Loader
Recomendaciones

Cuidados especiales para perros de la tercera edad

Para diagnosticar cuando se presenta algún cambio en su comportamiento se les debe aplicar una prueba de disfunción cognitiva

  • Por El Tiempo / GDA
  • 24 MAR. 2018 - 01:00 AM
Photo
Los perritos se pueden volver desorientados o pueden despertarse inquietos en la noche y deambular. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Cuando empezamos a ver en nuestros perros canas o pelitos blancos alrededor de la boca y los ojos, o alguna dificultad para hacer ejercicio físico; o cuando detectamos que no oyen bien o que no ven con la misma claridad que antes, hay que admitir que son los primeros síntomas de vejez.

“Los perros pequeños son más longevos que los grandes o gigantes. Los primeros pueden llegar en muy buen estado hasta los 15 años. Y hoy en día, con la alimentación y buenos cuidados, pueden vivir más y con mejor calidad”, explica la etóloga Carolina Alaguna.

Así como asegura que los perros de gran tamaño han aumentado su esperanza de vida, ya a los 7 u 8 años empiezan a mostrar los primeros síntomas de senilidad. La veterinaria explica que para diagnosticar cuándo se presenta algún cambio en su comportamiento se les debe aplicar una prueba de disfunción cognitiva, que viene siendo como el alzhéimer en los humanos.

“Su patología es parecida. Los perritos se pueden volver desorientados o pueden despertarse inquietos en la noche y deambular; olvidar el sitio donde hacían sus necesidades, estar susceptibles o presentar ansiedad por separación y apegarse demasiado a sus dueños”, explica la experta.

Y por supuesto, esto pone en riesgo la convivencia y el vínculo con el humano. Esta prueba es sencilla, se le puede pedir al veterinario de confianza y da muchas luces sobre lo que está pasando. No obstante, Alaguna recomienda ser pacientes ante la nueva realidad de nuestros amigos peludos. Por ejemplo, dormirán más, tendrán menos energía, podrán enfermarse. Por eso, los controles con el veterinario son claves. Es hora de retribuir toda la felicidad que nos han dado.

“Además, hay que tocarlos, peinarlos y acicalarlos y así nos daremos cuenta de cómo está la piel, si hay tumores o si presentan algún dolor físico al tacto y así consultar y tratarlos a tiempo”, concluye la experta. 

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba