Loader
Hoy es el día perfecto

Enseña a los niños el uso constructivo del tiempo

Es importante que los padres establezcan metas y objetivos que se desean lograr en la crianza de los menores, incluyendo el día a día.

  • Por Irma Torres-Rivera, PsyD y Keishalee Gómez-Arroyo, PhD
  • 20 AGO. 2017 - 12:01 PM
Photo
Identifica acciones necesarias para lograr metas, que puedes dividir en pequeños pasos o tareas que puedas llevar a cabo poco a poco. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Recién comenzó  el semestre escolar y muchas veces manejar el tiempo con nuestros hijos  puede ser un reto. Pero no hay que preocuparse, siempre hay “truquitos” o ideas que puedes intentar para maximizar las horas del día y lograr sobrevivir hasta las próximas vacaciones. La clave para que chicos aprendan a hacer uso constructivo del tiempo es que el padre, madre o encargado tenga a su vez un buen manejo del tiempo. Muchos comportamientos se aprenden por lo que observa en otros. Cada padre y madre es el ejemplo a seguir más importante en la vida de sus hijos. Así que empecemos por organizarnos nosotros y así convertirnos en modelos de lo que queremos y esperamos de ellos.

Como padres y madres sabemos que la lista de “cosas por hacer” casi siempre es larga y, al final del día, algunas se quedan sin cumplir. Por ello, es importante establecer metas y objetivos que se desean lograr en la crianza de los menores, incluyendo el día a día. En ese proceso, un detalle significativo es que los hijos participen en identificar las cosas que deben hacer, así como las que desean hacer, en especial cuando son preadolescentes y adolescentes. Su participación contribuye a que quieran ayudar en la gestión de alcanzar los objetivos y las metas. Una vez sabemos lo que queremos, podremos establecer prioridades en esa lista que consideramos interminable, lo que contribuye a que la presión sea menor tanto para el adulto como para el niño.

Otro elemento importante en el uso constructivo del tiempo es la estructura. Sabemos que los niños son impredecibles y que muchas veces no les gusta la rutina. Aun así, es esencial que se establezca una estructura de tiempo (calendario, horario) y se cumpla con la misma, haciéndonos consistentes en la manera que establecemos prioridades y cómo llevamos a cabo las tareas y actividades. Crear hábitos es difícil y sabemos que los chicos lo van a resistir al principio, pero mantenernos consistentes es la clave para ser exitosos en el proceso.

Algunas recomendaciones para enseñar a tus hijos  a hacer uso constructivo del tiempo:

  • Establece metas -  Pregúntate ¿qué cosas quieres y qué cosas  quieres lograr?  
  • Identifica acciones necesarias para lograr esas metas - Divide las metas en pequeños pasos o tareas que puedas llevar a cabo poco a poco. 
  • Establece un calendario y horarios para llevar a cabo determinadas actividades - Es importante que todos los miembros de la familia sean conscientes de las acciones que se esperan de ellos y en qué tiempo. Por ejemplo, es importante separar tiempo para hacer las tareas, practicar deportes o hacer ejercicios, compartir en familia, disfrutar del tiempo libre, así como para descansar e ir a la cama. 
  • Ofrece elogios y refuerzo - Sé el fanático #1 de tu hijo. Eso incluye motivarlo, elogiar sus éxitos y destacar los pequeños pasos que lo acercan a la meta. Es importante dar reconocimiento cuando lo intente por primera vez y cada vez que suceda o demuestre la conducta deseada.
  • Celebra cuando se han alcanzado los objetivos que trazaron juntos. Por ejemplo, decir “me gusta o aprecio que recogiste tu cuarto”. 
  • Aprendan juntos a manejar positivamente el estrés - Querer alcanzar las metas o tener muchas cosas por hacer se puede convertir en un estresor, no solamente para ti, sino también para tus hijos. Es importante que esa emoción se pueda reconocer, validar y manejar. Juntos pueden aprender a meditar, relajarse, distraerse, a hacer respiraciones profundas o alguna actividad que les ayude a ambos a liberar el estrés. 
Algunas ideas de actividades que puedes considerar para promover en tus hijos el uso constructivo del tiempo: 
  • Actividades creativas - Permíteles participar en música, arte, drama o escritura creativa para desarrollar otros talentos y destrezas.
  • Actividades extracurriculares - Facilita su participación en actividades auspiciadas por la escuela o en programas estructurados para niños en la comunidad.
  • Desarrollo espiritual - Promueve  actividades para el desarrollo espiritual, el contacto con la naturaleza y el aprecio por lo bueno que trae la vida. 
  • Tiempo de calidad con la familia - Lleva a cabo actividades que promuevan contacto e interacciones de calidad y significativas con padres y hermanos, más allá de ver televisión o juegos de video, para promover una buena salud psicológica.
  • Tareas - Crea espacio para que estudien y hagan las asignaciones para promover el aprendizaje.
  • Actividades físicas - Fomenta su participación en  equipos deportivos o que lleve  a cabo alguna rutina de ejercicios para fomentar una buena salud física.
  • Socialización con pares - Facilítales espacios de confraternización con otros niños  de sus edades para que desarrollen la inteligencia social y emocional.
Ciertamente, el tiempo es un recurso muy valioso que desde temprana edad debemos aprender a usar constructivamente. Enseñemos a nuestros niños a organizarse y usar efectivamente el tiempo. ¡Te lo agradecerán a lo largo de sus vidas!
Las autoras son psicólogas, miembros de  la Asociación de Psicología de Puerto Rico. Escribe a info@asppr.net.
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba