Loader
Educación católica

Pilar esencial en el desarrollo humano e intelectual

La base educativa, intelectual y espiritual de un niño es pieza fundamental para su desarrollo personal y profesional en su etapa adulta

Photo
La iglesia no pretende desviar lo que le corresponde al hogar, sino aportar a esa enseñanza del hogar.
  • Compartir esta nota:

Sin duda alguna, la base educativa, intelectual y espiritual de un niño es pieza fundamental para su desarrollo personal y profesional en su etapa adulta. 
Es por eso que las  escuelas católicas abren sus puertas para dar paso a un proceso de evangelización del cual son partícipes cientos de miles de niños en el mundo.
“Los colegios católicos promueven una educación integral para el estudiante. Se busca que se le inculque a esos estudiante valores humanos y lleguen a la plena realización”, comentó Ana Cortés, superintendenta de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de San Juan, que reúne a 51 colegios católicos en la actualidad. 

“Las bases de los colegios católicos se fundamentan en la humanización del estudiante, respetando siempre la autonomía del hogar de cada uno. Estos valores se centran en la familia, que a su vez, los colegios católicos colaboran con esta tarea de criar al estudiante en un ambiente donde haya cultura, fe y vida” enfatizó.

Dicho esto, la superintendenta dejó claro que la misión de los colegios católicos no es la de criar a sus estudiantes, ni la de meterse en medio de los valores enseñados en su hogar. “En cuanto al estudiante mismo, la iglesia no pretende desviar lo que le corresponde al hogar, sino aportar a esa enseñanza del hogar. Tener la satisfacción de ver crecer un ser humano por el camino que traza la Iglesia Católica”, añadió Cortés.

Comunidad solidaria
El paso de los huracanes Irma y María por las costas y el centro de Puerto Rico cambió todo el panorama que había en la isla y permitió que se llevaran a cabo diversidad estrategias para ayudar a aquellos que fueron más afectados. En esos momentos, los colegios católicos no se cruzaron de brazos y comenzaron a ayudar en sus comunidades. 
“Cada escuela dentro de nuestra jurisdicción se organizó y fue a las comunidades donde necesitaban mucha ayuda, llevando alimentos y agua, entre otros productos de primera necesidad”, indicó la superintendenta. “Tuvimos escuelas que dentro de su población de estudiantes y maestros hubo mucha necesidad. Muchos perdieron hogares o vivieron momentos muy precarios. Dentro de la comunidad escolar se desarrolló este sentido de unidad, donde hubo un gran sentido de colaboración donde salieron beneficiadas muchas familias”, destacó. 
Por otro lado, la superintendenta de Escuelas Católicas comentó que la organización Caritas también aportó a los colegios y familias que necesitaban ayuda en  los colegios. De la misma forma, los colegios fueron instrumentos para ayudar a Caritas a llevar y repartir alimentos, entre otros materiales de primera necesidad.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba