

La autora es entrenadora de perros en Lucky Pet. Para información, visita luckypetpr.com.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba