Loader
Juegos infantiles

6 juegos que disfrutábamos de niños sin la tecnología

Antes de los teléfonos inteligentes, podíamos pasar horas en la calle disfrutando de los juegos y divirtiéndonos con otros niños

  • Por El Comercio / GDA
  • 02 FEB. 2018 - 10:41 AM
Photo
Uno de los juegospor excelencia era la peregrina. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Antes de que existieran los smartphones y las consolas de PlayStation, los niños se divertían con juegos de la vieja escuela. No fue hace mucho tiempo cuando ellos pasaban horas de horas en la calle o en el parque socializando con otros niños, haciendo amigos y divirtiéndose con juegos distintos.

Peregrina. Todo lo que necesitabas era una tiza, piedras y unas cuantas personas para jugar. La estrategia del juego era recoger la roca que había sido lanzada a uno de los recuadros pintados en el piso, después de haber saltado encima de todos los demás con una sola pierna. La idea era no caerse. 

Las escondidas. En los viejos tiempos cuando tenías muchos amigos y nada que hacer, jugar a las escondidas era una buena opción. Te daba una cierta sensación de suspenso saber que alguien te estaba buscando y que debías encontrar un buen escondite para salvar tu vida. 

Taps. Ahora se coleccionan juegos de 'play', pero en aquellas épocas se coleccionaban taps. Estos venían en los snacks y encima habían campeonatos e intercambio de las "chipitaps" repetidas.

Trompo. Maña y práctica eran las claves para este juego. Con una cuerda tenías que hacer bailar a tu trompo y si tenías maña lo podías colocar, en pleno movimiento, encima de una mano. 

Stop. Con este juego, terminabas exhausto. Se elegía un tema y al lanzar la pelota se nombraba a una persona, él debía recoger la pelota y al decir "stop" todos tenían que parar poder ser “asesinados” con la pelota. A punta de tres pasos y buena puntería se definía si seguías en el juego. 

Jacks. No solo eras un experta, sino que coleccionabas jacks de colores para que el juego fuera mucho más llamativo. Si eras muy buena, dejabas a tu contrincante sin ni siquiera poder hacer rebotar su bola.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba