Loader
Salud mental

Controla tu mente

Aún estamos en la temporada alta de huracanes, por lo que es importante anticipar cuál sería la emoción y reacción que podríamos tener ante una situación de emergencia

  • Por Zahira L. González Colón, PhD
  • 10 SEP. 2017 - 03:00 AM
Photo
Ofrece la oportunidad a tus niños de expresar sus emociones y temores. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Aún estamos en la temporada alta de huracanes, por lo que es importante anticipar cuál sería la emoción y la reacción que podríamos tener ante una situación de emergencia, de manera que podamos pensar cómo mantener un mejor autocontrol.

Antes del huracán

  • Haz un plan para tener a la mano lo que necesitas para manejar la situación (ejemplo: agua, alimentos enlatados, medicamentos). No dejes que las preocupaciones te impidan llevar a cabo el plan. Sigue las recomendaciones que proveen las entidades de manejo de emergencias (por ejemplo, Cruz Roja, FEMA, otros). 
  • Explícales a los niños qué es un huracán y cómo puede traer mucha agua y viento. 
  • Muéstrales cómo se están preparando en la familia para estar y sentirse seguros. Anticipa riesgos y prepara planes de acción alternos. 
  • Maneja tu estrés. Examina cómo tus pensamientos contribuyen al desarrollo de los síntomas, trabaja con esas ideas y creencias que no te ayudan a sentirte bien. Al aprender a transformar esos patrones de pensamiento, puedes reducir la posibilidad e intensidad de los síntomas de ansiedad y tensión.
  • Acércate a la familia, busca apoyo emocional en otros. Evita aislarte.  
  • Mantente informado sobre el evento pero evita sobreexponerte y sobrecargarte de información. 

Durante el huracán 

  • Permanece en un lugar seguro, no exhibas conductas de riesgo (ejemplo: salir fuera de la casa).
  • Identifica maneras de distraerte, tales como: conversar con tu familia, leer, escribir, jugar. Mantente ocupado. 
  • Monitorea tus pensamientos y evita aquellos que son fatalistas. Ten paciencia y no te expongas a situaciones inseguras. Trata de mantener el optimismo. 
  • Practica ejercicios de respiración para mantener la calma. Invita a otros en el hogar a realizarlos también. 
  • Explícales a los niños lo que está sucediendo. Contesta brevemente sus preguntas y anímalos a expresar cómo se sienten. Es normal que los niños, como toda persona, se sientan asustados e intranquilos. Hablar los ayuda a tranquilizarse y sentirse mejor. 

Después del huracán 

  • Acércate a tu familia y/o vecinos, ofrece apoyo y pide ayuda si es necesario. Muestra solidaridad con otros. 
  • Restablece la rutina (familia, trabajo, escuela, comunidad) en la medida en que sea viable, lo antes posible.  
  • Ofrece la oportunidad a tus niños de expresar sus emociones y temores, y ayúdalos a canalizarlas evaluando la situación de una manera balanceada, reconociendo lo malo que trajo el evento pero también identificando algo bueno que haya traído (ejemplo: pasar tiempo juntos). Mantén el optimismo. 
  • Busca ayuda psicológica si miedos, memorias, pesadillas, reacciones emocionales intensas y/o ansiedad relacionada a la experiencia vivida, persisten luego de días de pasado el evento. 

La autora es psicóloga y presidenta de la Asociación de Psicología de Puerto Rico. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba