Loader
Nueva tendencia

El ejercicio suspendido en el aire ayuda a reducir lesiones y miedos

"Bungee workout", acrobacia en tela y aeroyoga permiten trabajar brazos, piernas y abdomen.La práctica también desarrolla la autoconfianza y perseverancia

  • Por El Mercurio / GDA
  • 23 ABR. 2018 - 08:00 AM
Photo
Se trata de una disciplina tailandesa inspirada en técnicas circenses en la que se usa un arnés sujeto a una cuerda que cuelga del techo. (Foto: Facebook/Tough Lotus Bungee Workout and Aerial Fitness)
  • Compartir esta nota:

"Acá siento que trabajo todo, hasta los músculos de la cara", exclama Kenny Manieu, quien desde febrero no se pierde sus clases de Bungee Workout.

Se trata de una disciplina tailandesa inspirada en técnicas circenses en la que se usa un arnés sujeto a una cuerda que cuelga del techo. Esto permite saltar más alto, suspender el cuerpo por unos segundos en el aire y experimentar algo parecido a volar.

"Estás haciendo ejercicio y quemando calorías, pero lo disfrutas y te sorprendes de lo alto que puedes llegar a saltar. Te da entre vértigo y alegría porque experimentas sensaciones nuevas y descubres capacidades que no sabías que tenías", agrega esta ingeniero comercial de 37 años. Dice que después de las primeras cinco clases ya sintió su cuerpo más tonificado.

"Esta es una clase de entrenamiento funcional, donde los adultos sienten que vuelven a ser niños", explica Ninoska Marsan, instructora certificada del centro Bengalí Studio, que imparte las clases. "Tiene mucho de ejercicio cardiovascular y resistencia. Se trabajan principalmente las piernas, glúteos y abdomen. Lo bueno es que se reduce el impacto en las articulaciones porque la cuerda amortigua los movimientos, por ende hay menos lesiones", advierte.

Artistas de circo
La acrobacia en tela también se practica en las alturas. "La tela implica un trabajo muy completo de brazos, hombros y zona media del cuerpo (abdominales, espalda baja y cadera). Se desarrolla fuerza y flexibilidad", cuenta Javiera Maya, kinesióloga de Clínica MEDS. La especialista recomienda este tipo de ejercicio a personas jóvenes sin lesiones en el hombro.

"Es una herramienta que permite desarrollar también la confianza en ti mismo y la perseverancia. Muchos al principio están encerrados en la idea de que no pueden hacerlo y después sí lo logran", cuenta la instructora de acrobacia en tela Macarena Moya, quien asegura que existe un alto interés en la práctica y que incluso le han pedido que haga clases en colegios.

Otra alternativa de actividad física en el aire es el aeroyoga, una práctica física inspirada en las posturas clásicas de Hatha Yoga y Pilates. Aquí se utiliza una hamaca o columpio con manillas para enganchar manos y pies. "Esto nos permite volar, invertirnos, colgarnos y transformar las manos en pies y los brazos en alas", dice Cote Santa María, instructora de yoga en The Human Lab.

"Entre los principales beneficios destaca el trabajo de la musculatura intercostal, mejorando la postura, alargando el tronco y fortaleciendo abdomen y espalda. Además, brinda la sensación de que nuestro cuerpo es liviano y ágil", agrega.

Los efectos psicológicos que conlleva la actividad física en suspensión es lo que más llama la atención de la kinesióloga. "Se experimentan muchas emociones. Da susto al principio, por lo que ayuda a enfrentar los miedos", opina la profesional. También dice que el estar colgando reduce la retención de líquido. "Eso sí, no se recomienda a quienes tienen problemas de presión ocular o sanguínea", advierte.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba