Loader
Más que entretenimiento

Fundamental el uso de los juguetes en las mascotas

Son instrumentos valiosos que les ayudan en el desarrollo físico, social y emocional

Photo
Debes estar atento a no elegir juguetes que se le desprendan sus partes, pues corres el riesgo de que la mascota se las trague. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Los juguetes en las mascotas, en la etapa temprana, son claves en la fomentación del aprendizaje, el manejo del estrés y la socialización, con los que además aprenden a controlar la mordida y la coordinación de sus movimientos.

Los perros que no juegan de pequeños, no aprenden a controlar la mordida con los juguetes y, como consecuencia, no sabrán cómo morder cuando sean grandes. 

“Van a querer jugar y vas a encontrar que hay perros que son muy bruscos al juego, que te muerden jugando y que, verdaderamente, te hacen daño. Suelen tener un juego descontrolado y torpe, y son agresivos porque de pequeños no aprendieron cómo jugar”, explica la veterinaria, Giselle Bonet, quien menciona que también muchos entrenadores utilizan los juguetes como parte de su entrenamiento para, al mismo tiempo, quitarles comportamientos que no son aceptables. 

Aparte de entretenerlos, su uso es frecuente para tratar los problemas de comportamiento. Pero, ¿y quién no ha sido víctima de su cachorro o gato en el hogar que mastica y destruye cables, muebles, espejuelos y zapatos, entre tantas otras cosas? Definitivamente, los juguetes los ayudan a realizar actividad física y redirigir su atención a algo que los entretenga y a evitar conductas dañinas en la casa.

Asimismo, la falta de entretenimiento y ejercicio físico, dependiendo de la especie y la edad, podría desencadenar en problemas de sedentarismo, agresividad, obesidad y desobediencia. “Los juegos en las diferentes etapas del desarrollo nos van a ayudar a trabajar las ansiedades y el estrés de nuetras mascotas, ya sea con juguetes o porque  juguemos con ellos”, añade. 

Selección adecuada
El tipo de mascota, la edad y su tamaño son factores claves al elegir el juguete. Es preferible optar por aquellos que sean de materiales de fibras naturales. No adquieras  los que sean de materiales sintéticos, que pudieran tener químicos y tóxicos. 

“Es sumamente importante que sea un juguete que no pueda romper ni tragar. Para un cachorro, debe ser uno que pueda morder y sacudir sin hacerle daño, que no tenga partes removibles y sea adecuado para su tamaño”, explica la veterinaria de Vets4Pets Animal Hospital.

De acuerdo con la veterinaria, entre la diversidad de juguetes para morder se encuentran los clásicos huesos, que aunque tienen su beneficio porque son bastantes resistentes, pudieran causar problemas en la dentadura, como desgastes y fracturas de los dientes. Por esta razón, recomienda estar al pendiente con los huesos que son muy duros.

En general, se aconseja que todo tipo de juguete tiene que darse bajo supervisión. Debes estar atento a no elegir juguetes que se le desprendan sus partes, pues corres el riesgo de que la mascota se las trague. Estas pudieran obstruir el sistema gastrointestinal y a operaciones quirúrgicas. 

“Por ejemplo, no recomendaría juguetes como peluches para un perro bien activo de 70 libras porque, probablemente, no va a durar ni 10 minutos y puede tragarse la guata. En cambio, un chihuahua no va a tener una fuerza en la mandíbula tan grande como para romperlo y comerse todo lo de adentro”, compara. 

Existen juegos interactivos para que los animales desarrollen su capacidad cognitiva, como son los de un plástico sintético bien resistente que no pueden romper, donde se les esconde comida adentro y el perro, por ejemplo, juega mientras logra girarlo en la dirección correcta e ingiere la comida que está dentro.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba