Loader
En vías de mejorar la predicción de la obesidad

La microbiota intestinal de los niños da pistas sobre su riesgo de obesidad

Según un estudio, la flora del sistema digestivo, determinada en parte por la alimentación recibida durante la gestación y los primeros meses, sería un factor clave en el aumento de peso

  • Por
  • 24 OCT. 2018 - 08:42 AM
Photo
Deben hacerse análisis similares en otras poblaciones que permitan confirmar este hallazgo como una nueva herramienta preventiva. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El análisis de la microbiota intestinal de niños a los dos años de edad puede ayudar a identificar a aquellos menores más vulnerables a sufrir sobrepeso u obesidad a los 12 años.

Según un estudio realizado por la Universidad de Colorado, Estados Unidos, la flora del sistema digestivo, determinada en parte por la alimentación recibida durante la gestación y los primeros meses, sería un factor clave en el aumento de peso.

"Si nuestros hallazgos pueden ser confirmados por otros estudios, la microbiota intestinal podría desempeñar un papel importante en el algoritmo de predicción de la obesidad, para identificar a los niños en riesgo en una etapa temprana de la vida, antes de que comiencen a ganar cualquier exceso de peso que pueda ponerlos en riesgo de obesidad", dice Maggie Stanislawski, de la Escuela de Salud Pública de la universidad y autora principal de la investigación.

Las funciones de la microbiota intestinal a nivel infantil están bien definidas, precisa Carolina Estay, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de los Andes.

"Influye en su sistema inmune y es en donde obtienen energía de los nutrientes; pero se ha observado que las microbiotas van cambiando y eso depende directamente de la dieta".

Cada vez surge más evidencia en esta línea. El aporte de Stanislawski y sus colegas consistió en comparar el índice de masa corporal (IMC) de 165 niños a los 12 años, con muestras de microbiota intestinal de seis momentos diferentes de su vida: al día 4 de nacidos, al día 10, al mes, a los cuatro meses, al año y a los dos años. Luego se secuenció un gen (rRNA 16s) en las muestras de microbiota intestinal.

"Analizamos si había taxones -grupo de organismos emparentados- específicos que pronosticaban un IMC posterior en cada momento", explica. El 20% de los niños del estudio tenía sobrepeso u obesidad a los 12 años.

"En los primeros momentos había una relación entre los taxones de microbiota intestinal y el IMC posterior, pero la relación era mucho más fuerte a medida que los niños crecían. Al año, era más fuerte que en las etapas anteriores y a los dos años lo era aún más. Esto nos pareció muy interesante porque los niños que tuvieron obesidad más adelante no tenían puntuaciones altas de IMC a los dos años de edad".

Stanislawski advierte que el estudio debe ser mirado con cautela, ya que toda la cohorte estudiada era de ascendencia noruega, por lo que deben hacerse análisis similares en otras poblaciones que permitan confirmar este hallazgo como una nueva herramienta preventiva.

"Es mejor identificar a los niños en riesgo temprano, porque es más fácil prevenir la obesidad que revertirla".

Durante el estudio, los investigadores encontraron que algunos microbios intestinales que en general se consideran saludables tanto en niños como en adultos se asociaron con un IMC infantil más alto. Junto con reflejar que aún no se conoce del todo la dinámica del proceso de colonización intestinal, dice la autora, esto también implica tener cuidado de no abusar del uso de probióticos.

Según los expertos, una manera de mejorar la microbiota intestinal en niños -y adultos- es comer una dieta bien balanceada con muchos tipos diferentes de vegetales y fibra.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba