Loader
Educación católica

La relación entre el profesor y el estudiante

Varios educadores puertorriqueños en la fe cristiana brindaron su opinión a unas palabras dichas por el Papa Francisco

Photo
Papa Francisco
  • Compartir esta nota:

El papa Francisco recordó que  la enseñanza más importante de Jesús es la de “amar al Señor tu Dios y amar al prójimo”. Fue así que dijo las palabras: “Nos podemos preguntar: ‘¿Quién es el prójimo para un profesor?’ ¡El ‘prójimo’ son los estudiantes! exclamó el papa. “Y aquellos con los que transcurre sus jornadas. Son los que por él tienen un guía, una dirección, una respuesta y, todavía antes, buenas preguntas”. Estas palabras fueron dichas en una conferencia dada en El Vaticano a un grupo de maestros que forman parte de la Unión Católica Italiana de Profesores, Dirigentes y Educadores.
Varios educadores puertorriqueños en la fe cristiana brindaron su opinión a las palabras del pontífice.

“El papa Francisco en su mensaje a los maestros, explica claramente lo que se espera como parte de nuestro desempeño y compromiso educativo, con nuestra fe católica. Es de conocimiento general que el maestro por excelencia es Jesús. Es Jesús mismo quien nos guía en todos nuestros roles y, en particular, como maestros para servir al prójimo. A través de la educación católica, el maestro-profesor crea una relación fraternal con sus alumnos, presenta un proceso de aprendizaje enriquecedor y de calidad fundamentado en la práctica activa de valores cristianos. Como parte de su fervor a Jesús y el desarrollo integral del estudiante, estos sirven en muchas ocasiones de guía espiritual, siendo modelos del cristianismo y promotores de nuestra fe. 

Los profesores tenemos la hermosa encomienda de llevar las enseñanzas bíblicas a nuestro quehacer educativo, no solo en la clase de religión, sino a través de todo el currículo, además de llevar palabras de amor y consuelo en situaciones diarias que puedan ocurrir en la sala de clases. Esto, con la práctica, se convierte en parte de nuestra doctrina. Así, damos dirección y atención a las inquietudes genuinas y naturales de los niños y jóvenes a través de su desarrollo académico, social, intelectual y de vida. 
Es por ello que me uno a las palabras de nuestro papa Francisco y exhorto a todo maestro a asumir su rol de proclamador del amor de Jesús a través de la integración de elementos imprescindibles para fortalecer la fe, la esperanza y la caridad en nuestros educandos.  Lo que hará una sociedad diferente y guiará nuestro país será el desarrollo de hombres y mujeres que propendan la responsabilidad social, el respeto a la diversidad y un liderazgo ético y cristiano, y esto solo se logra guiados ‘de la mano del Maestro’”
, expresó la profesora Esther A. Rubio Negrón, EdD, CQIA, asesora de colegios católicos.

“Los estudiantes, desde  que están en prekínder, ve a ese maestro como una guía, como un ejemplo. Nosotros en la Superintendencia somos facilitadores, por lo que ofrecemos talleres y demás, y en cada uno de esos se ofrece al maestro como ese modelo de ese estudiante. Un maestro o maestra marca la vida de un estudiante, de cualquier manera. El maestro es pieza clave y fundamental en un colegio católico. Es el que evangeliza, es el que está ahí con ese estudiante todos los días. Es el que el director o principal de la escuela tiene que estar supervisando, le da talleres, tiene que ver que esté alineado con todos los postulados de la Iglesia Católica para que, a su vez, le pueda transmitir a los estudiantes y haya efectividad en ese proceso de evangelición y de aprendizaje. Para nosotros esto es bien importante esa labor de los maestros”, dijo Ana Cortés, superintendenta de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba