Loader
Protege tus rodillas

Actividades de alto impacto aceleran degeneración de cartílago en rodillas

Aunque las rodillas se van a lastimar siempre, se puede retrasar el problema y tener una buena calidad de salud en las articulaciones

  • Por El País / GDA
  • 02 ABR. 2018 - 08:42 AM
Photo
A partir de los 30 años, el líquido sinovial de las rodillas comienza a mermar en calidad y cantidad, produciendo dolor y limitación del movimiento. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

"Las rodillas se van a lastimar siempre, es algo degenerativo y nadie se va a salvar de ello, pero podemos retrasar el problema y llegar a una edad madura con una buena calidad de salud en las articulaciones", detalló el traumatólogo y ortopeda José Manuel Díaz Campuzano.

El especialista explicó que las articulaciones del cuerpo contienen líquido sinovial, el cual reduce la fricción entre los cartílagos y otros tejidos para lubricar y amortiguar durante el movimiento.

"Pero, a partir de los 30 años, ese líquido sinovial comienza a mermar en calidad y cantidad, y si no se 'lubrica' produce una enfermedad llamada condromalasia, que es el desgaste de cartílago, y puede derivar en la necesidad de una prótesis o algún tipo de cirugía", señaló.

Los principales síntomas son el dolor, la incapacidad para realizar actividades físicas, dificultades para bajar o subir escaleras, para realizar una sentadilla, o para levantarse o incorporarse después de estar en cuclillas.

"Desafortunadamente, cuando el cartílago se desgasta, la mayoría de las veces la única opción es la cirugía para poner la prótesis en la rodilla, por eso es recomendable tratar de evitar ese desgaste", indicó.

El especialista y miembro de la Sociedad Mexicana de Traumatología y Ortopedia, dijo que este problema es más frecuente en mujeres que en hombres, debido a que ellas usan tacones y realizan actividades como ejercicios aeróbicos.

En las mujeres las lesiones se presentan entre los 25 y los 30 años, mientras que en los hombres los síntomas inician entre los 30 y 40 años.

Díaz Campuzano aseguró que la inyección de ácido hialurónico es una opción para el tratamiento.

"Se le llama viscosuplementación, la cual sirve para proteger a la articulación de la fricción, disminuirla y, como consecuencia se da un menor desgaste", señaló.

El experto dijo que el proceso es inyectar la sustancia de forma intraarticular, pero sugirió acudir siempre con un especialista "que sepa anatómicamente las estructuras que se encuentran dentro de la rodilla, para no lastimar alguna otra estructura y evitar complicaciones".

Finalmente, pidió estar atentos a los síntomas y buscar tratamiento de manera oportuna.

"Por ejemplo, si eres alguien que realiza actividades deportivas desde muy temprana edad o detectas que puedes correr algún riesgo por el género, la edad, los hábitos o hay antecedentes familiares, hay que hacerlo como manera de prevención, tal como se haría con otras enfermedades", concluyó.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba