Loader
Evita la sobreprotección

Cómo enseñar a los hijos a superar el fracaso

Deben aprender a lidiar con sus emociones cuando no logran lo que quieren

Photo
Complacer siempre a los menores evita que desarrollen destrezas importantes como la tolerancia a las frustraciones. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Es  una realidad  que las cosas  no siempre resultan como se planifican. A veces no importa cuánto esfuerzo se invierte en un trabajo, una actividad o una salida, algo puede salir mal.

También es cierto que puede ser retante manejar las emociones que  traen como secuela la frustración. Estas conllevan coraje, tristeza y ansiedad. Mal manejados, estos estados de ánimo acarrean problemas de comunicación e, incluso, afectan un buen desempeño.

Rebecca López, psicóloga infantil, explica que en el caso de los niños las perretas, los gritos y el tirar objetos pueden ser manifestaciones de  una frustración. Cuando se trata del ambiente escolar, una consecuencia de la misma puede ser que los pequeños rehúsen continuar trabajando en alguna tarea. En los adolescentes, podría desembocar en conductas de riesgo, delictivas y agresividad. 

En cualquier caso, es necesario  evitar estas respuestas. Una de las maneras más efectivas de promover actitudes más saludables es a través del modelaje. 

“Cuando te sientas frustrado, saca tiempo para respirar, relajarte y calmarte”, aconseja la doctora respecto a cómo se puede transmitir el mensaje correcto a los niños. 

También recomienda a los adultos validar las emociones de los chicos, explicándoles que es natural experimentar emociones que molestan pero siempre es posible trabajarlas sin causar daño, herirse a sí mismo o a los demás. Hay que explicarles, por ejemplo, que todas las emociones son transitorias, aunque a veces, en la intensidad del momento, pueden parecer eternas.

Asimismo, ante una meta o un deseo que no se pudo cumplir se puede promover que el niño piense en alternativas viables para el futuro. Los adultos pueden compartir con los menores sus vivencias o historias de conocidos que evidencien los tropiezos que hubo que vencer antes de lograr el  éxito.   

La doctora López recuerda que, complacer siempre a los menores, evita que desarrollen destrezas importantes como la tolerancia a las frustraciones.

En su lugar, es fundamental enseñarles que hay cosas que no se pueden tener o que hay que ganarse. Y es que el manejo de la frustración es un aprendizaje que empieza temprano en la niñez y se extiende durante toda la vida. 

Algunos consejos 

  • Evita la sobreprotección. Se aprende de los errores y si no permites a tus hijos que los tengan estarán indefensos a los retos que surjan más adelante en la vida. 
  • No le des todo a tus hijos. En su lugar, enséñales a ganarse las cosas  que desean con su esfuerzo.
  • Enséñales a sentir orgullo por el trabajo realizado para alcanzar una meta. Esto promueve la perseverancia.
  • Cuando hay frustración es importante buscar un espacio para respirar y calmar la emoción. 
  • Las preguntas ¿por qué pasó esto?, ¿cómo puedo hacerlo mejor la próxima vez?, ¿qué otras alternativas hay? promueven la búsqueda de nuevas soluciones.


Fuente: Dra. Rebecca López, psicóloga escolar y presidenta de la Asociación de Psicología Escolar de Puerto Rico 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba