Loader
Esfuerzo físico extremo

Cuando te excedes en el ejercicio y el cuerpo se rinde

La ramdiomiólisis puede afectar a quienes realizan una actividad física desproporcionada para su capacidad

Photo
Los síntomas de la condición son dolor muscular intenso y color rojizo o marrón en la orina, a consecuencia de las sustancias liberadas por el deterioro del músculo.(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Comenzar una rutina de ejercicios siempre es una buena idea, pero realizar un esfuerzo desproporcionado las primeras veces que inicias (o reinicias)  una actividad deportiva   puede traer problemas.  La rabdomiólisis  es un síndrome que puede ocurrir debido a varias situaciones. Sin embargo, los casos más frecuentes se reportan entre personas que llevan a cabo un esfuerzo físico extremo. 

“Se caracteriza porque el músculo se muere y libera a la circulación sustancias que son tóxicas para  los órganos”, explica el doctor Carlos Rivera Bermúdez, nefrólogo.

Las probabilidades de sufrir rambiomiólisis son mayores para quienes pasan la semana laboral inactivos y durante el fin de semana buscan compensar la falta de ejercicio, haciendo un trabajo fuera de proporción a su condición física. El factor ambiental puede empeorar la situación, cuando hace  demasiado calor,  el ejercicio se lleva a cabo en un espacio cerrado o  la persona no toma suficiente líquido y, a consecuencia, se deshidrata.   

El síndrome también se ha reportado en soldados del ejército, bomberos y otros trabajadores cuya labor pone a prueba la capacidad muscular. De acuerdo con un estudio realizado por el Army en 2012, alrededor de 400 soldados activos la padecieron. Otras actividades con las cuales se ha relacionado la rabdomiólisis son el spinning, el crosssfit y las rutinas de alta intensidad.

Los síntomas de la condición son dolor muscular intenso y color rojizo o marrón en la orina, a consecuencia de las sustancias liberadas por el deterioro del músculo.  Normalmente, el paciente tiene que ser hospitalizado para proveerle la hidratación adecuada y puede ser necesario que necesite diálisis por un tiempo. Usualmente, los daños son reversibles pero si hay complicaciones la condición puede ser mortal. 

Para evitar la rabdomólisis, Rivera recomienda enfatizar en la prevención. Antes de empezar cualquier rutina de ejercicios, es importante darle tiempo al cuerpo para adaptarse. Al realizar actividades al aire libre, es preferible evitar las horas más calurosas y mantenerse bien hidratado. No menos importante es “escuchar al cuerpo” para disminuir la intensidad o detenerla si hay síntomas de fatiga que puedan perjudicar la salud.

 “Con el ejercicio hay que ir poco a poco”, enfatiza el doctor, quien también aconseja mantener una alimentación balanceada y adecuada para la rutina que se practique. 

Prevención 

  • Al comenzar una rutina de ejercicios, ve poco a poco incrementando el esfuerzo y la intensidad.
  • Cuando vayas a ejercitarte al aire libre, prefiere las horas de la mañana o la tarde.
  • Evita el sol del mediodía o las temperaturas demasiado calurosas. 
  • Toma suficiente agua.
  • Realiza tu mejor esfuerzo durante el ejercicio, pero considera  tus límites.
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba