Loader
Adolescencia

Confusión sexual en la adolescencia

Es una etapa en que los jóvenes pueden tener pensamientos y atracciones sexuales que no necesariamente implica una preferencia sexual

Photo
la adolescencia también es uLa adolescencia es una etapa en que los jóvenes pueden tener pensamientos y atracciones sexuales que pueden parecer confusos, especialmente si son respecto a alguien del mismo sexo. (Foto Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Tenía 13 o 14 años cuando Ada pensó que se había enamorado de su mejor amiga. “Yo la veía como la más bonita, sentía que la amaba”, cuenta la joven que ahora tiene 24 años y se define heterosexual.

“Pero como a los 17 años conocí a un nene que me voló la cabeza, me enamoré perdidamente de él y me di cuenta que me gustaban más los nenes”, agrega la joven entre risas.

De hecho, la adolescencia también  es una etapa en que los jóvenes pueden tener pensamientos y atracciones sexuales que pueden parecer confusos, especialmente  si son respecto a alguien del mismo sexo, dice la psicóloga clínica Delmara Rivera Rivera, quien destaca que frecuentemente llegan a su oficina padres preocupados y adolescentes confundidos respecto a su sexualidad.

“Estamos hablando de edades tan tempranas como los 11 y 12 años.  Por ejemplo, en muchas ocasiones el niño o la niña tiene sensaciones o gustos respecto a personas de su mismo sexo que los lleva a confundirse. No es lo mismo esta atracción romántica versus lo que es una atracción sexual o afectiva”, explica Rivera 

De hecho, según un artículo publicado en kidshealth.org, tener  interés en una persona del mismo sexo no significa necesariamente que alguien es gay, del mismo modo que tener interés en alguien del sexo opuesto no significa que la persona es heterosexual. “Es frecuente que los adolescentes se sientan atraídos por personas del mismo sexo y del sexo opuesto, y que tengan pensamientos sexuales respecto de ellas. Es una manera de ver los sentimientos sexuales que emergen”, agrega la información.

“He visto jóvenes que te dicen que son homosexuales. Pero cuando indagas qué entienden por eso, lo que dicen es que les gusta estar con esta persona que es de su mismo género y que la ama mucho. Lo que pasa es que hay mucha confusión entre lo que es una amistad o una atracción física, pero no necesariamente está relacionada a una preferencia sexual”, agrega Rivera.

Pero de igual manera, señala que llegan adolescentes con una orientación sexual muy definida. Cuando eso pasa, la orientación que da es de apoyo al adolescente y con la familia. “Sobre todo, ante las inquietudes que ese adolescente trae; sabemos que la incidencia de riesgo de suicidio en esta población es alta, igualmente con síntomas de depresión, debido al miedo que tienen al rechazo de la familia, de la sociedad y a muchas inseguridades y temores”, explica la doctora Rivera, mientras resalta que también se le da orientación  a la familia si es pertinente.

Cabe aclarar, sin embargo, que la  homosexualidad  o el lesbianismo no se consideran una psicopatología o enfermedad.

Precisamente,  la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la  Asociación Americana de Psicología (APA), opinan que la orientación sexual abarca una combinación compleja de factores biológicos, psicológicos y ambientales. Además, los científicos creen que los genes de una persona y los factores hormonales innatos desempeñan un papel importante.

Educación sexual

Aunque hay una generación de padres jóvenes que están un poco más educados para ayudar a sus hijos con el tema de la sexualidad, en términos generales todavía muchos temen hablar sobre el tema, opina la psicóloga clínica Thalía Cuadrado

“Las generaciones anteriores tampoco lo hicieron.  Pero antes, la información que ellos podían acceder era muy poca. Ahora, enseguida que le das un teléfono celular a un niño, sabes que tienen carta abierta a un sinnúmero de cosas que no vas a tener control sobre ellas”, advierte Cuadrado, al tiempo que menciona las aplicaciones y grupos de chateos que tienen los jóvenes con quienes comparten información.

“El adolescente, por definición, siempre está en la búsqueda de aventura, de querer saber qué está pasando detrás de lo que le dijeron o no le dijeron. Y en esas búsquedas puede caer en situaciones sumamente complejas para las cuales no están preparados emocionalmente”, advierte Cuadrado.

Un ejemplo que pone es cuando jóvenes se toman fotos desnudos y como “regalo”, la envían “privadamente” a un novio o novia. “No se dan  cuenta que todo lo que se pone en internet es público y que esa foto se puede utilizar con otros propósitos. Desde acoso y estafa,  hasta para pornografía”. La psicóloga también destaca  que cuando un adolescente se define como homosexual se añade la problemática de que “pocos tienen la oportunidad de hablar con sus padres sobre su inclinación sexual” y cuando ellos (padres) se enteran muchos no saben manejar la situación.

“Algunos padres buscan ayuda profesional, pero generalmente son muy pocos los que lo hacen”, afirma Cuadrado, mientras les recomienda que se eduquen y busquen ayuda profesional.

La importancia de hablar

Todo lo que sucede a nuestro alrededor  va a impactar la educación de nuestros hijos. Por eso, recomienda la psicóloga clínica Thalía Cuadrado, los padres deben estar atentos y hablar con sus hijos o buscar ayuda para poder entenderlos y guiarlos. Aquí algunas recomendaciones que ofrece:

No pongan cara de horror si el hijo o hija les dice que es homosexual o lesbiana.  Eso lo que hace es cerrar la puerta de inmediato y lo expones a un mundo que no puedes controlar y que puede ser muy peligroso.

 Asume la paternidad y la maternidad como un acto de educación y amor.

Un adolescente es una persona que,  literalmente, cambia a diario. Por eso es que hay que estar muy atento para preguntar y “escuchar sin que te de un ataque cardiaco”. 

Debes recordar que si tu hijo o hija confía en ti y sabes que no vas a reaccionar o enjuiciarlo, va a hablar más cómodamente de sus inquietudes y dudas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba