Loader
Cuida a tu mascota

Formas de refrescar a tu mascota

Algunas ideas sencillas para que tu perro no sufra con los intensos calores de estos días

  • Por Mónica Ferrer
  • 23 JUL. 2017 - 12:00 AM
Photo
Los perros no sudan, se refrescan mediante el jadeo o por sus almohaditas en las patas, por lo que necesitan buscar otras maneras para refrescarse. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Tengo una trituradora de hielo de cuatro patas. No importa donde esté, tan pronto escucha que estoy sacando hielo, sale corriendo. Así es mi querida Sofía, que desde pequeñita ha tenido fascinación con el hielo, aunque ahora también corren los otros tres.

Eso me hizo investigar si es bueno darles hielo a los animales, pues, por muchos años, he oído posiciones conflictivas. Conclusión: los perros pueden comer hielo. Y es una gran manera para que ellos mismos se refresquen, sobre todo en un día muy caluroso.

Los perros no sudan, se refrescan mediante el jadeo o por sus almohaditas en las patas, por lo que necesitan buscar otras maneras para refrescarse. Por eso, en días de mucho calor, es crucial ayudarlos a mantenerse frescos. De lo contrario, podrían sufrir de un golpe de calor, que es sumamente peligroso. Así que proveerles hielo o agua con hielo es una gran ayuda.

Pero, siempre hay algún riesgo, como que se puedan partir un diente al masticar el hielo, por lo que hay que tener ciertas precauciones. Una es el tamaño del hielo en relación a su quijada. Perros medianos a grandes usualmente pueden manejar un cubito de hielo normal; pero, para los más pequeños o miniaturas con quijadas pequeñas, es recomendable romperles el cubito de hielo en varios pedazos. Y si le pones agua con hielo, hay peligro de que la ingiera demasiado rápido y podría tener consecuencias serias. Por esta razón, es recomendable ofrecérsela, pero poco a poco, sobre todo si el perro está sumamente caliente o agitado, como sería el caso luego de haber hecho ejercicio, caminar o jugar.

Al igual que nosotros, a los perros también les gustaría su frozen margarita sin alcohol o un helado de vez en cuando. Aquí les ofrezco unas recetas fáciles que solo te tomaran un ratito para ofrecerle algo refrescante e interesante a tu perro. Pero, siempre recuerda que el perro debe consumirlas poco a poco.

Mantecado de guineo

Es una receta fácil con un solo ingrediente: tres guineos. Pela los guineos, córtalos en pedazos pequeños y congélalos. Luego, pasa los pedazos por un procesador de alimentos hasta que tengan una consistencia suave. Puedes ofrecérselo al perro de inmediato o congelarlo para luego.

Helado de frutas para perros

Este lo puedes hacer con cualquier fruta que tengas a la mano. Yo uso mucho el mangó, el guineo y las fresas. Puedes hacerlo de una sola fruta o en combinación. Muele la fruta, añade yogur y, si deseas, un poquito de miel para endulzar. Una vez esté todo bien mezclado, viértelo en moldes pequeños. Yo uso moldes de silicón (vienen en una variedad de formas, como huesitos o patitas de perro). Una vez llenos, congélalos por una hora más o menos.  

Otra alternativa es hacer un bloque de hielo con sabor. Prepara una mezcla de caldo de pollo o carne y agua. Puedes añadirle un poquito de mantequilla de maní. Pon uno o varios juguetes pequeños en el cartón, le añades el líquido y lo congelas. No es necesario esperar que esté totalmente congelado. Lo retiras del congelador, le cortas el cartón y se lo das.

Otras maneras de enfriar 

Un arnés refrescante: se consiguen hechos con toda la intención de mantener la temperatura corporal del perro fresca, uno de ellos es fabricado por Ruffwear. 

Existen, también, otras piezas, como bandanas. Una toalla mojada también funciona.

Y, como ellos sudan por las almohaditas en sus patas, haz que se pare por unos minutos en una pileta con una pulgada de agua fresca, pero que no esté congelada.  

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba