Loader
oniquectomía

Un asunto controversial: extraerle las uñas a tu gato

Tu médico veterinario regular puede orientarte sobre cualquier tratamiento que pueda representar una preocupación sobre tu mascota y sobre la salud animal

Photo
Los médicos veterinarios tienen la encomienda de orientar adecuadamente a los dueños de felinos para evitar, por todos los medios, los procedimientos que sean de índole estética. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

En materia de salud animal, es importante estar bien informados sobre los temas que conciernen al cuidado de nuestras mascotas. Decisiones educadas, definitivamente, harán la diferencia, siempre y cuando se acuda al profesional indicado para aclarar todas las dudas sobre estos temas: el veterinario licenciado y colegiado en Puerto Rico. Él es el experto capacitado y con el conocimiento para ofrecer una recomendación adecuada en todo lo relacionado a procedimientos quirúrgicos y medicina preventiva en los animales. 

Y, uno de los temas de los que es necesario hablar es la extracción quirúrgica de las uñas de los gatos. Conocida, también, por su nombre científico como oniquectomía, el médico veterinario Javier Rodríguez Soto, presidente electo del Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico, explica que este es un procedimiento mediante el cual se elimina de forma permanente la última falange (dedo) de los miembros delanteros u anteriores.

“Dicho procedimiento solo se lleva a cabo en los patas delanteras de los pacientes felinos porque son las utilizadas para rasguñar en las superficies”, abunda el médico veterinario que trabaja de relevo en Animal Emergency Clinic, en Hato Rey; y en el Hospital Veterinario 172, en Cidra. 

“En el procedimiento se remueve la parte ósea de la falange así como los nervios, los ligamentos y los tendones para así evitar su crecimiento en el futuro”, añade el doctor Rodríguez Soto, quien revela que, por mucho tiempo, dicho procedimiento ha sido motivo de controversia entre diferentes grupos protectores de los animales debido a las posibles consecuencias que provoca, entre ellas: dolor, dificultad al caminar y artritis. 

Si bien, en muchas ocasiones, la cirugía se lleva a cabo por petición de los dueños para evitar el daño a muebles como consecuencia del comportamiento felino de rasgar superficies para limarse las uñas, el doctor Rodríguez Soto dice que, cuando la razón para que se lleve a cabo este tratamiento solo se limita al deseo de evitar el rasguño en muebles, siempre se ofrecen alternativas que sean más satisfactorias para el paciente como: usar botines (“caps”) que se adhieren con pegamento orgánico a la extremidad, cortar las uñas constante y el acondicionamiento del paciente para evitar dicho comportamiento mediante el uso de productos naturales.  

“No obstante, el procedimiento quirúrgico es, en ocasiones, recomendado para tratar la aparición de masas neoplásicas (cancerosas) en las falanges, así como traumas severos en las mismas”, aclara el veterinario para añadir que aunque la oniquectomía no es considerada como un procedimiento ilegal en Puerto Rico ni Estados Unidos, se ha prohibido mediante legislación en ciertas jurisdicciones de la nación americana y en Europa.

“Los médicos veterinarios tienen la encomienda de orientar adecuadamente a los dueños de felinos para evitar, por todos los medios, los procedimientos que sean de índole estética”, enfatiza el especialista, quien recalca que cuando se lleva a cabo cualquier tratamiento quirúrgico, la prioridad del médico veterinario es velar por el bienestar de la salud del paciente.  

“Como parte de este compromiso, se administran medicamentos inyectables, antibióticos y antiinflamatorios y, de igual forma, se envían medicamentos para darle continuidad por determinado tiempo a ese tratamiento en la casa”, subraya.

¿Qué medidas de seguridad se toman si se lleva a cabo este procedimiento? “En el caso de la oniquectomía se usa el protocolo indicado anteriormente y se le indica al dueño del paciente que este debe permanecer en descanso estricto por un tiempo mínimo de 10 a 14 días. Se colocan vendajes en ambas extremidades para evitar el contacto con el piso y se debe evitar el uso de extracto de desperdicios (“litter”) sólidos durante el tiempo de recuperación, para evitar la contaminación de las heridas. Este puede ser sustituido por papel de periódico durante un tiempo razonable”, amplía el médico veterinario, quien recalca que si el procedimiento es llevado a cabo con todas las indicaciones de asepsia (limpieza) y con los cuidados pertinentes, las consecuencias negativas se reducen al mínimo y no debería haber ningún tipo de efecto permanente en el paciente.

Finalmente, el doctor Rodríguez Soto insta a las personas a comunicarse con su médico veterinario regular para recibir una orientación sobre la oniquectomía o cualquier otro tratamiento que pueda representar una preocupación sobre su mascota y sobre la salud animal.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba