Loader
Educación y crianza

Educar a otros adultos es vital para mejorar la crianza

Si queremos una sociedad con niños más sensibles, es necesario que la población apoye a quienes realizan esa gestión y no tienen las herramientas

  • Por GDA/ La Nación/ Costa Rica
  • 11 JUL. 2017 - 5:18 PM
Photo
Los especialistas son enfáticos en que la sociedad, como tal, debería hacer algo al respecto. (Archivo)
  • Compartir esta nota:

La interacción con los adultos es fundamental en el proceso de crianza del niño, según afirmaron especialistas durante un laboratorio de desarrollo en primera infancia efectuado en la Universidad de Tulane, Estados Unidos.

Pero, ¿qué pasa en los casos en los que, por bajos niveles educativos, pobreza, ignorancia o falta de apoyo, las personas no tienen herramientas para dar una crianza saludable a los menores?

Los especialistas tienen una respuesta: son enfáticos en que la sociedad, como tal, debería hacer algo al respecto.

'No podemos ver a los niños y decir: 'Este no es mi problema; son los niños de alguien más'. La realidad es que son nuestros niños, los que están en nuestra comunidad; y de su buen desarrollo depende el futuro que tengamos como sociedad', enfatizó Lindsay Adams, especialista en niñez del Banco Mundial.

En este sentido, instituciones como el Banco Mundial y Unicef proponen que, a través de gobiernos locales y grupos comunales, se les brinde educación a embarazadas y sus familias, para que ellas primero cuiden su salud desde la gestación y sepan cómo cuidar mejor a su bebé.

En el ideal de los casos, deberían tenerse facilidades de redes de cuido para que las familias dispongan de un lugar mucho más seguro donde dejar a sus hijos mientras van a trabajar o a recibir alguna capacitación.

Contexto machista. En este sentido, y especialmente en contextos machistas, es necesario educar y empoderar a los padres en los roles de crianza y cuido.

'Lo ideal es que este tipo de facilidades, donde tanto padres como madres sepan cómo cuidar mejor de sus hijos, estén cerca de sus hogares y sean gratuitas.

'No podemos pretender que personas pobres, que realmente deben luchar por comida en sus mesas todos los días, puedan irse muy lejos de casa o deban pagar por esto. Debemos pensar también en las mujeres solas que muchas veces no tienen mayor apoyo', dijo Adams.

Los diferentes expertos destacan que no se trata de, simplemente, juzgar a los padres y a las madres, sino de buscar la manera de brindar herramientas, para una mejor crianza y que los niños tengan más calidad de vida.

'Debemos organizarnos como sociedad para darles el mejor cuidado a estos niños y a sus familias.

'No es un asunto solo de los menores, es de que ellos necesitan relaciones sanas a su alrededor para crecer mejor', concluyó la especialista.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba